Rostropóvich, Maestro y Humanista

Mstislav Leopóldovich RostropóvichEl gran violonchelista y director de orquesta Mstislav Leopóldovich Rostropóvich, Мстислав Леопольдович Ростропович, ha fallecido hoy en un hospital de Moscú cuando contaba con 80 años de edad.

Había nacido en Bakú -actualmente Azerbayán- el 27 de marzo de 1927, en el seno de una familia donde el violoncelo lo era todo, fue hijo y sobrino de violonchelistas. Se formó musicalmente en Moscú, ingresando en el Conservatorio moscovita cuando tenía ocho años. En 1940 debuta con el “Concierto número 1 para violoncelo” (de Säens).

En 1945 consiguió el primer premio en el Concurso de Moscú y en 1951 su carrera se empieza a desarrollar también en el extranjero. Sus exitos empezaron a llegar y en 1961 debuta como diretor de orquesta, pero nunca dejó de tocar el violoncelo. Fue también un gran pianista y en esta faceta actuó en numerosas ocasiones acompañando a la soprano Galina Vishnevskaya, su esposa.

Enseño en los Conservatorios de Moscú y Leningrado, desde 1953 a 1974.

En 1977 fue nombrado director de la Orquesta Sinfónica Nacional de Washington D.C. (Orquesta Sinfónica Nacional de Estados Unidos).

En el plano personal, sus diferencias con el régimen soviético y el haber defendido publicamente al escritor Alexander Solshenitsin, le forzaron a tener que abandonar la Unión Soviética en 1974, estableciéndose con su esposa en los Estados Unidos. En 1978 le fue retirada la nacionalidad, recuperándola en 1989.

En 1990 vuelve a tocar en la URSS dirigiendo a la Orquesta Sinfónica Nacional de Washington.

Entre los numerosos premios y galardones internacionales que se le concedieron destacan:

Orden de Lenin, Orden de Stalin, Ordén del Mérito de Rusia, Medalla al Defensor de la Libertad de Rusia, Orden del Mérito de Alemania, Legión de Honor de Francia, Caballero del Imperio Británico, Premio Principe de Asturias de la Concordia, Polar Music Prize (premio de la Real Academia sueca de Música), Premio de la Fundación Wolf de las Artes de Jerusalén. Además se le otorgaron más de 30 doctorados “Honoris Causa” de Universidades de todo el mundo.

Se le declaró “Ciudadano del Mundo”, fue Embajador de Buena Voluntad de la UNESCO y Representante Especial del programa ONUSIDA, fundó junto a su esposa la Fundación Vishnevskaya-Rostropovich para cuidar y mejorar la salud de los niños de la Federación Rusa y de otros Estados que en su día formaron parte de la URSS.

Se ha ido un Maestro y Humanista, su Obra Universal quedará para siempre.