Rumanía ya es un país normal

Las repúblicas de la ex-URSS.

Moderador: casarusia

Reglas del Foro
Lee bien las reglas del foro y busca antes de preguntar para no repetir cuestiones ya tratadas. No se permiten mensajes de contactos personales, sobre scammers o relaciones virtuales, ni mensajes publicitarios o comerciales que no hayan sido previamente autorizados por un administrador
Kozhedub
Rusófilo profesional
Rusófilo profesional
Mensajes: 5252
Registrado: 21/10/2007 17:17
Ubicación: Leongrado

Re: Rumanía ya es un país normal

Mensaje por Kozhedub »

La Rumania de Basescu

El pais donde lo democrático es no ir a votar

José Luis Forneo
Un vallekano en Rumanía


La calaña política y ética del presidente de Rumanía, Traian Basescu, ha vuelto a demostrarse en el referendum celebrado ayer en el que él y su partido pidieron a los rumanos que no fueran a votar para, paradojicamente, "defender la democracia". En realidad, Basescu es un tipo extremadamente sincero, que embriagado, también, por el poder se atreve a decir o justificar cualquier cosa con tal de defender sus privilegios y poder, incluso lo que otros líderes europeos consideran que hay que ocultar...


(...)

Asi, hace tiempo Basescu afirmó que la Europa capitalista se había equivocado al continuar, tras la "caida del comunismo" a principios de los 90, manteniendo las politicas sociales que fue obligada a sostener para compensar la ideologia socialista del este de Europa en la que el estado daba a cada uno lo que necesitaba.

Para Basescu, el hijo de aquel campesino que pudo ser algo en la vida porque el comunismo le hizo accesible ir a la Universidad gratuitamente, el capitalismo no debe de tener en cuenta las necesidades de los ciudadanos, sino simplemente buscar el enriquecimiento de gente ambiciosa y sin límites como él. Algo que sin duda piensan muchos otros presidentes del mundo "democrático", pero no se atreven a decir.

En el mismo sentido, Basescu ha defendido en esta campaña, en la que se jugaba la poltrona de presidente y sus enormes privilegios personales, familiares y economicos que obtiene del cargo, que lo democrático es, en Rumanía, no ir a votar (un malabarismo argumental que, sin embargo, no ha molestado a los que defienden, aparentemente, que la democracia se basa, precisamente, en el voto de los ciudadanos, aunque como pasó en el referendum de la Constitucion Europea en, por ejemplo, Francia, lo que votan los ciudadanos luego se pueda manipular sin ningún problema).

En definitiva, y a pesar del boikot contra la democracia organizado por el propio presidente y su partido el PDL, los rumanos han dejado claro con su voto que no quieren a Basescu de presidente, siendo, segun los primeros resultados oficiales, 7.264.819 de los votantes lo han hecho para que el Presidente actual deje de serlo, mientras solo 923.147 han votado a su favor (respectivamente, un 87.55% frente a un 11,12% ).

En las elecciones de 2009 Traian Basescu fue elegido en segunda vuelta con 5.277.068 de votos, frente a los 5.206.747 del otro candidato Mircea Geoana, mientras que tres años despues la cifra de los que piden su dimisión es de dos millones mas de rumanos. Pero eso es algo que a políticos como Basescu a los que la democracia, es decir, lo que votan los ciudadanos, es algo secundario frente a sus intereses personales, no les importa nada.

(...)

Asi, el referendum posiblemente sea anulado porque la presencia final ha sido del 46,5%, y no se ha llegado al quorum mínimo impuesto por la Corte Constitucional, en esta ocasión, a pesar de que este porcentaje no se alcanza en la mayoria de las elecciones tanto en Rumania como en el resto de Europa.
Si el referendum es anulado, Traian Basescu podria volver a su trono, para seguir haciendo y deshaciendo negocios a su antojo desde su inmunidad presidencial, sin tener en cuenta que la mayoria de los rumanos le han pedido que se vaya.

Curiosamente, y frente a las criticas llegadas desde la Union Europea contra el Parlamento rumano tras la suspension del presidente (mas bien, criticas de miembros del Partido Popular Europeo, no de la institución), que decian que Victor Ponta, el primer ministro enfrentado a Basescu, era una especie de Viktor Orban, el presidente húngaro al que la U.E.acusa de no respetar las reglas democráticas en Hungria, este último vino el sabado a Rumania para pedir a los ciudadanos de etnia magiar de Transilvania que no fueran a votar, dando su apoyo, precisamente, a Traian Basescu y su estrategia de que lo democrático es quedarse en casa (y efectivamente han sido las provincias de mayoria húngara donde los porcentajes de participación han sido menores: por ejemplo, Harghita 11% o Covasna 20%)

En resumen, posiblemente Basescu, si se suspende el referendum, volverá al Palacio de Cotroceni, haciendo oidos sordos a la mayoria de los rumanos que han dejado claro que no le quieren como presidente, y siendo, efectivamente, un presidente de sí mismo, con un apoyo social de poco mas del 10% de su pueblo (algo que, como hemos dicho, es improbable que preocupe a la canalla politica de la que forma parte Basescu, a los que tener apoyo o no de la población les importa un bledo, mientras puedan seguir viviendo del dinero público y aprovechando sus influencias para seguir haciendo fortuna a costa de, en este caso, los rumanos).
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=153830

Los vídeos están en el enlace.

Me quedo con lo el 10%. Esta UE sale a palos sí o sí... :?
"Nadie tiene derecho a disfrutar de la vida a expensas del trabajo ajeno"
(G. Zhukov)

Kozhedub
Rusófilo profesional
Rusófilo profesional
Mensajes: 5252
Registrado: 21/10/2007 17:17
Ubicación: Leongrado

Re: Rumanía ya es un país normal

Mensaje por Kozhedub »

Ayer hicieron un seguimiento bastante interesante de las protestas en Rumanía... en la Tv venezolana. Aqui, ni mu, que no cunda el pánico. Algo más de información, desde la orilla izquierda (fotos en el enlace):
!Abajo el capitalismo! Una exigencia cada vez más popular en las calles de Rumanía
!Abajo el Capitalismo!
Después de veinte años de bombardeo propagandistico vendiendo el capitalismo como un paraiso, a la par que se criminalizaba el comunismo, las calles están empezando a llenarse de exigencias contra el fascismo enmascarado de democracia, como se puede comprobar en la recopilación de fotos incluida en esta entrada.

La chispa que ha prendido la llama han sido las protestas contra la explotación aurífera de Rosia Montana, pero poco a poco se van extendiendo por las ciudades para denunciar los continuos desmanes de una clase mafiosa, político-empresarial, que es propia de un sistema que se basa en el robo y la ley del más fuerte (o del que más botín-capital atesora tras la rapiña).

Los rumanos van despertando tras dos décadas de narcotización y engaño, y exigen cada vez con más rotundidad el fin del faccismo corporativista, del capitalismo, de la barbarie cuya esencia es que unos cuantos vivan explotando a la mayoria. Quizás por eso también los medios de propaganda de la dictadura del capital están empezando a recuperar antiguas campañas contra el pasado comunista, intentando evitar lo inevitable: que tarde o temprano los rumanos se den cuenta de la superioridad del Socialismo frente a la barbarie capitalista.

No obstante, la realidad es bastante impactante como para que en paises como Rumania, hundidos tras la reistauracion del fascismo capitalista en los años 90 en la miseria y la pobreza, y donde los logros sociales del Socialismo se han ido despedanzando para entregarselo a manos de corporaciones locales o internacionales, los trabajadores sigan tragándose el cuento que repiten una y otra vez los escribanos e intelectuales del régimen: tres millones de rumanos huidos del pais para poder trabajar tras la destrucción de más de cuatro millones de puestos de trabajo desde 1990, salarios generalizados de menos de 200 euros al mes con precios de consumo de la Unión Europea, los brutales recortes en educación, sanidad y otros servicios públicos, o la evidencia de una clase parasitaria e improductiva cada vez más opulenta y que vive a costa del empobrecimiento de los trabajadores y el saqueo de su riqueza, son razones más que suficientes como para despertar a la realidad a cualquiera.

Solo falta un paso más para que los rumanos vuelvan a luchar por recuperar su soberanía y por retomar en sus manos el poder político y económico, erradicando a los parásitos que viven de chupar la sangre de la clase trabajadora y de los pueblos: que empiecen a organizarse para pasar a la ofensiva en la lucha de clases (en la que la clase trabajadora lleva dos décadas sin siquiera defenderse) y avanzar de nuevo hacia la construcción de una sociedad Socialista, donde los medios de producción de la riqueza sean de todos los rumanos, y el beneficio de su explotación colectivo.
http://imbratisare.blogspot.com.es/2013 ... -cada.html

¡Saludos!
"Nadie tiene derecho a disfrutar de la vida a expensas del trabajo ajeno"
(G. Zhukov)

Kozhedub
Rusófilo profesional
Rusófilo profesional
Mensajes: 5252
Registrado: 21/10/2007 17:17
Ubicación: Leongrado

Re: Rumanía ya es un país normal

Mensaje por Kozhedub »

Hace tiempo que no hablo con el amigo rumano de Iasi, pero parece que las cosas han ido a peor desde la última vez que comentamos lo bien que se vive con las libertades capitalistas...

Hace unos días, un economista soltaba la perla de que España sería la futura Alemania. Pero nuestro destino está mucho más cerca del de estos países. Salvo que el economista antes aludido estuviera pensando en la Alemania de 1919, vayan ustedes a saber.
Las políticas neoliberales condenan a búlgaros y rumanos al destierro

Las privatizaciones de los sectores estratégicos estatales y de las antiguas fábricas, que comenzaron en los noventa, desembocaron en un paro masivo. Hoy, los salarios de supervivencia y los altos precios fuerzan a sus ciudadanos a emigrar a otros países


CORINA TULBURE Barcelona 18/01/2014 08:53 Actualizado: 18/01/2014 08:53

Imagen
Un manifestante sujeta en Bucarest un cartel con el lema "Sin amos ni patronos". FOTO: AUREL MANEA

Noticias relacionadas

La UE pone fin a sus restricciones a los trabajadores rumanos y búlgaros
Cameron, endurecerá su política migratoria poniendo trabas a la llegada de rumanos y búlgaros
Rumanía busca fórmulas para integrar a sus retornados
"No podemos regresar a Rumanía, es el infierno"
"La paciencia de los rumanos se ha acabado"



"Allí hemos vivido veinte años de choques sin terapia", señala con ironía Daniel, un joven historiador rumano afincado en Barcelona desde 2004. "Los comienzos no son fáciles en ningún lugar. Inicié mi carrera laboral en 2004, en una pizzería de Barcelona, donde trabajé de camarero. Luego salté a un hotel, como recepcionista, hasta el año 2007, cuando conseguí los papeles. Mientras tanto cursé un máster en Historia. Ahora trabajo en el campo de la traducción. Y sigo con una vieja obsesión, la fotografía. Retrato la vida de personas desahuciadas. En Rumanía, desde hace años, tener un trabajo no es sinónimo de una vida decente."

Al igual que Daniel, en las últimas décadas miles de rumanos y búlgaros han visto como hacer la maleta se convertía en la única solución a las políticas aplicadas en sus países. Las privatizaciones de los sectores estratégicos estatales y de las antiguas fábricas, practicadas en Bulgaria y Rumanía desde los años noventa, han desembocado en un paro masivo que, además, llegó acompañado de la liberalización de los precios, las facilidades legislativas para la libertad de movimiento del capital extranjero y el consiguiente descenso del nivel de vida de los habitantes.

El escritor y antropólogo Miguel Pajares, autor de diversos estudios sobre los inmigrantes de Europa del Este, baraja varias cifras: "La emigración neta de búlgaros entre 1989 y 2000, los primeros años de las privatizaciones, se estima en torno a las 600.000 personas. De Rumanía, en las últimas dos décadas emigraron más de dos millones de personas. Todo el proceso de privatización fue acompañado de la pérdida de un enorme número de puestos de trabajo. En Rumanía, entre 1990 y 1994 se destruyeron 1.716.000 empleos. Sólo en el año 1997 se destruyeron alrededor de 500.000. En ese año se produjo la mayor reestructuración de las grandes empresas del Estado".

La fórmula de los últimos veinte años (privatizar, despedir y reconducir beneficios) sigue funcionando incluso a fecha de hoy: "Hace poco se han anunciado los resultados obtenidos por la compañía de petróleo OMV-Petrom. Un beneficio histórico: más de 900 millones de euros. La misma compañía ha despedido a 10.000 empleados. La Administración no se atreve a aumentar los impuestos sobre el petróleo y el gas, a pesar de que Rumanía es uno de los pocos estados de la Unión Europea que dispone de estos recursos. El Estado no es capaz ni de subir estos impuestos, ni de cuidar a sus desempleados. Las privatizaciones echaron a la calle a millones de trabajadores. Los beneficios fueron óptimos, sobre todo para las privatizaciones estratégicas con socios de Europa Occidental, y de los costes sociales de estas privatizaciones no ha hablado nadie", relata Costi Rogozanu, periodista de la plataforma CriticAtac.

"Mejor intentar sobrevivir en la miseria occidental: parece más limpia"

Esta situación ha llevado a que, durante la última década, la llamada generación del sacrificio tomara rumbo a Occidente.

"La filosofía de la emigración es: ¿por qué trabajar aquí? ¿Para seguir en la miseria? Mejor intentar sobrevivir en la miseria occidental; parece más limpia", explica Rogozanu.

Los trabajadores rumanos y búlgaros, sin embargo, no han encontrado el camino hacia Occidente tan despejado como en su día lo vieron los inversores que se trasladaron a Rumanía y Bulgaria. Hasta el 1 de enero de este año, la Unión Europea no ha eliminado las restricciones para que rumanos y búlgaros accedan al mercado laboral, mientras que varios políticos europeos siguen apelando al populismo y alertan contra una "invasión" de inmigrantes pobres del Este. No obstante, la mayoría de los que parten rumbo a Occidente huyen de los pírricos sueldos pagados en sus países a la mano de obra cualificada, salarios que han despertado el interés de los inversores.

Miguel Pajares, que realizó en 2004 un estudio de campo en el sur de Rumanía, cuenta a Público que, entre los casos más escandalosos, encontró en la localidad de Zimnicea "a empleados de una empresa del textil de capital italiano que trabajaban entre 10 y 12 horas diarias recibiendo un salario de unos 50 euros al mes. En la jornada laboral solo contaban con 15 minutos de descanso para una comida. La mayor parte eran mujeres. ¿Cómo vivían, si los precios, sobre todo en las ciudades, eran similares a los que en ese momento había en España?"

Precios occidentales y sueldos precarios

Según las estadísticas de Eurostat, en el tercer semestre del 2013, Rumanía experimentó uno de los mayores crecimientos económicos de la Unión Europea, con un aumento trimestral del PIB de un 1,6%. Sin embargo, el coeficiente de Gini, que mide los niveles de desigualdad, se disparó en el país hasta alcanzar el 33,2%; y el 22,6% de la población vive por debajo del umbral de pobreza. Un 19,1% de los trabajadores rumanos y un 7,4% de los búlgaros son working poor: no pueden costearse la supervivencia aunque tengan un empleo. Y un 44% de la población búlgara, así como un 29,9% de la rumana, padece pobreza severa.

"¿Por qué nos encontramos con esta situación? Porque el dios de cualquier gobernante rumano es el inversor. Para el inversor se ha realizado la reforma laboral y se le han ofrecido todo tipo de facilidades. El empleado rumano del sector privado casi dejó de poseer derechos laborales. La reforma laboral la dictó una asociación de inversores. El Gobierno neoliberal anterior asimiló y promovió en el Parlamento esta ley sin debate previo. Se facilitó el despido y se presionaron a la baja los salarios, que ya eran bajos", cuenta Rogozanu.

El sueldo medio de un médico en Rumanía ronda los 440 euros mensuales

En noviembre de 2013 los médicos rumanos salieron a la calle para pedir un aumento en sus salarios. El sueldo medio de un médico en Rumanía ronda los 440 euros mensuales. Según el Instituto Nacional de Estadística del país, el sueldo medio en Rumanía se situaba alrededor de los 370 euros en octubre de 2013, y el mínimo en menos de 200 euros. En Bulgaria el sueldo mínimo es de 170 euros.

Este nivel de salarios, que no cubre las necesidades básicas, ha empujado a más de 14.000 médicos rumanos a dejar su país, con Francia y Alemania como principales destinos. La politóloga Victoria Stoiciu, directora de programas en la fundación Friedrich Ebert de Rumanía, explica a Público que "la política de los sueldos bajos ha sido asumida por todos los Gobiernos de Rumanía desde 1989, independientemente de su color político. La razón principal para mantener esta política es mantener la competitividad del país, concretada en la mano de obra barata. No podemos aumentar los salarios porque ahuyentamos a los inversores extranjeros y nos quedamos sin empleo: esta es la filosofía de esta desastrosa política salarial que sitúa Rumanía en competencia con estados de Asia o de África, a pesar de que el coste de la vida es similar al de los demás estados europeos".

En Bulgaria, la situación no dista de la realidad rumana. La antropóloga Neda Deneva, que investiga la migración de trabajadores búlgaros a España, cuenta que los fenómenos son similares a lo ocurrido en Rumanía: "La privatización, la desindustrialización y la falta de oferta de trabajo en la agricultura hicieron que un alto porcentaje de la población se quedara sin trabajo o que fueran trabajadores pobres, con pocas oportunidades para tirar adelante".

Reforma laboral

Emigrar se convirtió en la primera solución para los trabajadores. Además, las presiones de las grandes compañías y del capital autóctono determinaron la flexibilización de la legislación laboral y, en consecuencia, la pérdida de derechos de los trabajadores y el recorte de los costes sociales. "En Rumanía, el Estado está cautivo del capital privado (empresas nacionales y multinacionales) y los políticos mismos a menudo forman parte de la categoría de hombres de negocios, con lo cual tienen su interés privado y egoísta en mantener los sueldos a la baja", puntualiza Stoiciu.

A pesar de los bajos salarios de la población, los precios en Rumanía se han ido ajustando a los estándares europeos, sobre todo en el caso de la energía y el gas. Esta subida ha afectado aún más a los bolsillos de los ciudadanos. Los intereses comerciales han hecho que, hoy en día, los precios en ciudades como Bucarest o Sofía puedan equipararse a los de cualquier capital europea. Así, la migración interna de los trabajadores en la Unión Europea responde principalmente a la desigualdad entre los países que la conforman y a la falta de voluntad política por reconstruir el proyecto europeo.

La pobreza severa ya afecta a un 44% de los búlgaros y a un 30% de los rumanos

"Se trata de un problema estructural del sistema económico capitalista y del modo en que funciona la UE: una Unión para los intereses de las compañías y no de los trabajadores. Mientras la presión de los políticos nacionales y de la Unión no se encamine a una transformación institucional de la UE, que sea para los ciudadanos y no para el capital, asistiremos a escenarios con espantapájaros de cartón, sin ver el elefante que tenemos dentro", comenta Stoiciu.

Nicu, un ingeniero jubilado de Iasi, ciudad del norte de Rumanía, cuya jubilación no alcanza los 400 euros, recuerda las primeras protestas de la década de los noventa y se muestra indignado con el rumbo que ha tomado su país: "Queríamos libertad. Ahora tenemos la libertad de protestar en las plazas y, tras las protestas, ¿qué pasa al día siguiente? El poder es sordo, no nos escucha, como si no existiéramos. ¿Qué hemos ganado? Centros comerciales, sueldos de supervivencia y crisis tras crisis. La solución para muchos fue irse del país. No era este el cambio que queríamos en 1989".
¡Saludos!
"Nadie tiene derecho a disfrutar de la vida a expensas del trabajo ajeno"
(G. Zhukov)

Kozhedub
Rusófilo profesional
Rusófilo profesional
Mensajes: 5252
Registrado: 21/10/2007 17:17
Ubicación: Leongrado

Re: Rumanía ya es un país normal

Mensaje por Kozhedub »

La culpa es de Ceaucescu:
Rumanía, "zona cero" de la trata de mujeres en Europa

Identifican a casi 900 rumanas víctimas de esta esclavitud y que son explotadas en España, Italia o Alemania, entre otros países. Pero el número real es hasta 20 veces mayor. "Las engañan, las pegan, las torturan y las drogan, juegan con el miedo", destaca una experta.

Raúl Sánchez Costa (EFE) Bucarest 11/10/2014 10:21 Actualizado: 11/10/2014 10:29

(...)

Andreea es una estudiante de 22 años que cayó víctima de la trata de personas hace unos años para ser explotada sexualmente en España. Su país de origen, Rumanía, está considerada por muchos expertos como una especie de "zona cero" de la explotación sexual en Europa.

"No me cabe ninguna duda, Rumanía es la zona cero de la esclavitud moderna en Europa", afirma a Efe Iana Matei, presidenta de la organización "Reaching Out" (Dando la mano), que ayuda a las mujeres rumanas a salir de la prostitución forzada.

El año pasado, las autoridades rumanas identificaron a casi 900 víctimas de ese tráfico ilegal de personas, la mayoría de ellas explotadas sexualmente en España, Italia o Alemania, aunque los expertos creen que el número real es hasta 20 veces mayor.

La gran mayoría de estas mujeres suele proceder de estratos sociales muy bajos, aunque a veces también estudiantes y chicas de buena familia caen en la trampa de los llamados "loverboys", o sea, "enamoradores".

Así le sucedió a Andreea, que se enamoró en la universidad de un joven que le regalaba joyas, flores, bombones de chocolate y que la cuidó con fingido cariño cuando fue operada de apendicitis.

El hombre logró finalmente convencerle de emigrar con él a España, donde iban a buscar una vida mejor para salir de la pobreza en Rumanía, con un salario medio de apenas 350 euros mensuales.

"Pero nada más pisar territorio español, se la llevó a una casa donde había dos chicos y tres chicas más y le dijo que, a partir de ese momento, empezaba a trabajar como prostituta", cuenta Matei, quien se ocupa de la estudiante desde que logró escaparse de sus captores.

La joven rumana, que no quiere hablar con la prensa sobre lo sucedido, no podía creer lo que le decía su compañero.

"Todos tus regalos han costado unos 20.000 euros; devuélveme el dinero y serás libre", le contestó con vehemencia el que hasta entonces pensaba era su novio.

Poco después Andreea fue violada por el "loverboy" enfrente de todos los demás, "lo que la marcó y rompió psíquicamente", asegura Matei, al precisar que la joven tardó casi dos años en salir de ese infierno y rehacer su vida.

Esta ruptura psíquica hace además que muchas mujeres acaben no considerándose víctimas de esa explotación.

"Muchas veces, las mujeres que son explotadas sexualmente no se consideran víctimas y aceptan su condición", cuenta una trabajadora social de FREE -otro grupo social que se ocupa de mujeres liberadas de la explotación sexual- que prefiere mantener el anonimato.

2,4 millones de víctimas de la explotación sexual o laboral en el mundo

"Las engañan, las pegan, las torturan y las drogan, juegan con el miedo", asegura esta experta, para la que está claro que "por cada víctima hallada (por las autoridades), hay otras veinte más".

Según datos recientes de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), la trata de personas para su explotación sexual o laboral genera 32.000 millones de dólares y afecta a 2,4 millones de personas en el planeta, sobre todo a mujeres.

Para evitar que más jóvenes rumanas caigan en la trampa de la trata de personas para la explotación sexual, organizaciones como FREE están haciendo campañas públicas de concienciación.

"Él dijo que me cuidaría, luego me vendió por unos pocos euros" o "Me dijo que me ama pero me mintió utilizándome por dinero", señalan algunos de los cárteles que la organización usa para advertir a las chicas de los peligros de los "loverboys".

"Intentamos que las mujeres denuncien sus casos, pero resulta complicado; existe una connivencia entre la Policía, la Justicia local y los clanes mafiosos que impiden condenas", asegura la trabajadora social de FREE.

Por ello, las víctimas que consiguen escaparse acuden a grupos que les defienden y que les proporcionan el anonimato para evitar así que se vuelvan a cruzar con sus captores.

Las víctimas lamentan también la falta de políticas sociales y la inhibición del Gobierno rumano por luchar contra la imagen de Rumanía como un lugar turístico sexual.

"Se debe desmontar el mito de que la mujer rumana es fácil como pregonan los mensajes de algunas políticos locales", señala Matei, de la organización "Reaching Out".

Se refiere así al polémico alcalde del balneario de Constanza, Radu Mazare, quien cada verano suele hacer campaña turística con las "bellezas" locales que esperan a ser "cazadas" y "descubiertas" por los turistas extranjeros.

Mientras tanto, la historia de Andreea tuvo un final feliz, ya que la joven ha conseguido rehacer su vida en una pequeña ciudad al norte de Bucarest y se ha casado hace poco.
http://www.publico.es/internacional/549 ... -en-europa

La ONG de turno se cuida mucho de responsabilizar al sistema (cosa que sí se hace cada vez que oímos hablar de la prostitución en Cuba) y mucho más de plantear una alternativa contundente que pasaría por suprimir la explotación (a secas) de unas personas por otras. Se limita a una campaña de "concienciación".

Evidentemente, nos dirán que cambiar el sistema es utópico. Pero "concienciarlo" lo es más aún.

Supongo que en Ucrania estaremos buscando abrir otra sucursal, y no faltarán "lloverboys" que les aplaudan.

Un saludo.
"Nadie tiene derecho a disfrutar de la vida a expensas del trabajo ajeno"
(G. Zhukov)

Avatar de Usuario
Mayakovski
Rusófilo experto
Rusófilo experto
Mensajes: 2707
Registrado: 01/05/2006 13:55
Contactar:

Re: Rumanía ya es un país normal

Mensaje por Mayakovski »

Kozhedub escribió:La ONG de turno se cuida mucho de responsabilizar al sistema (cosa que sí se hace cada vez que oímos hablar de la prostitución en Cuba) y mucho más de plantear una alternativa contundente que pasaría por suprimir la explotación (a secas) de unas personas por otras. Se limita a una campaña de "concienciación".
Es el gran matiz ideológico en la historia del siglo XX y en lo que llevamos del XXI. Si en EE.UU. hay pobres, es porque son estúpidos. Si los había en la URSS, era culpa del sistema. Y si los hay actualmente en China... bueno, no comment, que estos tienen en su poder buena parte de la deuda pública norteamericana y les pueden montar una gorda.

En definitiva, la "maleable" moral occidental...

Un saludo.
La democracia es una forma de gobierno en la que cada cuatro años se cambia de tirano. Vladimir Lenin

Imagen

Kozhedub
Rusófilo profesional
Rusófilo profesional
Mensajes: 5252
Registrado: 21/10/2007 17:17
Ubicación: Leongrado

Re: Rumanía ya es un país normal

Mensaje por Kozhedub »

Uno de los colectivos más odiado por los xenófobos patrios.

Éstos no reparan en que tuvieron que salir por patas de su país (como muchos españoles ahora, por cierto) gracias a medidas como ésta:
Resistir a desahucios a veinte grados bajo cero
La comunidad de Vulturilor, en Bucarest, desafía en la calle al frío y a la indiferencia de las autoridades. Desde 1995, decenas de miles de rumanos han sido desalojados de las viviendas públicas en las que vivían por la aplicación de una ley que marcó el inicio de la especulación inmobiliaria
(...)

Imagen
Una de las tiendas de campaña donde viven los desahuciados de Vulturilor. - CORINA TULBURE

CORINA TULBURE

BUCAREST.- Nicoleta nunca pensó que sería tan paciente. O que tendría tanta rabia. Una rabia que le ha llevado a soportar ocho horas de espera a 10 grados bajo cero frente al Ayuntamiento de Bucarest. "Llevo aquí desde las ocho de la mañana, a ver si el alcalde me hace caso", se queja. Congelada de frío, va dando tumbos como una pelota por los cálidos pasillos de las instituciones. Nicoleta es una de las desahuciadas del número 50 de la calle Vulturilor, en el centro de la ciudad. Junto a dos mujeres más de la comunidad, pelea por entregarle al alcalde el último informe sobre su situación: casi cien almas llevan cuatro meses viviendo en la acera.

"Lo peor no es el frío, sino que no nos hagan caso", comenta. Primero sufrieron los golpes de la Policía el día del desahucio, luego la indiferencia de las autoridades y ahora los resfriados de los niños. A las cinco de la tarde todavía siguen delante del Ayuntamiento. "Nos congelaremos delante de ellos. Tal vez así nos vean", dice enojada. Pero no reciben respuesta.

Unas cien personas llevan cuatro meses viviendo en la calle desde que fueron desahuciados

Nicoleta y sus compañeras regresan a casa, una especie de campamento en la calle. Viven en tiendas baratas, resguardadas del frío y la nieve por bolsas de plástico. Los colchones y mantas están colocados sobre antiguas ruedas de coches, que hacen de somier. Algunos han construido unas barracas de madera en las que meten sus "casas" de bolsa.

El invierno de la capital rumana no se apiada de ellos. A veces las temperaturas rozan los veinte grados bajo cero. Su vida social gira en torno a una hoguera encendida en medio de la acera, que hace de estufa. Los adultos conversan y los niños, que acaban de llegar de la escuela, alborotan alrededor del fuego. En este gélido comedor no ha habido árbol de Navidad.

Los vecinos les echan una mano de vez en cuando. Les dejan bañar a los niños en su casa y los acogen los días más fríos. "No tenemos problemas con los vecinos. Unos nos ayudan, otros nos critican, otros nos insultan. Lo normal. Nuestro caso es único en Rumanía, porque somos la única comunidad de desahuciados que ha resistido tantos meses en la calle. Aquí ningún político no se nos ha acercado a preguntar: ‘Oye, ¿cómo vives ahí con este frío?’ No hay dinero para pisos de protección, pero sí para construir una catedral de millones de euros con nuestro dinero..."

(...)

Las bajas temperaturas hacen que uno deje de sentir los pies si no se coloca junto a la hoguera. Entre otras tantas penurias, el frío es el enemigo más temido de la comunidad. A pesar de todo, quieren seguir una vida normal: los niños van a la escuela y los padres al trabajo. Los deberes se hacen al calor y la luz de la hoguera. Dentro, en la tienda, se guardan mantas, colchones y cuelga incluso un pequeño espejo. "Por la noche nos amontonamos como fideos, uno al lado de otro, y así nos calentamos", explica la madre de Nicoleta. Una de las hermanas mayores barre delante de la casa.

(...)

Otro enemigo de la comunidad es la corta memoria del alcalde. "Tras dos días de espera, finalmente hemos visto al alcalde. No sabía que ya habíamos entregado las solicitudes para los pisos hace meses", cuenta Nicoleta. Ella vive en una tienda con su marido y un niño de 2 años.

La solución propuesta por los servicios sociales fue un centro para mujeres maltratadas para las madres y los niños, y el albergue municipal para los hombres. "Pero yo no soy mujer maltratada, soy desahuciada, se han equivocado de casilla", cuenta una de las chicas. "Íbamos a recibir dinero para pagar un alquiler durante seis meses. ¿Y luego qué? Sois unos desahuciados con ínfulas, nos dijeron, porque no habéis aceptado ninguna alternativa", prosigue. Las peticiones de los desahuciados llegaron hasta el primer ministro Victor Ponta, pero no tuvieron eco. En el Ayuntamiento el diálogo duró un segundo: "¿Trabajáis? Sí. Entonces, a pagar alquiler".

Primera semilla de la especulación inmobiliaria

Los desahuciados de Vulturilor proceden de inmuebles que han sido devueltos a los antiguos propietarios. Hasta 1989, estas viviendas eran propiedad del Estado: el Gobierno los nacionalizó y fueron habitados por distintas familias. En 1995, la ley de la retrocesión de las propiedades hizo que estas viviendas retornaran a las manos de los que habían sido sus propietarios a principios de siglo. En muchos casos, habían fallecido o ya no vivían en el país. Lo que dio pie a que, desde los archivos, se gestaran un buen número de falsos dueños que sembraron la primera semilla de la especulación inmobiliaria.

"Solo en Bucarest, en 2014, se contabilizaron alrededor de 15.000 nuevas peticiones para una vivienda de protección"

Los perdedores fueron los que habitaban aquellas viviendas, consideradas públicas hasta la ley de 1995. En teoría, la ley prevé que tras el desahucio, la persona reciba otra vivienda pública, de protección social. Pero la realidad es que los desahuciados se quedan sin casa.

"Los Ayuntamientos han resuelto menos del 5% de los casos. Solo en Bucarest, en 2014, se contabilizaron alrededor de 15.000 nuevas peticiones para una vivienda de protección. La mayoría proceden de los desahuciados", explica Veda Popovici, del Frente Común por el Derecho a la Vivienda.

No existen estadísticas oficiales, pero se estima que decenas de miles de rumanos han sido víctimas de desahucios por la retrocesión de las viviendas públicas a sus antiguos propietarios, sin recibir alternativa alguna. "Muchas personas tienen unos ingresos precarios, o pertenecen a la comunidad rom, y así hay una doble marginalización", cuenta Popovici.

"La dimensión del desprecio que han padecido las personas desahuciadas es inmensa. Y tienen miedo"

A fecha de hoy, la palabra desahucio, antes desconocida, se ha puesto de moda. "La dimensión del desprecio que han padecido las personas desahuciadas es inmensa. Y tienen miedo. Además, existe un consenso forzado sobre la necesidad de arreglar los errores del régimen anterior, con lo cual, se devuelve la propiedad y, con la excusa del consenso, se ocultan estas agresiones", añade.

No obstante, la comunidad de Vulturilor prosigue en su resistencia. Quieren permanecer en la calle, indiferentes ante las condiciones climáticas, hasta que consigan que la ley de 1995 también se cumpla para los perjudicados. Es decir, hasta que consigan un piso. Inspirados en la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, con la que tienen contactos, el Frente por la Vivienda de Rumanía quiere dar visibilidad a estos miles de desahuciados que no existen para las autoridades rumanas y que son víctimas invisibles de la transición del comunismo al capitalismo.
(...)

La otra “comunidad” del lujo

La otra cara de la ley de 1995 son los guetos ricos de Bucarest. "Antes sólo podías tener un piso tuyo. A partir de los años noventa, se inició la especulación", comentan los activistas del Frente. La retrocesión de inmuebles y terrenos a los antiguos propietarios propició el origen de una burbuja inmobiliaria, sobre todo en las grandes ciudades.

Antes de la crisis, los precios de los pisos y los terrenos llegaron a multiplicarse más de diez veces en solo siete años


En el norte de Bucarest, zona de nuevos barrios residenciales de chalés, un agente inmobiliario explica con orgullo cómo funcionan los servicios de vigilancia y las barreras instaladas para entrar en estas cárceles de lujo. "Esto es una comunidad. Vigilancia, porteros, tienes tranquilidad cuando te vas de vacaciones..."

Una "comunidad" muy diferente de la de Vulturilor. Antes de la crisis, los precios de los pisos y los terrenos llegaron a multiplicarse más de diez veces en solo siete años. Los alrededores de Bucarest eran un carrusel de la recalificación de terrenos agrícolas para construcción. "La bomba de la recalificación de terrenos se produjo entre 2004 y 2007, antes de la entrada en la UE. Entre tres intermediarios, el precio del m2 subía siete veces de media. A eso hay que sumar la subida del promotor", comenta el agente.

Los esquemas eran idénticos: el inversor local adquiría a un bajo precio los terrenos de los campesinos. Estos se recalificaban y se ofrecían a otros inversores, nacionales o extranjeros. A su vez, los así llamados pisos "comunistas", en edificios con fachadas repintadas y aisladas a nivel térmico, multiplicaron sus precios y se volvieron inalcanzables para los jóvenes.

"Hay miles de viviendas nuevas vacías y miles de personas en la calle. ¿Dónde está la justicia ahora?"

Las hipotecas se firman a 20 o 40 años. "Nadie te da un crédito por ser guapo. Los que no tienen un trabajo estable viven de alquiler, porque la mayoría de los bancos pide un contrato indefinido", explica el agente inmobiliario.

Con los bajos salarios, los jóvenes no pueden optar ni al crédito, ni al alquiler. Un estudio publicado por la Fundación Friedrich Ebert en 2014, recoge que un 50% de los jóvenes rumanos mayores de 18 años vive con sus padres, y un 40% quiere emigrar. Desde el Frente Común por el Derecho a la Vivienda tienen claro que su principal meta es que la vivienda vuelva a ser un derecho: "Hay miles de viviendas nuevas vacías y miles de personas en la calle. ¿Dónde está la justicia ahora?", se pregunta Veda.
(...)
http://www.publico.es/internacional/res ... -cero.html

Todos comiendo caviar...

¡Saludos!
"Nadie tiene derecho a disfrutar de la vida a expensas del trabajo ajeno"
(G. Zhukov)

Avatar de Usuario
Mayakovski
Rusófilo experto
Rusófilo experto
Mensajes: 2707
Registrado: 01/05/2006 13:55
Contactar:

Re: Rumanía ya es un país normal

Mensaje por Mayakovski »

No hay dinero para pisos de protección, pero sí para construir una catedral de millones de euros con nuestro dinero...
¿Qué será que en todas partes nos topamos con lo mismo? :nono:

Rumanía se parece cada vez más a España, pero con unos cinco años de desfase. O sea que en 2020 tendrán su Podemos y a todo el mundo rebotado con el régimen, como aquí...

Un saludo.
La democracia es una forma de gobierno en la que cada cuatro años se cambia de tirano. Vladimir Lenin

Imagen

Kozhedub
Rusófilo profesional
Rusófilo profesional
Mensajes: 5252
Registrado: 21/10/2007 17:17
Ubicación: Leongrado

Re: Rumanía ya es un país normal

Mensaje por Kozhedub »

Tras lee... tras hacer que le leyeran este artículo, Rajoy ha sentenciado: "¡Los rumanos son ETA!"
INTERNACIONAL Rumanía es el segundo país más pobre de la Unión Europea.
'Con el comunismo se vivía mejor': el 66% de los rumanos votaría al dictador Ceausescu
(...)
EFE Bucarest
Actualizado: 10/04/2014 20:09 horas
0

El 66 por ciento de los rumanos votaría al dictador comunista Nicolae Ceausescu (1918-1989) si se presentara a las próximas elecciones presidenciales de noviembre, según una encuesta publicada hoy.


El "Genio de los Cárpatos", como se hacía llamar Ceausescu, se situaría por delante del actual primer ministro socialdemócrata Victor Ponta (31 por ciento) y el jefe del Estado, Traian Basescu (10 por ciento), según el estudio del privado Instituto Rumano de Evaluación y Estrategia (IRES).

"Se vivía mejor en el comunismo"

El sondeo destaca que un 69 por ciento de los ciudadanos considera que se vivía mejor durante el comunismo, al mismo tiempo que un 35 por ciento asegura que su situación sería mejor si no hubiera caído el Telón de Acero en 1989.

Además, los encuestados respondieron que sobre todo echan en falta el empleo (23 por ciento) y el "vivir bien" (14 por ciento), en comparación con la época comunista.

El barómetro ciudadano señala también que un 73 por ciento de los ciudadanos cree que Rumanía va por mal camino frente a un 23 por ciento que piensa lo contrario.

Una encuesta similar elaborada en 2010 indicaba entonces que el 41 por ciento de los rumanos hubiera votado a Ceausescu como presidente.


El sondeo se llevó a cabo entre el 3 y 6 de abril y se entrevistaron a 1.349 ciudadanos personalmente en su domicilio, con un margen de error del 3 por ciento.

Ceausescu murió fusilado en diciembre de 1989 y su régimen era considerado uno de los más represivos y duros del antiguo bloque comunista.

Rumanía, el segundo país más pobre de la Unión Europea (UE) después de Bulgaria y uno de los más golpeados por la crisis, alcanzó en julio pasado un nuevo acuerdo con el FMI, el tercero desde 2009, por un crédito de 4.000 millones de euros. En los últimos cuatro años el país ha sufrido la aplicación de un plan de ajuste con recortes en el gasto público, subida de impuestos y bajadas de salarios públicos y pensiones, lo que ha causado un gran malestar social
http://www.elmundo.es/internacional/201 ... b458c.html

¡Saludos!
"Nadie tiene derecho a disfrutar de la vida a expensas del trabajo ajeno"
(G. Zhukov)

Responder