La otra cara del Imperio Británico

Porque hay vida más allá de Rusia

Moderador: casarusia

Reglas del Foro
Lee bien las reglas del foro y busca antes de preguntar para no repetir cuestiones ya tratadas. No se permiten mensajes de contactos personales, sobre scammers o relaciones virtuales, ni mensajes publicitarios o comerciales que no hayan sido previamente autorizados por un administrador
Kozhedub
Rusófilo profesional
Rusófilo profesional
Mensajes: 5247
Registrado: 21/10/2007 17:17
Ubicación: Leongrado

La otra cara del Imperio Británico

Mensaje por Kozhedub »

A lo largo de la crónica más negra de la era moderna los medios han difundido sobradamente la Leyenda Negra española, las atrocidades cometidas por Hitler, Pol Pot, Mao o Stalin. Están en el imaginario colectivo y, reales o exageradas, han dado pie a abundante bibliografía, comentarios, debates, artículos, series o películas. Pero en esta “historia universal de la infamia” (por parafrasear a Borges) rara vez se cita al que podemos considerar el gran “tapado” de la cuestión: el Imperio Británico. De él dijo Lord Curzon “El Imperio Británico es, después de la Divina Providencia, el bien más grande que ha habido en el mundo”.

La hegemonía cultural anglosajona que se consolida tras la SGM (estudiada y documentada por Stonor Saunders, Serge Gilbaut, Marchán Fiz, etc), con el arrinconamiento de Francia y el lógico descrédito de Alemania, ha pintado todos los procesos históricos, artísticos y culturales desde su perspectiva. Al igual que en el cine del oeste el indio es presentado como el agresor o el salvaje a liquidar, y sólo con la crisis de valores de los 60 se empieza a incidir en la faceta más cruda de su exterminio, “Las cuatro plumas” o “Gunga Din” son ejemplos de películas por lo demás excelentes pero que nos presentan los hechos desde la óptica del virrey de la India: el colonizador y sus colaboradores son los héroes ejemplares y el indígena un pueblo embrutecido o atrasado a civilizar, cuando no el enemigo aunque "juegue en casa".

El ascenso económico y político de algunas de sus antiguas víctimas ha hecho que empiecen a llegar bibliografía y cinematografía muy severas con su historial. En el proceso de declive de la hegemonía occidental, los próximos años alumbrarán un cambio de enfoque sobre la historia de la era moderna en el que muchos países europeos van a ver sus vergüenzas expuestas de manera más contundente de lo que se ha hecho hasta ahora. Como imperio colonial de la primera hornada, los españoles ya tienen experiencia en esto, y en parte se la debemos a los propios ingleses; de hecho, en su obra marcadamente racista “El origen del hombre” Darwin nos consideraba una raza parcialmente atrasada, entre otra cosas. Poco a poco les irá tocando a ellos entrar en ese grupo. Han hecho más méritos si cabe.

En su punto álgido el Imperio poseía 33 millones de kilómetros cuadrados y tenía bajo su autoridad a casi la cuarta parte de la población mundial, unos 450 millones de seres humanos. No podemos olvidar tampoco que tras la Primera Guerra del Opio ejerció una influencia directa sobre China, que se vio reforzada por otras potencias coloniales a partir de la Segunda Guerra del Opio. Dividido en colonias de poblamiento (Canadá, Nueva Zelanda, Suráfrica…), de explotación (buena parte de África o La India) y una colonia penal en estado intermedio entre los dos tipos anteriores (Australia), mientras las primeras son en la actualidad países prósperos (salvo Sudáfrica) de los que la población nativa ha sido erradicada (Tasmania), confinada en reservas (EEUU) o desplazada (Australia), las segundas siguen arrastrando graves problemas de pobreza que sólo muy lentamente se están superando (caso de La India), cuando no se agravan (muchos estados de África).

No olvidemos que todo este territorio fue controlado para enriquecer a la élite de una pequeña isla:

Imagen

Sobre el Imperio se ha escrito ocasionalmente en el hilo “Sobre los muertos del comunismo soviético", por la comparativa con lo acaecido en la URSS, y el usuario Fra Dolcino ha dejado algunos hilos dispersos que tocan el tema tangencialmente en el subforo de Offtopics. El actual lo abro para reconducir un debate originado en “Stalin, ¿héroe o villano?”, y en el que se planteaba una comparativa ya tópica Hitler-Stalin, cuando históricamente el nazismo ha bebido en las fuentes del racismo imperialista propio de la Era Victoriana.
http://casarusia.com/foro/viewtopic.php?f=14&t=5284

Un saludo.
"Nadie tiene derecho a disfrutar de la vida a expensas del trabajo ajeno"
(G. Zhukov)

Kozhedub
Rusófilo profesional
Rusófilo profesional
Mensajes: 5247
Registrado: 21/10/2007 17:17
Ubicación: Leongrado

Re: La otra cara del Imperio Británico

Mensaje por Kozhedub »

Según POD:
-Las diferencias y las conclusiones sacadas de la verdad histórica son obvias:
•En el siglo XIX hubo grandes hambrunas tanto en China como en India, si nos atenemos a las cifras las de China son mucho mayores aun tratándose de un país mas rico a priori.
•En el siglo XX los británicos logran algo sin precedentes y extinguen las hambrunas en la India, mientras que en China sigue habiendo monumentales hambrunas en este siglo.
(...)
La “verdad histórica” nos dice que los británicos comenzaron la paulatina dominación de La India en fecha tan temprana como 1757 (Batalla de Plassey), en diversas posesiones puestas bajo jurisdicción de la Compañía de las Indias Orientales y tras frecuentes luchas con mongoles, indios o franceses.

Imagen

La Compañía se impuso, en el mejor de los casos, a base de tratados lesivos para los nativos, o bien directamente mediante el engaño o la fuerza de sus casacas rojas, reforzados por los contingentes reclutados en el propio país, del que el cipayo sería el más famoso. Acaparó las reservas de alimentos para especular con ellas durante los periodos de escasez, y en un país con una demografía elevada y necesidades alimentarias crecientes, no orientó la producción en ese sentido, sino que forzó a los indios al cultivo de grandes plantaciones de opio (que suministraban unas plusvalías del 400%), algodón, te o yute para la exportación, cuando no trabajaban en condiciones inhumanas en las explotaciones mineras.

Toda esta rica explotación se destinaba a la metrópoli y a engordar las cuentas de la élite británica, de modo que el modelo económico resultante era claramente desastroso para los intereses de los indios, a la par que beneficioso para los invasores, siempre y cuando fueran de clase alta. Los primeros trabajaban para enriquecer a los segundos, y no se les permitía acceder a los productos de primera necesidad cuando éstos eran imprescindibles. Diversos conflictos armados y alzamientos dan cuenta de que la situación no era del agrado de la población, y tras el paso de la gestión a la corona el estado de la cuestión fue semejante, aunque ligeramente mitigado por la concesión intermitente de cierto grado de autonomía en algunas regiones.

Las peores hambrunas en la historia del país se produjeron bajo ocupación británica y hasta fecha tan tardía como 1943. Curiosamente, mientras que La India apenas se vió afectada por los combates en Birmania, en Inglaterra, bajo los bombardeos alemanes, ni un solo inglés murió por hambre. Los constantes suministros procedentes de sus colonias (y que pudieron mantenerse gracias al control del Canal de Suez) garantizaron que el hambre fuera un problema de “los otros”, los salvajes incivilizados que los gobernantes británicos despreciaban abiertamente. Análogamente, la peor hambruna que experimenta Europa Occidental durante el XIX se produce en Irlanda, que, como La India, es colonia británica. ¿Casualidad? En absoluto. El esquema es semejante: expropiación de la población nativa, trabajos forzados para enriquecer al amo colonial, y prioridad de la exportación de trigo sobre las necesidades alimentarias de sus habitantes. La emigración masiva que despuebla el territorio contribuye a que no se den nuevos casos, pero la miseria de los irlandeses les llevará a un alzamiento armado durante la Primera Guerra Mundial, y a diversos actos de insurrección posteriores (atentados del IRA, etc), duramente reprimidos, entre otros, por un tal Winston Churchill.
En el 50 aniversario de su muerte
WINSTON CHURCHILL: BIOGRAFÍA INÉDITA DE UN MONSTRUO
(...)

Por GARIKAI CHENGU. Traducido para Canarias-semanal por MARÍA DOLORES BETANCOR MORENO

El pasado 30 de enero se celebraba en Gran Bretaña el aniversario de la muerte de Winston Churchill. El actual primer ministro Británico, David Cameron, calificó a Churchill como “el mejor primer ministro de la historia”, y sus compatriotas le han votado recientemente como el británico más grande que nunca haya existido.
Los libros de texto describen a Churchill como “el bulldog británico”, y como un hombre de una extraordinaria moral patriótica, que fue capaz de derrotar a los nazis durante la Segunda Guerra Mundial y "llevó la civilización a las poblaciones indígenas de todo el globo".

Sin embargo, históricamente, nada podía estar más lejos de la realidad. Para la gran mayoría del planeta, el Imperio donde el sol nunca se ponía, recuerda tan solo el símbolo racista del tiránico imperialismo occidental. En realidad, los británicos nos encontrábamos en el lado equivocado de la historia.

El mito de Churchill ha sido la gran herramienta propagandística de Gran Bretaña para intentar blanquear los crímenes de lesa humanidad del pasado imperialista británico. El mito de Churchill también ha servido para encubrir el neocolonialismo y el neoliberalismo de los políticos británicos, que todavía hoy en día continúa constituyendo una amenaza dañina para los pueblos a los que Churchill presuntamente ayudó a civilizar.

Churchill el hombre cuya efigie preside las repisas de muchas salas de estar británicas como símbolo de todo lo que fue Gran Bretaña, era simplemente un racista sin complejos y un ferviente defensor de la supremacía blanca.

“Yo odio a los indios, son bestias con religiones bestiales”. “Los palestinos eran simplemente hordas bárbaras que comían estiércol de camello”, se atrevía a decir.

En 1937 dijo a la Comisión Real de Palestina

“No admito que ningún mal se haya hecho a los nativos indios de Norteamérica o a los aborígenes australianos. No admito que se haya hecho ningún mal a esta gente por el hecho de que una raza más fuerte, superior, una raza más sabia, por decirlo de alguna manera, haya llegado y tomado lo que le pertenece" .


No mucha gente sabe que cuando Barak Obama llegó a ser presidente, una de las primeras cosas que hizo fue devolver a la Gran Bretaña el busto de Churchill que estaba encima de la mesa del despacho Oval. Según el historiador Johann Harry, el abuelo de Obama fue encarcelado y torturado, sin juicio, durante dos años por resistirse al imperio británico en Kenia.

Aparte de un empedernido imperialista, Churchil fue también fue un acérrimo defensor del uso del terrorismo como arma de guerra. Cuando se produjo, en 1920, la rebelión kurda, durante la colonización británica, Churchill comentó desconcertado que no entendía la negativa a que se usara el gas como un eficaz arma de terror.

“Estoy totalmente a favor del gas mortal contra las tribus incivilizadas y salvajes”.

Ese mismo año, ocupando el cargo de Secretario de Estado para la Guerra, Churchill envió a los infames “Black and Tans” para combatir la rebelión irlandesa. La actuación de estas tropas paramilitares se hizo notoria por sus numerosos ataques contra la población civil, una actuación que Churchill no sólo toleró, sino también alentó.

Mientras en la actualidad los británicos siguen celebrando el legado de Churchill, la mayoría del mundo no Occidental aborrece la herencia de un hombre que siempre tuvo como objetivo la invasión y el saqueo de los países extranjeros porque, según sus propias palabras “la raza aria está obligada a vencer”.

Winston Churchill se jactaba de haber creado Jordania con un dibujo a lápiz, durante una aburrida tarde de domingo. De este modo situó a muchos jordanos bajo el brutal dominio del destronado príncipe hachemí Abdullah.

El historiador Michael R. Burst recuerda cómo el enorme zigzag trazado en la frontera este jordana con Arabia Saudí fue denominado “el hipo de Winston” o , también “el estornudo de Winston”, porque descuidadamente lo dibujó después de un copioso y bien condimentado almuerzo.

Winston Churchill fue también el creador de Irak. Después de entregar Jordania al príncipe Abdullah, Churchill, como gran demócrata que era, entregó al hermano del príncipe Abdullah, Faisal, arbitrariamente una parcela de desierto que se convirtió en Irak.

Faisal y Abdullah fueron compañeros de guerra del gran amigo de Chuchill, el famoso T.E Lawrence, más conocido por “Lawrence de Arabia”.

La verdad es que la política de Churchill en esa area del mundo ha causado décadas de inestabilidad en Iraq, un país atenazado por la existencia de etnias que desde entonces no han dejado de guerrear entre ellas.

(...)

Fue Churchill el que convocó la Conferencia de El Cairo de 1912, para determinar los límites o fronteras del mandato británico en el Oriente Medio. En esa conferencia T.E. Lawrence fue el delegado más influyente. A la misma no fueron invitados los árabes, lo cual resulta cuando menos chocante, pero no sorprendente, ya que el mismo Churchill cuenta en sus Memorias que nunca consultó con los árabes cuales eran planes que tenía destinados para ellos.

Las fronteras que se dibujaron arbitrariamente en el Oriente Próximo por el imperialismo británico han atrevesado las fronteras del tiempo. Hasta hoy en día, las acciones de Churchill han imposibilitado que los jordanos, iraquíes, kurdos y palestinos hayan podido disfrutar de estabilidad nacional y una democracia real.

El conflicto palestino-israelí encuentra también sus orígenes en el número 10 de Downing Street, mientras Churchill lo habitaba. Su decisión de ceder “la Tierra Prometida” a judíos y árabes fue el gran error de la política exterior británica en el Oriente Próximo.

El legado de Churchill en el Africa subsahariana, y en Kenya en particular, es también una de las cicatrices físicas y psicológicas que aún hoy perduran.

Lo más importante para la verdad histórica deben ser las acciones de un hombre y no solo sus palabras. Mientras que Churchill ha llegado a ser una de las personas de habla inglesa más citadas en el mundo, especialmente cuando se habla de democracia e igualdad, la verdad es que este hombre se definió a sí mismo cuando refiriendose a su trayectoria biográfica dijo que la resumiría en “una gran cantidad de pequeñas y felices guerras contra los pueblos bárbaros".

Una de esas guerras fue provocada por el mismo Churchill cuando aludiendo a los Kikuyu de Kenia, - el grupo étnico más numeroso de este país - que se habia rebelado contra el Reino Unido, les llamó “niños brutos y salvajes”. A consecuencia de este enfrentamiento, 150.000 de ellos fueron encerrados en los “Gulag” británicos.

La premio Pulitzer, profesora de historia Caroline Elkins, señala a Winston Churchill como el autor de los muchos crímenes cometidos en Kenya en su libro “Britain´s Gulag” el final brutal del imperio en Kenya. La profesora Elkins explica como los soldados británicos azotaban, disparaban, quemaban y mutilaban a los sospechosos del Mau Mau, el movimiento independentista keniata.Se comenta que el abuelo del Presidente Obama, Hussein Onyango Obama, nunca pudo recuperarse de la tortura y del daño causado por los hombres de Churchill.

La economista y ganadora del premio Nobel, Amartya Sen, [a partir de ahora la metemos en el saco de "dar la nota" con Ziegler] ha probado como en Bengal, en 1943, Churchill gestionó y tramó una de las peores hambrunas de la historia humana con fines nítidamente lucrativos. Más de tres millones de personas murieron de hambre, mientras que Churchill se negaba a enviar comida para ayudar a la India. Alegaba que “la hambruna era solo culpa de ellos por reproducirse como conejos”. Intencionadamente el Reino Unido acumuló grano para venderlo en el mercado europeo después de la II Guerra Mundial , con fines lucrativos en vez de desviarlo a los hambrientos habitantes de una nación bajo el dominio de la Gran Bretaña. Los crímenes de Churchill en la India fueron incuestionablemente de lesa humanidad.

Churchill fue también uno de los grandes defensores de la desastrosa política exterior británica del divide y vencerás. La administración de Churchill creó deliberadamente fisuras en el movimiento para la independencia de la India entre los hindues y los musulmanes indios. Sus efectos han sido devastadores en la región hasta hoy en día.

Hasta antes de la independencia de la India del imperio británico, Winston Churchill deseaba que se produjera allí un intenso derramamiento de sangre para con ello probar que la Gran Bretaña era benevolente y actuaba como argamasa para mantener unida a la nación . Para Churchill el derramamiento de sangre era una ventaja añadida a su objetivo de provocar la partición entre India y Pakistán, que quería que ambas quedaran bajo la esfera de influencia británica. Esto, a su vez, permitiría que sus maniobras en contra de la Unión Soviética continuasen, sin importar el coste de vidas de inocentes de indios y pakistaníes. La partición entre India y Pakistán causó la muerte del alrededor de 2.5 millones de personas y 12.50 millones de desplazados.

Según el escritor Ishaan Theroor, el secretario de Estado en India, Leopol Amary, comparó los problemas con la India con los que tuvo el rey Jorge III en América. En sus diarios privados Amery, revela que “en el caso de la India, Churchil actuó como un loco” y no veía diferencia entre la perspectiva de Churchill y la de Hítler.


Según la mayoría de los historiadores, la ideología de Churchill tenía mucho en común con la de Hitler. Por ejemplo, Chuchill era un convencido defensor de la eugenesia - aplicación de las leyes de la herencia para la mejora de la especie humana - algo que compartía con los nazis quienes, se estima, mataron a 200.000 discapacitados y esterilizaron a casi medio millón.

Churchill redactó una muy controvertida ley en la cual, los enfermos mentales deberían ser forzosamente esterilizados. En un memorándum en 1910 advierte que la multiplicación de los débiles mentales era muy peligrosa para la raza. También ayudó a organizar la Conferencia Internacional de Eugenesia, en 1912, que constituyó la mayor concentración de defensores de la eugenesia de la historia.

Creía a pie juntillas en las jerarquías raciales y en la eugenesia. Bajo su punto de vista los cristianos protestantes blancos se situaban en la parte alta de la pirámide, debajo los católicos blancos, los judíos blancos y los Indios estaban un poco más altos que los africanos.

El historiador Mr. Hari con razón señala “el hecho de que nosotros ahora vivamos en un mundo donde la India sea un superpotencia con libertad e independencia que eclipsa a GB y que el nieto de los salvajes Kikuyus sea el hombre más poderoso del mundo es el mejor dulce e irónico rechazo a la victoria de Churchill."

En medio de los discursos y celebraciones del día de Churchill, los medios de comunicación británicos y los libros de texto recordaran exclusivamente la lucha de Churchill contra las potencias del Eje. Pero, el resto del mundo no olvidará la dictadura ejercida por Churchill contra personas de color.
(...)
http://canarias-semanal.org/not/17800/w ... -monstruo/

Aunque no comparto el tono tan dado al epíteto del autor, las citas del señor Winston se puden consultar fácilmente en otras fuentes. La división arbitraria del territorio o de los grupos sociales antes de su independencia es una práctica común en las potencias coloniales de la que también entienden mucho franceses y holandeses y que permite activar bombas de relojería que obstaculizan el desarrollo de "competencia". En el caso indio, tres guerras, principalmente por Cachemira, dan fe del buen trabajo de la metrópoli. La cifra oficial de muertos que se reconoce tras la partición apenas supera el medio millón entre los disturbios y las marchas forzadas (muy por debajo de la dada por el articulista), pero se incrementa considerablemente conforme el conflicto se enquista.

Enlace a fotografías de las diversas hambrunas del país. Son bastante duras. Especialmente relevantes son algunas de las caricaturas de la prensa de la época, que muestran la actitud de las autoridades ante los sucesivos desastres:

http://1898.mforos.com/1026830/7930345- ... filipinas/

Otros enlaces:
http://www.ipsnoticias.net/1997/08/indi ... n-bengala/

Saludos
"Nadie tiene derecho a disfrutar de la vida a expensas del trabajo ajeno"
(G. Zhukov)

PODS
Rusófilo curioso
Rusófilo curioso
Mensajes: 23
Registrado: 07/08/2015 15:34

Re: La otra cara del Imperio Británico

Mensaje por PODS »

Las conclusiones sobre el Imperio Británico basadas en la verdad histórica son obvias:
•En el siglo XIX hubo grandes hambrunas tanto en China como en India, si nos atenemos a las cifras las de China son mucho mayores aun tratándose de un país mas rico a priori.
•En el siglo XX los británicos logran algo sin precedentes y extinguen las hambrunas en la India, mientras que en China sigue habiendo monumentales hambrunas en este siglo.

Aquí dejó las cifras que lo corroboran(sacadas de un libro marxista):
http://postimg.org/image/t6au9wo1z/

Ante tal evidencia no se cuantos monumentos habrá de Lord Curzon o de Lord Lytton pero conseguir tal gesta(erradicar las hambrunas en la India mientras los Qing aún las seguían teniendo) sin duda hacen que sea cual sea los monumentos que haya son pocos.

Sobre Bengala, al autor se le ha olvidado poner las cifras de las demás hambrunas que hubo durante la Segunda Guerra Mundial en Asia, prefiere comparar Bengala con Gran Bretaña, este es el nivel? parece ser que sí.

========================================

Reanudando la discusión: http://casarusia.com/foro/viewtopic.php ... &start=195

[quote="Kozhedub"]Menuda "historia" nos acabas de montar: las vícitmas como verdugos y viceversa. Y por supuesto, lo malo llega con la colectivizaciones. Algunos hechos, basados en los documentos de la Compañía:


Los propios funcionarios fijaban los precios y expoliaban a su antojo al infeliz hindú. [Sigue la descripción de un caso de especulación financiera a costa del país sometido; omito por volver al caso principal] (...) Según una lista sometida al parlamento, la Compañía y sus funcionarios se hicieron regalar por los indios, desde 1757 a 1769, ¡seis millones de libras esterlinas! Entre 1769 y 1770, los ingleses fabricaron una epidemia de hambre al comprar todo el arroz y negarse a revenderlo si no era a precios fabulosos. Nota al pie 243: En 1866 murieron de hambre, en una sola provincia, Orissa, más de un millón de hindúes. No obstante, se procuró enriquecer al erario indio con los precios a que se les proporcionaban víveres a los hambrientos.

El trato de los indígenas es más infernal en las plantaciones dedicadas exclusivamente al comercio de exportación, como las Indias Orientales y en los países ricos y densamente poblados, entregados a la rapiña y el asesinato, como Méjico y las Indias Orientales."
"El Capital", Libro I, Tomo III, Pag. 244 y ss. Para la bibliografía manejada por Marx, consultar las referencias dadas en la edición de Akal.

Puedes ver bastante información sobre los modelos de explotación en los enlaces dejados por el usuario Fra Dolcinoen la sección de Offtopics. No insito por no repetir algo que ya es sabido desde hace décadas y que aquí ya se ha tratado hasta la saciedad.[/quote]

-Después de tu fracaso estripitoso por demostrar que los británicos provocaron hambrunas en el siglo XIX ahora das otro salto de 100 años hacía atrás, vamos a acabar hablando de las purgas de Nabucodonosor o de las hambrunas de Ramses.
Lo que dice Marx es falso(con las palabras que usa ya indica poca seriedad), la propiedad de la tierra durante los tiempos de la compañia era principalmente de los zamindares, los ingleses fueron meros recaudadores.

-En la hambruna de 1770 nuevamente estamos ante una catástrofe provocada por una devastadora sequía. Sobre lo "fijar precios" Marx se referirá a los aranceles que puso la Compañía o a la prohibición del acaparamiento impuesta por esta, porque a otra cosa... Además hay que decir que estás medidas fueron criticadas por el mismísimo Adam Smith y sin duda, junto al aumento de los impuestos, fueron perjudiciales

Kozhedub
Rusófilo profesional
Rusófilo profesional
Mensajes: 5247
Registrado: 21/10/2007 17:17
Ubicación: Leongrado

Re: La otra cara del Imperio Británico

Mensaje por Kozhedub »

-Después de tu fracaso estripitoso por demostrar que los británicos provocaron hambrunas en el siglo XIX ahora das otro salto de 100 años hacía atrás, vamos a acabar hablando de las purgas de Nabucodonosor o de las hambrunas de Ramses.
Lo que dice Marx es falso(con las palabras que usa ya indica poca seriedad), la propiedad de la tierra durante los tiempos de la compañia era principalmente de los zamindares, los ingleses fueron meros recaudadores.
Me congratula comprobar que has conseguido lo que nadie ha logrado en más de siglo y medio, pescar una cita falsa en "El Capital", y mira que son autores los que lo han intentado, empezando por algunas "falsas citas falsas". :wink:

El salto te permite comprobar que la Compañía comenzó provocando hambrunas en cuanto tuvo autoridad para fijar los precios, y siguió haciéndolo durante el siglo siguiente; cuando el control de la colonia pasó a la corona, las cosas no cambiaron en exceso. Casi se puede decir que fueron a peor.

En cuanto a los "meros recaudadores", fueron también responsables de un ejército, de la política colonial, del orden público y de la imposición de las actividades económicas que se atribuía a cada región del país: el cultivo masivo del opio es decisión suya, no de los campesinos ni de los zamindares. Y si alguien discrepaba, las opciones iban desde el encarcelamiento hasta la ejecución pura y dura. Incluso en el XX Gandhi pasó alguna que otra temporada en prisión. Y precisamente en las hambrunas documentadas, algunos de los muertos lo eran tiroteados cuando intentaban asaltar los almacenes de alimentos en posesión de los ingleses. No me consta que los recaudadores de nuestro país, por ejemplo, puedan llegar a esos extremos. En este sentido, los británicos tomaron cien años de ventaja sobre los "recaudadores" estalinistas del 31-32.

Antes de volver a La India, seguimos con China.

Saludos.
"Nadie tiene derecho a disfrutar de la vida a expensas del trabajo ajeno"
(G. Zhukov)

Kozhedub
Rusófilo profesional
Rusófilo profesional
Mensajes: 5247
Registrado: 21/10/2007 17:17
Ubicación: Leongrado

Re: La otra cara del Imperio Británico

Mensaje por Kozhedub »

China era la primera potencia económica a principios del siglo XIX, pero cometió el error de no dotarse de un ejército acorde con su peso. En su comercio con Occidente, la balanza de pagos era claramente beneficiosa para los chinos, y sólo el comercio de opio daba beneficios a la Compañía, por lo que si se quería obtener un superavit con el país asiático se tenía que potenciar ese mercado. Curiosamente, hasta la fecha las hambrunas chinas y las insurrecciones campesinas eran de escasa envergadura, pero no tardarían en emular a India.

Ante la negativa de China de autorizar la comercialización del opio, que en auqellos años intentaban erradicar, los británicos, en nombre de la libertad de comercio (en eso no han cambiado un ápice pese a que a la hora de la verdad saben ser más proteccionistas que nadie), entraron en guerra con los chinos, derrotaron fácilmente a sus fuerzas e impusieron manu militari el comercio de opio en condiciones draconianas. La dinastía quedó desautorizada ante su población, y la crisis de las finanzas y la descomposición gradual de la administración no sólo agravaron las hambrunas a lo largo del periodo, si no que desencadenaron motines y revueltas constantes durante varias décadas.
La mayoría de los campesinos indios, brasileños y marroquíes que sucumbieron al hambre entre 1877 y 1878 eran más vulnerables a esta calamidad dado que anteriormente ya habían sido reducidos a la miseria y debilitados por la crisis económica mundial (la “Gran Depresión” del siglo XIX) que comenzó en 1873. Asimismo, los crecientes déficits comerciales de la China de los Qing -grandemente estimulados en su origen por los manejos de los narcotraficantes británicos- aceleraron la decadencia de los graneros del Imperio, que constituían en tiempo normal la primera línea defensiva del país contra la sequía y las inundaciones. (...)
http://monde-diplomatique.es/2003/04/davis.html

Las luchas también se dieron con la Rusia zarista, Holanda o Francia, así como con la propia Inglaterra, conforme el cerco se iba estrechando (se llega a quemar el Palacio Imperial, una humillación que desacredita totalmente al emperador ante sus súbditos) y se les iba forzando a aceptar condiciones cada vez más duras en sus intercambios con Occidente o con el Imperio Ruso, así como al pago de indemnizaciones exorbitantes en plata. China quedaría al borde del colapso con la insurrección Tai Ping y, sobre todo, con la de los bóxer, que enfila directamente hacia los causantes del desastre: los invasores extranjeros. La posterior Guerra Civil, ya en el siglo XX, en un imperio descoyuntado, la invasión japonesa, el conflicto entre nacionalistas y comunistas y el triunfo final de éstos, con el apoyo de Stalin, ponen broche al periodo más negro de la historia moderna del país.
Tras perder, China se vio obligada a tolerar el comercio del opio y a firmar tratados unilaterales y humillantes en los que se le forzaba a abrir sus puertos, en el Tratado de Nankín, China cedió Hong Kong a Gran Bretaña y amplió el territorio de concedido a los portugueses.

El sentimiento de vergüenza y humillación provocaría otras rebeliones en China como la Rebelión Taiping en 1850 y que se consideró una segunda guerra del opio, la Rebelión Boxer en 1899, y finalmente el levantamiento armado encabezado por Sun Yan-set y el Kuomintang, que traería como consecuencia el derrocamiento, en 1911, de la Dinastía Qing.


Lee todo en: Guerra del opio | La guía de Historia http://www.laguia2000.com/china/guerra- ... z43ZMP4eVc


La URSS apoya la independencia del estado, pero los roces con Mao, que teme una excesiva influencia del Kremlin, fuerzan la salida de los asesores soviéticos tras el primer plan quinquenal. Y curiosamente se produce el efecto inverso al dado con los británicos: la hambruna llega cuando los soviéticos se van. Tras el desastre (incuestionable) del Salto Adelante (15 millones de muertos oficiales en datos de 1983, 60 millones según el “riguroso” "Libro negro del Comunismo") China comienza un despegue económico y en sus parámetros de esperanza y calidad de vida, reducción de la pobreza, etc bajo una serie de planes quinquenales que durante la década de los 80 se ven complementados con concesiones al sistema capitalista cada vez mayores. El híbrido chino ha permitido que el país vuelva a ser, dos siglos más tarde y consolidada su independencia, la primera potencia mundial por PPA según datos del Banco Mundial. Obama (que no está a la altura humana de su abuelo) planteaba la prioridad del Pacífico para sus fuerzas armadas, en un aviso claro de nuevo cerco a la China moderna por parte de otro imperio anglosajón, reforzado con pactos con muchos de sus vecinos (especialmente otro “benefactor” histórico de los chinos: Japón) y tras haber protagonizado una campaña de guerras, embargos, golpes de estado, apoyo a grupos terroristas y desestabilización en Afganistán, Irak, Libia, Siria, Ucrania, Brasil, Venezuela, Iran, etc. Todos en nombre de la "erradicación del hambre". Aunque en el artículo citado a continuación se denuncia la debilidad militar del país en relación a su peso económico, en los úlrimos tres años el país ha incrementado su política de rearme. La China moderna no va a repetir los errores del pasado: ha reforzado considerablemente el peso de sus fuerzas armadas, plantea fletar seis portaaviones y ha reforzado sus lazos de cooperación militar con Rusia mediante la OCS. No van a permitir una nueva Guerra del Opio.

Lo que nos lleva a otra contradicción: ¿por qué rechazar una dominación extranjera que tan beneficiosa les resultó en el pasado?. La experiencia de los países del este en los 90 (y en algunos de ellos, hasta hoy) es un ejemplo lo bastante claro de lo que no se debe tolerar.

Teniendo en cuenta estos hechos, resulta fácil entender por qué el modelo de Hitler fue el Imperio Británico y no la URSS. Porque si la visión victoriana del papel civilizador del hombre blanco fuera correcta, resultaría cuando menos delicado dar una explicación coherente del comportamiento de los nazis. Salvo que los cerca de seis millones de judíos, cientos de miles de civiles polacos, el medio millón largo de gitanos o un número similar de eslavos serbios, los tres millones de prisioneros del Ejército Rojo y un número aun mayor de civiles soviéticos murieran… de empacho. Hitler no tenía una foto de Carlos Marx en su despacho; era de Henry Ford. Dios los cría y ellos se juntan.

Tanto “La Guerra del Opio” (China) como “The Uprising” (India) son dos superproducciones decididamente mediocres, pero muy útiles para entender la actual posición de las autoridades de ambos países ante su pasado colonial. Sin excluir la autocrítica (corrupción y autocomplacencia en el caso de los chinos, pervivencia de costumbres aberrantes como la quema de viudas en La India) ambas cintas coinciden en un punto: se desprecio al periodo colonial y su reivindicación de la soberanía y la independencia ante Occidente. Lo que cuadra perfectamente con nuestra explicación, pero no encaja con tu visión de satisfechos súbditos bien alimentados por Europa. ¿Quién en su sano juicio querría dejar de tener "comida gratis"? :nolose:
China
Auge, caída y resurgimiento como potencia global

James Petras
Rebelión

Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández


Los estudios sobre la potencia mundial aparecen contaminados de la visión de los historiadores eurocéntricos, que distorsionaron e ignoraron el papel dominante que China jugó en la economía mundial entre 1100 y 1800. La brillante investigación histórica sobre la economía mundial a lo largo de ese período realizada por John Hobson [1] proporciona una abundancia de datos empíricos que defienden la superioridad económica y tecnológica de China sobre la civilización occidental durante buena parte del milenio referido antes de su conquista y decadencia en el siglo XIX.

La reaparición de China como potencia económica mundial plantea importantes preguntas sobre qué podemos aprender de su anterior auge y caída y sobre las amenazas externas e internas a las que puede enfrentarse esta superpotencia económica emergente en el futuro inmediato.

En primer lugar, vamos a trazar los contornos principales del auge histórico de China hasta su superioridad económica global sobre Occidente antes del siglo XIX siguiendo estrechamente el relato de John Hobson en The Eastern Origins of Western Civilization. Debido a que la mayoría de los historiadores económicos occidentales (liberales, conservadores y marxistas) han presentado a la China histórica como una sociedad estancada, atrasada y provinciana, un “despotismo a la oriental”, es preciso hacer ciertas detalladas correcciones. Y es especialmente importante subrayar cómo China, la potencia tecnológica mundial entre 1100 y 1800, hizo posible la aparición de Occidente. Fue solo tomando prestadas y asimilando las innovaciones chinas que Occidente pudo llevar a cabo la transición al capitalismo moderno y a las economías imperialistas.

En segundo lugar, analizaremos y discutiremos los factores y circunstancias que llevaron a la decadencia china en el siglo XIX y su consiguiente dominación, explotación y pillaje por parte de los países imperiales occidentales, primero Inglaterra y después Europa, Japón y los EEUU.


En tercer lugar, señalaremos brevemente los factores que llevaron a la emancipación china del dominio colonial y neocolonial y analizaremos su reciente auge hasta convertirse en la segunda mayor potencia económica global.

Finalmente, consideraremos las amenazas pasadas y presentes al auge de China como potencia económica global, subrayando los parecidos entre el colonialismo británico de los siglos XVIII y XIX y las actuales estrategias imperialistas de EEUU, centrándonos en las debilidades y fortalezas de las pasadas y presentes respuestas chinas.

China: Auge y consolidación como potencia global (1100-1800)

En un formato comparativo sistemático, John Hobson proporciona una abundancia de indicadores empíricos que demuestran la superioridad económica global de China sobre Occidente y, en particular, sobre Inglaterra. Estos son algunos de los hechos destacados:

Ya en el año 1078, China era el mayor productor de acero (125.000 toneladas); mientras que Gran Bretaña produjo, en 1788, 76.000 toneladas. Y China estaba a la cabeza del mundo en innovaciones técnicas para la fabricación de textiles siete siglos antes de la “revolución textil” del siglo XVIII de Gran Bretaña.

China era la principal nación en el sector comercial, con un comercio a larga distancia que llegaba hasta la mayor parte del Sur de Asia, África, Oriente Medio y Europa. La “revolución agrícola” y la productividad superaron las de Occidente hasta el siglo XVIII.

Sus innovaciones en la producción de papel, imprenta, armas de fuego y herramientas la convirtieron en una superpotencia manufacturera cuyos productos se transportaban por todo el mundo a través del más avanzado sistema de navegación. China poseía el mayor número de barcos comerciales en el mundo. En 1588, los buques ingleses más grandes desplazaban alrededor de 400 toneladas, los de China 3.000 toneladas. Incluso hasta finales del siglo XVIII, los comerciantes chinos disponían de 130.000 buques privados de transporte, varias veces los de Gran Bretaña. China conservó su posición preeminente en la economía mundial hasta principios del siglo XIX.

Los fabricantes británicos y europeos seguían el ejemplo de China, asimilando y adoptando sus más avanzadas tecnologías y estaban ansiosos por penetrar en el avanzado y lucrativo mercado chino.

La banca, la economía con papel moneda estable, la industria manufacturera y los altos rendimientos en la agricultura hicieron que el ingreso per capita de China igualara el de Gran Bretaña en 1750.

La posición global dominante de China se vio desafiada por el auge del imperialismo británico, que había adoptado las avanzadas innovaciones tecnológicas, de navegación y mercado de China y otros países asiáticos a fin de eludir las primeras etapas para llegar a convertirse en una potencia mundial [2].

El imperialismo de Occidente y la decadencia de China


La conquista imperial británica y occidental del Oriente se basó en la naturaleza militarista del estado imperial, en sus no recíprocas relaciones económicas comerciales con los países de ultramar y en la ideología imperial occidental que motivó y justificó las conquistas en el exterior.

A diferencia de China, fue la política militar la que impulsó la revolución industrial británica y la expansión exterior. Según Hobson, durante el período 1688-1815, Gran Bretaña estuvo implicada en guerras durante el 52% de ese período [3]. Mientras que los chinos confiaban en sus mercados abiertos y en su producción superior y sofisticadas técnicas bancarias y comerciales, los británicos acudieron a la protección arancelaria, a la conquista militar, a la destrucción sistemática de empresas competitivas extranjeras, así como a la apropiación y saqueo de recursos locales. El predominio global chino se basaba en “beneficios recíprocos” con sus socios comerciales, mientras que Gran Bretaña dependía de ejércitos mercenarios de ocupación, de la represión salvaje y de la política de “divide y vencerás” para fomentar rivalidades locales. Frente a la resistencia de los nativos, los británicos (así como otras potencias imperiales occidentales) no dudaron en exterminar a comunidades enteras [4].

Incapaces de apoderarse del mercado chino a través de la competitividad económica, Gran Bretaña se apoyó en un poder militar brutal. Movilizó, armó y envió mercenarios, desde sus colonias en la India y más lugares para forzar a China a aceptar sus exportaciones e imponer tratados injustos con tarifas más bajas. Como consecuencia, China se vio inundada del opio británico producido en las plantaciones británicas en la India, a pesar de las leyes chinas que prohibían o regulaban la importación y venta de narcóticos. Los gobernantes chinos, acostumbrados desde hacía mucho tiempo a su superioridad manufacturera y comercial, no estaban preparados ante las “nuevas normas imperiales” para hacerse con el poder global. La disposición de Occidente a utilizar el poder militar para establecer colonias, saquear recursos y reclutar ejércitos inmensos de mercenarios dirigidos por oficiales europeos anunció el fin de China como potencia mundial.

China había basado su predominio económico en la “no interferencia en los asuntos internos de sus socios comerciales”. En cambio, los imperialistas británicos intervinieron violentamente en Asia, reorganizando las economías locales para ajustarlas a las necesidades del imperio (eliminando los competidores económicos, incluidos los más eficientes fabricantes indios del algodón) y se apropiaron del control del aparato político, económico y administrativo para establecer el estado colonial.

El imperio británico se construyó con los recursos saqueados a las colonias y mediante la militarización masiva de su economía [5]. Fue así como pudo afianzar la supremacía militar sobre China. La excesiva confianza de las elites gobernantes chinas en las relaciones comerciales obstaculizó su política exterior. Las elites de comerciantes y funcionarios chinos trataron de apaciguar a los británicos y convencer al emperador de que hiciera devastadoras concesiones extraterritoriales abriendo mercados en detrimento de los fabricantes chinos, a la vez que renunciaban a la soberanía local. Como siempre, los británicos favorecieron las revueltas y rivalidades internas desestabilizando aún más el país.

La penetración y colonización británica y occidental del mercado chino creó toda una nueva clase: Los “compradores” chinos ricos importaban productos británicos y facilitaban la apropiación de los mercados y recursos locales. El pillaje imperialista forzó la explotación, además de mayores impuestos, de las grandes masas de campesinos y trabajadores chinos. Los gobernantes de China se vieron obligados a pagar las deudas de la guerra y los déficits financieros comerciales impuestos por las potencias imperiales occidentales exprimiendo a su campesinado. Esto provocó hambre y revueltas entre los campesinos.

A primeros del siglo XX (menos de un siglo después de las Guerras del Opio), China había descendido de potencia económica mundial a convertirse en un destrozado país semicolonial con una inmensa población indigente. Los puertos principales estaban controlados por los funcionarios de las potencias occidentales y el campesinado estaba sometido al dominio de corruptos y brutales señores de la guerra. El opio británico esclavizó a millones de seres.

Los académicos británicos: Excelentes apologistas de la conquista imperial

Toda la profesión académica occidental –sobre todo los historiadores imperiales británicos- atribuyeron el dominio imperial británico de Asia a la “superioridad tecnológica” inglesa y la miseria y status colonial de China al “atraso oriental”, omitiendo cualquier mención al milenio de progreso y superioridad técnica y comercial de China hasta comienzos del siglo XIX. A finales de la década de 1920, con la invasión imperial japonesa, China dejó de existir como país unificado. Bajo la égida del dominio imperial, cientos de millones de chinos habían muerto de hambre o habían quedado desposeídos o masacrados. Toda la elite compradora “colaboracionista” china había quedado desacreditada a los ojos del pueblo chino.

Lo que quedó en la memoria colectiva de la gran masa del pueblo chino –totalmente ausente de los relatos de los prestigiosos académicos estadounidenses y británicos- fue la sensación de que China había sido en otro tiempo una potencia mundial próspera, dinámica e importante. Los comentaristas occidentales rechazaban esa memoria “colectiva” de la supremacía china como las locas pretensiones de una realeza y señores nostálgicos: la vana arrogancia Han.

China emerge de las cenizas de la humillación y el saqueo imperialistas: La revolución comunista china


El auge de la China moderna hasta convertirse en la segunda mayor economía mundial fue posible solo a través de los éxitos de la revolución comunista china de mediados del siglo XX. El Ejército Rojo de Liberación Popular derrotó primero al invasor ejército imperialista japonés y después al ejército nacionalista del Kuomintang, al que apoyaba el imperialismo estadounidense. Esto permitió reunificar China como estado soberano independiente. El gobierno comunista abolió los privilegios extraterritoriales de los imperialistas occidentales, puso fin a los feudos territoriales de los señores de la guerra y gángsteres regionales y expulsó a los millonarios propietarios de burdeles, a los traficantes de mujeres y drogas así como a otros “proveedores de servicios” al Imperio Europeo-Estadounidense.

(...)

El auge de China como potencial global empezó en 1949 con la eliminación de las parásitas clases financieras, compradoras y especulativas que habían servido de intermediarias para los imperialistas europeos, japoneses y estadounidenses que despojaron a China de sus grandes riquezas.

La transición de China al capitalismo

A principios de 1980, el gobierno chino inició un cambio drástico en su estrategia económica: Durante las tres décadas siguientes, abrió el país a la inversión exterior a gran escala; privatizó miles de industrias y puso en marcha un proceso de concentración de la renta basado en una deliberada estrategia de recrear una clase económica dominante de multimillonarios vinculados a capitalistas extranjeros. La clase política gobernante china abrazó la idea de “prestar” conocimientos técnicos y el acceso a los mercados de ultramar de firmas extranjeras a cambio de proporcionar abundante mano de obra barata al coste más bajo. El estado chino desvió subvenciones públicas masivas a promover un alto crecimiento capitalista desmantelando su sistema nacional de educación y sanidad públicas gratuitas. Acabaron con la vivienda pública subvencionada para cientos de millones de campesinos y trabajadores de fábricas urbanas y proporcionaron financiación a los especuladores inmobiliarios para la construcción de apartamentos privados de lujo y rascacielos de oficinas. La nueva estrategia capitalista de China, así como su crecimiento de dos dígitos, se basaron en los profundos cambios estructurales y en las masivas inversiones públicas del anterior gobierno comunista. El despegue del sector privado de China se llevó a cabo en base a los inmensos desembolsos públicos hechos a partir de 1949.

La nueva clase capitalista triunfante y sus colaboradores occidentales reclamaron todo el crédito posible para este “milagro económico” mientras China se convertía en la segunda mayor economía mundial. Estas nuevas elites chinas han estado menos dispuestas a anunciar el estatus de primera categoría de China a partir de las brutales desigualdades de clase, rivalizando solo con EEUU.

China: De la dependencia imperial al competidor mundial de primer orden

El sostenido crecimiento chino en el sector manufacturero fue consecuencia de inversiones públicas altamente concentradas, altos beneficios, innovaciones tecnológicas y un mercado interno protegido. Aunque el capital extranjero obtuvo beneficios, fue siempre dentro del marco de las prioridades y reglamentaciones estatales chinas. La dinámica del régimen de la “estrategia de exportación” ha creado inmensos excedentes comerciales, que finalmente han hecho de China uno de los mayores acreedores del mundo, especialmente de deuda estadounidense. Para mantener sus dinámicas industrias, China ha necesitado de entradas inmensas de materias primas, lo que ha motivado inversiones exteriores a gran escala y acuerdos comerciales con países exportadores de agro-minerales en África y Latinoamérica. En 2010, China desplazó a EEUU y Europa como principal socio comercial de muchos países de Asia, África y Latinoamérica.

El ascenso de la China moderna a potencia económica mundial, como su predecesora entre 1100 y 1800, se ha basado en su gigantesca capacidad productiva: el comercio y la inversión se han regido por una política de estricta no interferencia en las relaciones internas de sus socios comerciales. A diferencia de EEUU, China no inició guerras brutales por el petróleo; en cambio firmó contratos lucrativos. Y China no combatió guerras en interés de los chinos de ultramar, como EEUU ha hecho en Oriente Medio a favor de Israel.

El aparente desequilibrio entre el poder económico y militar de China contrasta de forma aguda con EEUU, donde un imperio militar inflado y parasitario continúa socavando su propia presencia económica global.

El gasto militar de EEUU es doce veces el de China. Cada vez más, el ejército de EEUU juega un papel clave a la hora de moldear la política en Washington mientras trata de debilitar el ascenso de China a potencia global.

El ascenso de China a potencia mundial: ¿se repetirá la historia a sí misma?

China ha estado creciendo a un 9% por año y sus productos y servicios están aumentando rápidamente en calidad y valor. En cambio, EEUU y Europa llevan revolcándose en un crecimiento 0% desde 2007 a 2012. El innovador establishment tecno-científico chino asimila rutinariamente los inventos más recientes de Occidente (y Japón) mejorándolos, rebajando por tanto los costes de producción. China ha sustituido a las “instituciones financieras internacionales” controladas por EEUU y Europa (el FMI, el Banco Mundial, el Banco de Desarrollo Interamericano) como principal prestamista en Latinoamérica. China continúa estando a la cabeza como principal inversor en los recursos mineros y energéticos de África. China ha sustituido a EEUU como principal mercado para el petróleo iraní, sudanés y saudí y pronto sustituirá a EEUU como principal mercado para los productos petrolíferos venezolanos. En la actualidad, China es el mayor exportador y fabricante de manufacturas del mundo, dominando incluso el mercado estadounidense, mientras juega el papel de salvavidas financiero al poseer alrededor de 1.300 billones de dólares en bonos del Tesoro estadounidense.

Bajo las crecientes presiones de sus trabajadores y campesinos, los gobernantes chinos han estado desarrollando el mercado interno aumentando los salarios y el gasto social para reequilibrar la economía y evitar el espectro de la inestabilidad social. En cambio, los salarios y servicios públicos vitales de EEUU han disminuido de forma aguda en términos absolutos y relativos.

Teniendo en cuenta las tendencias históricas actuales, está claro que China sustituirá a EEUU como principal potencia económica mundial en la próxima década si el imperio estadounidense no contraataca y si las profundas desigualdades de clase chinas no provocan importantes agitaciones sociales.

El ascenso de la China moderna a potencia global enfrenta serios desafíos. A diferencia del histórico ascenso chino a nivel mundial del pasado, el poder económico global moderno chino no va acompañado de ninguna empresa imperialista. China ha quedado seriamente rezagada detrás de EEUU y Europa en cuanto a la capacidad agresiva de hacer la guerra. Quizá esto ha permitido a China dirigir recursos públicos a maximizar el crecimiento económico, pero ha dejado a China en situación vulnerable ante la superioridad militar estadounidense frente a su arsenal masivo, su red de bases de avanzada y sus posiciones geomilitares y estratégicas justo frente a la costa china y en los territorios colindantes.

En el siglo XIX, el imperialismo británico echó abajo la posición global china con su superioridad militar, apropiándose de los puertos chinos, debido a la confianza de China en su “superioridad mercantil”.

La conquista de la India, Birmania y la mayor parte de Asia permitió a los británicos establecer bases coloniales y reclutar ejércitos mercenarios locales. Los británicos y sus mercenarios aliados cercaron y aislaron a China, preparando el camino para perturbar los mercados chinos e imponer condiciones brutales a su comercio. La presencia armada del Imperio británico dictó lo que China tenía que importar (con el opio alcanzando el 50% de las exportaciones británicas en la década que se inició en 1850) mientras socavaban las ventajas competitivas de China a través de políticas arancelarias.


Hoy en día, EEUU está siguiendo políticas parecidas: La flota naval estadounidense patrulla y controla las rutas marítimas comerciales chinas y los recursos petroleros extraterritoriales a través de sus bases en el exterior. La Casa Blanca de Obama-Clinton está en proceso de desarrollar una respuesta militar rápida que implicará a sus bases en Australia, Filipinas y otros lugares de Asia. EEUU está intensificando sus esfuerzos para socavar el acceso exterior de China a los recursos estratégicos mientras se dedica a apoyar “bases” de separatistas e “insurgentes” en el oeste de China, Tibet, Sudán, Birmania, Irán, Libia, Siria y otros lugares. Los acuerdos militares de EEUU con la India y la instalación de un régimen-títere acomodaticio en Pakistán han hecho avanzar su estrategia de aislar a China. Aunque China mantiene su política de “desarrollo armonioso” y “no interferencia en los asuntos internos de otros países”, se ha hecho a un lado cuando el imperialismo bélico europeo y estadounidense ha atacado a alguno de los socios comerciales de China con el objetivo fundamental de invertir la pacífica expansión comercial de China. La carencia de una estrategia ideológica y política de China capaz de proteger sus intereses económicos en el exterior ha sido una invitación para que EEUU y la OTAN establecieran regímenes hostiles a China. El ejemplo más destacado es Libia, donde EEUU y la OTAN intervinieron para derrocar a un gobierno independiente dirigido por el presidente Gadafi, con quien China había firmado acuerdos comerciales e inversiones por valor multimillonario. Los bombardeos de ciudades, puertos e instalaciones petrolíferas por la OTAN obligaron a los chinos a retirar a 35.000 trabajadores de la construcción e ingenieros del petróleo chinos en cuestión de días. Lo mismo sucedió en Sudán, donde China había invertido miles de millones para desarrollar su industria petrolera. EEUU, Israel y Europa armaron a los rebeldes de Sudán del Sur para interrumpir el flujo de petróleo y atacar a los trabajadores chinos en el sector [6]. En ambos casos, China permitió pasivamente que los imperialistas estadounidenses y europeos atacaran a sus socios comerciales y frenaran sus inversiones.

(...)

Aunque la visión de China del “negocio primero” pudo haber funcionado cuando era un actor menor en la economía mundial y los constructores del imperio estadounidense veían la “apertura al capitalismo” como un oportunidad de hacerse fácilmente con las empresas públicas de China y saquear su economía, sin embargo, cuando China (a diferencia de la ex URSS) decidió retener los controles de capital y desarrollar una “política industrial” cuidadosamente calibrada, y bajo control estatal, dirigiendo el capital occidental y la transferencia de tecnología a las empresas estatales, que penetraron eficazmente en los mercados internos y exteriores de EEUU, Washington empezó a quejarse y a hablar de represalias.

Los inmensos excedentes comerciales de China con EEUU provocaron una respuesta dual de Washington: Vendió cantidades masivas de bonos del Tesoro estadounidense a los chinos y empezó a desarrollar una estrategia global para bloquear el avance chino. Como EEUU carecía de apalancamiento económico para revertir su decadencia, confió solo en su “ventaja comparativa”: su superioridad militar basada en un amplio sistema mundial de bases de ataque, una red de regímenes-clientes en el exterior, apoderados militares, ONG, intelectuales y mercenarios armados. Washington se volvió hacia su inmenso, secreto y clandestino aparato de seguridad para debilitar a los socios comerciales de China. Washington depende desde hace mucho tiempo de sus lazos con gobernantes corruptos, disidentes, periodistas y magnates de los medios para proporcionar la cobertura más poderosa propagandística mientras avanza en su ofensiva militar contra los intereses de China en el exterior.

China no tiene nada para competir con el “aparato de seguridad” de EEUU debido a que practica una política de “no interferencia”. Dado el avanzado estado de la ofensiva imperial occidental, China ha adoptado tan solo unas cuantas iniciativas diplomáticas, tales como financiar algunas cadenas de medios en lengua inglesa para presentar sus puntos de vista, utilizando su poder de veto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para oponerse a los esfuerzos de EEUU para derrocar el régimen de Asad en Siria y oponerse a la imposición de sanciones drásticas contra Irán. Repudió severamente el vitriólico cuestionamiento de la secretaria de estado de EEUU Hillary Clinton acerca de la “legitimidad” del estado chino cuando votó contra la resolución de EEUU y la ONU preparando un ataque contra Siria [7].

Los estrategas militares chinos son más conscientes de la situación y se sienten alarmados ante la creciente amenaza militar hacia China. Han pedido, y se les ha aceptado, un 19% de incremento anual en el gasto militar para los próximos cinco años (2011-2015) [8]. Incluso con este incremento, los gastos militares de China serán menos de la quinta parte del presupuesto militar estadounidense y China no tiene ninguna base en el exterior en marcado contraste con las más de 750 instalaciones de EEUU por todo el mundo. Las operaciones de inteligencia chinas en el exterior son mínimas e ineficaces. Sus embajadas se ocupan de estrechos intereses comerciales y no entendieron en absoluto la brutal política de la OTAN para cambiar el régimen en Libia y no informaron a Pekín de su importancia para el estado chino.

Existen otras dos debilidades estructurales que socavan el ascenso de China como potencia mundial. Esto incluye a la muy “occidentalizada” intelligentsia, que se ha tragado sin sentido crítico la doctrina económica estadounidense sobre el libre mercado mientras pasan por alto su militarizada economía. Esos intelectuales chinos repiten como papagayos la propaganda de EEUU acerca de las “ virtudes democráticas ” de las multimillonarias campañas presidenciales a la vez que apoyan la desregulación financiera que habría llevado a Wall Street a apoderarse de los bancos y ahorros chinos. Muchos asesores empresariales y académicos chinos se han educado en EEUU y están influenciados por sus lazos con los académicos estadounidenses y las instituciones financieras internacionales directamente vinculadas con Wall Street y la City londinense. Han prosperado como asesores bien remunerados que logran puestos prestigiosos en las instituciones chinas. Identifican la “liberalización de los mercados financieros” con las “economías avanzadas” capaces de profundizar los lazos con los mercados globales en lugar de ser una fuente importante de la actual crisis financiera global. Estos “intelectuales occidentalizados” son como sus homólogos los compradores del siglo XIX, que subestimaron y rechazaron las consecuencias a largo plazo de la penetración imperial occidental. Son incapaces de comprender cómo la desreglamentación financiera en EEUU fue lo que precipitó la actual crisis y cómo la desregulación va a llevar a que Occidente se apodere del sistema financiero chino, cuyas consecuencias redistribuirían los ahorros internos chinos en actividades no productivas (especulación inmobiliaria), precipitarían la crisis financiera y, en último término, socavarían la importante posición global de China.

(...)

Los compradores occidentalizados están profundamente empotrados en el sistema económico de China al tener vínculos familiares con los dirigentes políticos en el aparato del partido y el estado. Sus conexiones son más débiles en el ejército y en los crecientes movimientos sociales, aunque algunos estudiantes “disidentes” y activistas académicos de los “movimientos pro democracia” cuentan con el apoyo de las ONG imperiales de Occidente. En la medida en que los compradores van ganando influencia, van debilitando las fuertes instituciones estatales económicas que han dirigido el ascenso chino a potencia global, al igual que hicieron en el siglo XIX actuando como intermediarios para el Imperio británico. Proclamando el “liberalismo” del siglo XIX, 50 millones de chinos se volvieron adictos al opio en menos de una década. Proclamando la “ democracia y los derechos humanos ” , las cañoneras estadounidenses patrullan ahora frente a las costas de China. El ascenso de China, dirigido por las elites, a potencia económica global ha engendrado desigualdades monumentales entre unos miles de nuevos multimillonarios y millonarios en lo alto de la pirámide y cientos de millones de empobrecidos trabajadores, campesinos y emigrantes en la base.

La rápida acumulación de riqueza y capital de China ha sido posible a través de una intensa explotación de sus trabajadores a los que se despojó de sus anteriores redes de seguridad social y condiciones reguladas de trabajo que el comunismo garantizaba. Millones de hogares chinos han quedado desposeídos a fin de promover a los promotores/especuladores inmobiliarios que se han dedicado después a construir oficinas de alto nivel y apartamentos de lujo para las elites internas y extranjeras. Esos rasgos brutales de ascendente capitalismo chino han creado una fusión entre la lucha de las masas por un lugar de trabajo y por un espacio para vivir que es mayor cada año. El eslogan de los promotores/especuladores de “hacerse rico es maravilloso” ha perdido su capacidad de engañar a la gente. En 2011, había alrededor de 200.000 fábricas costeras urbanas que englobaban pueblos rurales. El próximo paso, que seguro se producirá, será la unificación de estas luchas en nuevos movimientos sociales nacionales con una agenda de clase exigiendo la restauración de los servicios educativos y sanitarios disfrutados bajo la era comunista así como una mayor porción de la riqueza de China. Las actuales demandas de mayores salarios pueden convertirse en demandas de mayor democracia en el lugar del trabajo. Para responder a estas demandas populares, los nuevos liberales compradores occidentalizados no pueden señalar hacia su “modelo” en el imperio estadounidense, donde sus trabajadores están inmersos en un proceso por el que les están despojando de los mismos beneficios que los trabajadores chinos están intentando recuperar.

China, asolada por un conflicto político y de profundización de los enfrentamientos de clase cada vez más profundo, no puede mantener su deriva hacia el liderazgo económico global. Las elites chinas no pueden afrontar la creciente amenaza militar imperial global de EEUU, con sus aliados compradores en la elite liberal interna, mientras en el país la sociedad está profundamente dividida con unas clases trabajadoras cada vez más hostiles. La época de explotación desenfrenada de la mano de obra china tiene que terminar para poder enfrentar el cerco militar estadounidense de China y el desbaratamiento económico de sus mercados en el exterior. China posee enormes recursos. Con más de 1.500 billones de dólares en reservas, China puede financiar un amplio programa sanitario y educativo nacional por todo el país.

(...) En última instancia, la mejor defensa de China contra las invasiones imperiales es un régimen estable basado en la justicia social para cientos de millones y una política exterior de apoyo a los movimientos y regímenes antiimperialistas en el exterior, cuya independencia es de vital interés para China. Lo que se necesita es una política proactiva basada en empresas mixtas mutuamente beneficiosas, incluida la solidaridad militar y diplomática. Hay ya un grupo pequeño, aunque influyente, de intelectuales chinos que están planteando la cuestión de la creciente amenaza militar estadounidense y están “diciendo no a la diplomacia de las cañoneras” [9].

La China moderna cuenta con multitud de recursos y oportunidades de los que no disponía la China del siglo XIX, cuando se vio subyugada por el Imperio británico. Si EEUU prosigue intensificando su política agresiva militarista contra China, Pekín puede poner en marcha una seria crisis fiscal inundando el mercado con varios de sus cientos de miles de millones de dólares en bonos del Tesoro estadounidense. China, una potencia nuclear, debería contactar con su vecina Rusia, armada y amenazada por igual, para enfrentar y frustrar los belicosos comentarios de la secretaria de estado Hillary Clinton. [Desde que se redactó este artículo se han dado bastantes pasos en esta dirección; no obstantem el peso militar lo sigue llevando Rusia] El próximo presidente ruso Putin ha prometido incrementar el gasto militar del 3% al 6% del PIB en la próxima década para contrarrestar la ofensiva de bases de misiles de Washington en las fronteras de Rusia y truncar los programas de “cambio de régimen” de Obama contra sus aliados, como en el caso de Siria [10].

(...)

Es decir, la China moderna, como potencia mundial, es incomparablemente más fuerte que a principios del siglo XVIII. EEUU no tiene el apalancamiento colonial que el ascendente Imperio británico poseía en el período previo a las Guerras del Opio. Además, muchos intelectuales chinos y la inmensa mayoría de sus ciudadanos no tienen la intención de aceptar que los actuales “compradores occidentalizados” vendan el país. Nada aceleraría más la polarización política en la sociedad china y adelantaría la llegada de una segunda revolución social china que unos dirigentes pacatos sometiéndose a una nueva era de pillaje imperial de Occidente.

Notas:

[1] John Hobson, “The Eastern Origins of Western Civilization” (Cambridge UK: Cambridge University Press 2004).

[2] Ibid, Ch. 9 pp. 190-218.

[3] Ibid, Ch. 11, pp. 244-248.

[4] Richard Gott, “Britain’s Empire: Resistance, Repression and Revolt” (London: Verso 2011) for a detailed historical chronicle of the savagery accompanying Britain’s colonial empire.

[5] Hobson, pp. 253 – 256.

[6] Katrina Manson, “South Sudan puts Beijing’s policies to the test”, Financial Times, 21.02.201 2, p. 5.

[7] Interview of Clinton, NPR, 26.02.12.

[8] La Jornada, 15.02.2012 (Mexico City).

[9] China Daily (20.02.20 12).

[10] Charles Clover, “Putin vows huge boost in defense spending”, Financial Times, 12.02.2012.
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=146191

Saludos.
"Nadie tiene derecho a disfrutar de la vida a expensas del trabajo ajeno"
(G. Zhukov)

PODS
Rusófilo curioso
Rusófilo curioso
Mensajes: 23
Registrado: 07/08/2015 15:34

Re: La otra cara del Imperio Británico

Mensaje por PODS »

India:

-Nuevamente sigues diciendo lo mismo, la hambruna vino provocada por la monumental sequía que azotó Bengala ese año.
Te puedo conceder que la Compañía actúo con ineficiencia y desamparo hacía la población local, con sus medidas(criticadas por Smith) de prohibir el acaparamiento, subir los impuestos y establecer aranceles interiores que dificultaban el comercio entre provincias.

-Exacto, meros recaudadores, el ejército y la burocracia se financiaban con los impuestos a la tierra que cobraban a los campesinos.
La influencia del cultivo de opio es mínima en tanto en cuanto los que mueren no son campesinos sino los artesanos y los desempleados.

-Sobre los asaltos a los almacenes, habrá que ver quién asaltaba porque la Bengala de la época era conocida por sus bandidos que evidentemente iban armados(y los ingleses no se van a quedar quietos a que los maten).


China:

-No has descubierto América, evidentemente los chinos eran una civilización avanzada durante toda la Edad Moderna(superpotencia mundial de la época) pero la ineptitud de sus líderes y el aislacionismo les condenó. Mientras que los occidentales habíamos comenzado con la revolución industrial los chinos seguían anclados en sus viejas tradiciones y sistema político-económico. El aislacionismo que habrían emprendido en el siglo XVI no les pasó factura entre los siglos XVI-XIX, pero en el siglo XIX con la revolución industrial en marcha, China fue ampliamente superada por Occidente.

-El retorno de China a la cumbre ya lo conocemos todos, tras la reformas de Deng Xiaoping y las enormes privatizaciones de Jiang Zeming que dejan a Estados Unidos como marxista-leninista la economía China se dispara y la pobreza se desploma

Es decir, que China conquistará el mundo de la misma forma que lo hizo Estados Unidos a finales del siglo XIX, con un capitalismo salvaje como pocos.

PODS
Rusófilo curioso
Rusófilo curioso
Mensajes: 23
Registrado: 07/08/2015 15:34

Re: La otra cara del Imperio Británico

Mensaje por PODS »

Ah y por cierto, Amartya Sen es un hombre.

Lo digo porque el autor del artículo de Churchill dice que es mujer, ya solo con eso demuestra su ignorancia que es rematada cuando dice que Amartya Sen culpa a Churchill de "genocidio"

Y ya de paso, dejo los datos de la hambruna de Bengala(nada de 3 millones) hecho por el propio Amartya Sen:
http://postimg.org/image/m6cola56p/

Kozhedub
Rusófilo profesional
Rusófilo profesional
Mensajes: 5247
Registrado: 21/10/2007 17:17
Ubicación: Leongrado

Re: La otra cara del Imperio Británico

Mensaje por Kozhedub »

-No has descubierto América, evidentemente los chinos eran una civilización avanzada durante toda la Edad Moderna(superpotencia mundial de la época) pero la ineptitud de sus líderes y el aislacionismo les condenó. Mientras que los occidentales habíamos comenzado con la revolución industrial los chinos seguían anclados en sus viejas tradiciones y sistema político-económico. El aislacionismo que habrían emprendido en el siglo XVI no les pasó factura entre los siglos XVI-XIX, pero en el siglo XIX con la revolución industrial en marcha, China fue ampliamente superada por Occidente.

-El retorno de China a la cumbre ya lo conocemos todos, tras la reformas de Deng Xiaoping y las enormes privatizaciones de Jiang Zeming que dejan a Estados Unidos como marxista-leninista la economía China se dispara y la pobreza se desploma

Es decir, que China conquistará el mundo de la misma forma que lo hizo Estados Unidos a finales del siglo XIX, con un capitalismo salvaje como pocos.
A: la diferencia es que China no se dedicó a conquistar y controlar un área territorial mucho mayor que ella misma para mantener a flote su economía. Repasa los mapas. La economía china estaba estancada, pero tras el contacto con el Imperio, se hunde: la Guerra del Opio estalla en 1839, su modelo colapsa en 1840 y no comienza a recuperarse hasta 1950, ya con los comunistas en el poder. Gran éxito de los imperialismos británico (primero) y francés, japonés, etc (en la segunda oleada). Como en el caso de India, es llegar Gran Bretaña y destrozar las estructuras socioeconómicas del país. En el ínterin, revueltas y hambrunas como jamás se habían vivido.
http://www.asiared.com/es/downloads2/m2 ... lebron.pdf

B: Entre 1950 y 1979, el PIB chino se había multiplicado por cuatro, crecimiento sólo superado por Brasil. Las "privatizaciones" a que te refieres son bastante peculiares, sobre todo comparadas con las de EEUU: ¿hay planes quinquenales en EEUU? No. En China sí. Incluso hoy, en China hay más de 150 000 empresas estatales, y suponen el 80% de la capitalización total del índice CSI 300. El gobierno va a privatizar una reducida porción del sector, pero conservando el control final de cada empresa al conservar la mayoría de las acciones. Igual que EEUU, efectivamente. :wink:

Y espero que si acaban de transitar al capitalismo no sean tan "salvajes": EEUU necesitó de la SGM para salir de la depresión, así como de la explotación de los recursos de su patio trasero latinoamericano, y su economía es una burbuja sostenida en una deuda inmensa, en su mayor parte adquirida precisamente por un estado socialista. De hecho, la primera ola privatizadora china, en los 90, acabó con el desastroso cierre de 60 000 empresas y con 30 millones de personas en el paro mientras era el sector público el que tenía que tirar del PIB a golpe de inversión masiva en infraestructuras. La privatización de la sanidad, de hecho, tuvo que revertirse. Y sólo en fecha reciente se admite a empresarios como miembros del PCCH.

Ahí tienes como "se dispara" el PIB chino y cómo se reduce la pobreza. China está más cerca hoy de la NEP soviética que del capitalismo desregularizado anglosajón, y el ejemplo ruso de los 90 les ha servido como escarmiento en casa ajena de lo que no deben ceder.

Saludos.
"Nadie tiene derecho a disfrutar de la vida a expensas del trabajo ajeno"
(G. Zhukov)

Kozhedub
Rusófilo profesional
Rusófilo profesional
Mensajes: 5247
Registrado: 21/10/2007 17:17
Ubicación: Leongrado

Re: La otra cara del Imperio Británico

Mensaje por Kozhedub »

PODS escribió:Ah y por cierto, Amartya Sen es un hombre.

Lo digo porque el autor del artículo de Churchill dice que es mujer, ya solo con eso demuestra su ignorancia que es rematada cuando dice que Amartya Sen culpa a Churchill de "genocidio"

Y ya de paso, dejo los datos de la hambruna de Bengala(nada de 3 millones) hecho por el propio Amartya Sen:
http://postimg.org/image/m6cola56p/
Lo que eso demuestra es en todo caso el gazapo de la traductora: te recuerdo que en inglés el género se usa mucho menos que en castellano:
(...) The Nobel Prize-winning economist Amartya Sen has proved how in Bengal in 1943 Churchill engineered one of the worst famines in human history for profit.

Over three million civilians starved to death whilst Churchill refused to send food aid to India. Instead, Churchill trumpeted that “the famine was their own fault for breeding like rabbits.” Churchill intentionally hoarded grain to sell for profit on the open market after the Second World War instead of diverting it to starving inhabitants of a nation controlled by Britain. Churchill’s actions in India unquestionably constituted a crime against humanity.(...)
http://www.globalresearch.ca/winston-ch ... ty/5503018

Ante la duda se contrastan las fuentes. Lo demás no sé si es "ignorancia" suya o incomprensión lectora de tu parte. ¿En qué parte del párrafo refierido a Sen (en castellano o inglés) aparece el término "genocidio", puedes subrayarlo para que lo veamos? "Crime against humanity" sería un crimen de lesa humanidad, y lo fue. "Genocidio" ("genocide"), en todo caso, fue lo de Tasmania en el XIX.
(...)I am sad that I have to explain the same distinction one more time—now for Mark Tauger. The imperial confusion, tying the causation of famines entirely to supply conditions (and in particular to the decline of food availability), ignoring the influence of demand and of the distribution of purchasing power, which led to the death of millions, seems hard to eradicate.
http://www.nybooks.com/articles/2011/03 ... al-famine/

Y aquí remarca las culpas del gobierno británico:
Un cruel ejemplo es la hambruna de Bengala de 1943, en la fase final del gobierno británico en la
India. Los pobres que vivían en las ciudades experimentaron una rápida subida de ingresos, sobre
todo en Calcuta, en donde los descomunales gastos dimanantes de la guerra contra Japón
generaron un boom que cuadruplicó los precios de los alimentos.
Los pobres del campo tuvieron que
hacer frente a estas vertiginosas subidas de precios con menguadísimos incrementos de ingresos.
La disparatada política del gobierno agrandó el hiato. Los gobernantes británicos estaban
resueltosos a prevenir el descontento urbano durante la guerra, de modo que el gobierno compró
comida en las aldeas para venderla, muy subsidiada, en las ciudades, una maniobra que, de
rechazo, contribuyó a incrementar todavía más los precios de los alimentos en el campo. Los
aldeanos con salarios bajos murieron de hambre. Dos o tres millones de personas sucumbieron a la
hambruna y a sus secuelas.
http://www.sinpermiso.info/printpdf/tex ... ambrientos

Y en cuanto a las cifras, en esta entrevista se da un total que incluye las muertes producidas también en las provincias vecinas a Bengala (Assar, Biham y, otra vez, la Orissa que la Compañía machacó en el XVIII, por aquello de erradicar el hambre) de seis a siete millones de muertos (Sanjoy Bhattacharya, 5:40):
http://www.open.edu/openlearn/history-t ... gal-famine

Se añade otro factor desencadenante de la hambruna: al entrar en pánico por el rápido avance de los japoneses, los ingleses destruyeron parte de los depósitos de alimentos para que no cayeran en manos del enemigo si llegaban a penetrar en La India. Hablando de "torpezas". Y por otro lado, y como ya adelanta Sen, la ayuda comenzó a llegar cuando ya era tarde y en parte para sofocar el riesgo de una insurrección a gran escala de los indios causada por el hambre.

Saludos.
"Nadie tiene derecho a disfrutar de la vida a expensas del trabajo ajeno"
(G. Zhukov)

Kozhedub
Rusófilo profesional
Rusófilo profesional
Mensajes: 5247
Registrado: 21/10/2007 17:17
Ubicación: Leongrado

Re: La otra cara del Imperio Británico

Mensaje por Kozhedub »

PODS escribió:India:

-Nuevamente sigues diciendo lo mismo, la hambruna vino provocada por la monumental sequía que azotó Bengala ese año.
Te puedo conceder que la Compañía actúo con ineficiencia y desamparo hacía la población local, con sus medidas(criticadas por Smith) de prohibir el acaparamiento, subir los impuestos y establecer aranceles interiores que dificultaban el comercio entre provincias.

-Exacto, meros recaudadores, el ejército y la burocracia se financiaban con los impuestos a la tierra que cobraban a los campesinos.
La influencia del cultivo de opio es mínima en tanto en cuanto los que mueren no son campesinos sino los artesanos y los desempleados.

(...)
-Y volvemos a comprobar que sólo se dan sequías graves con los británicos... :roll:

En circunstancias normales, "precoloniales", se recurría a los almacenes provisionados para las épocas de escasez. Pero la compañía se había apropiado de ellos para especular con los precios, aprovechándose de las hambrunas. Una negativa ante la propuesta inglesa se saldaba como en China con el opio: a cañonazos.

-La influencia del cultivo del opio es una de las claves. Retener a un número notable de campesinos en un trabajo improductivo para la población (las plusvalías iban a parar a las arcas de la Compañía, y el opio no es muy nutritivo que digamos), impìdiendo además el acceso de grandes masas a las tierras que debían destinarse al algodón o el té también para la exportación, suponía tanto reducir drásticamente la producción de alimentos como, paralelamente, poner en marcha la maquinaria "oferta y demanda" y subir los precios de los productos básicos al tiempo que caían los ingresos de la mayor parte de la población en términos de salario real. Fue el caso de Irlanda: el campesino cultivaba patatas para sí y trigo para Inglaterra. Al quedarse sin patatas y negársele el acceso al trigo (a lo que se suman miles de desahucios al no pode hacer frente al pago de las rentas por la ruina de su propia cosecha), o moría de hambre o huía del país.

Saludos.
"Nadie tiene derecho a disfrutar de la vida a expensas del trabajo ajeno"
(G. Zhukov)

PODS
Rusófilo curioso
Rusófilo curioso
Mensajes: 23
Registrado: 07/08/2015 15:34

Re: La otra cara del Imperio Británico

Mensaje por PODS »

China:

-La PG del opio causante del colapso? Por favor! Esta guerra solo causó la cesión de Hong Kong, opio? China ya estaba hasta las cejas de opio en 1830. Esta clarísimo que lo que causó la hecatombe de China fue la rebelión de Taiping, que aparte de dejar una cifra de 20 millones de muertos, después de 14 años de guerra dejó el país para el arrastre. La población estaba en aumento constante hasta 1850, luego se desplomó. Comparar esto, con la escaramuza de la Primera Guerra del Opio(donde murieron 20.000 personas, todos ellos militares), en fin, otra joyita tuya.
Lamentablemente los Qing siguieron dominando China, si les hubieran invadido los británicos al menos sus hambrunas hubieran sido mucho menores y para el siglo XX ya estarían finiquitadas(como pasó en la India mas no en China).

- Me ha hecho muchísima gracia el trabajo que has presentado y sus conclusiones, en ese trabajo se dice que durante la época maoísta el PIB se ha multiplicado por 4 y durante la época capitalista que el PIB se ha multiplicado por 130 y tu vas y te centras en lo primero, fabuloso. Después, los maoístas solo superaron en crecimiento a otros dos países socialistas(URSS e India) y si avanzaras un poco las páginas de dicho trabajo te darías cuenta de la magnitud del descenso de la pobreza durante la era capitalista salvaje de China.

-Sobre la China actual, su gasto público es claramente inferior al de Estados Unidos(que ya es decir), su tasa de impuestos es igual o menor(http://data.worldbank.org/indicator/GC.TAX.TOTL.GD.ZS), su legislación laboral es ridícula(los sindicatos brillan por su ausencia) y tiene tratados de libre comercio con todo el planeta.
A si que sin ninguna duda, China es la encarnación del capitalismo en su máxima esencia, un copia y pega de los Estados Unidos de finales del siglo XIX.

PODS
Rusófilo curioso
Rusófilo curioso
Mensajes: 23
Registrado: 07/08/2015 15:34

Re: La otra cara del Imperio Británico

Mensaje por PODS »

India: Cuantos disparates

La cifra oficial dada en la India es de 1.5-2 millones de muertos, los disparates que postean me los tomaré como cuando dijistes que la estimación de Borisvo era algo alta, a cachondeo.

Amartya Sen lo que dice es que la guerra agravó la hambruna(guerra declarada por Japón) y critica una política británica de caridad, ya está lo de los crímenes no lo dice, pero vamos, que si vas a un tribunal y pretendes que condenen a Inglaterra por vender comida barata se van a descojonar de ti, mas cuando fueron nuevamente los británicos los que "apagaron" la hambruna y salvaron millones de vidas. En la India(y mira que ha habido gobiernos nacionalistas y socialistas) nadie condena la hambruna y mucho menos la considera un crimen mientras que el Holodomor si está oficialmente reconocido como un genocidio,

Lo de la Compañia nuevamente historia-ficción, como ya te he dicho mil veces las tierras eran de los zamindares a si que en todo caso la especulación la realizaban ellos. La Compañia por el contrario cuando comenzó la sequía tuvo que subir los impuestos para mantener el balance(y aún así estuvo a punto de quebrar) a si que tal afirmación es absurda(de risa diría yo).
La influencia del opio es ridícula, en 1830 los ingresos de la Compañia en la India por el opio solo suponía el 15%, en 1770 no llegarían ni al 2%.

Y si, TODAS las hambrunas que caen sobre el RAJ son provocadas por descomunales sequías provenientes del fenómeno "El Niño", las ridículas teorías que tu expones solo las comparte Davis, tu solo las repites como muestra de ignorancia y desesperación por intentar encontrar alguna implicación británica cuando la realidad es que en la India las hambrunas fueron erradicadas por estos mientras que en China persistieron.

Jagellon
Rusófilo avanzado
Rusófilo avanzado
Mensajes: 869
Registrado: 25/03/2007 00:06
Contactar:

Re: La otra cara del Imperio Británico

Mensaje por Jagellon »

PODS escribió:
> China:
>
> -La PG del opio causante del colapso? Por favor! Esta guerra solo causó la cesión
> de Hong Kong, opio? China ya estaba hasta las cejas de opio en 1830. Esta clarísimo
> que lo que causó la hecatombe de China fue la rebelión de Taiping, que aparte de
> dejar una cifra de 20 millones de muertos, después de 14 años de guerra dejó el
> país para el arrastre. La población estaba en aumento constante hasta 1850, luego
> se desplomó. Comparar esto, con la escaramuza de la Primera Guerra del Opio(donde
> murieron 20.000 personas, todos ellos militares), en fin, otra joyita tuya.
> Lamentablemente los Qing siguieron dominando China, si les hubieran invadido los
> británicos al menos sus hambrunas hubieran sido mucho menores y para el siglo XX
> ya estarían finiquitadas(como pasó en la India mas no en China).

La verdad que es un poco más complejo: Aparte de Hong Kong, China se vio obligada a abrir sus puertos a las potencias extranjeras, y a cada año que pasaba más y más exigencias. En cuanto a los Taiping, primero los apoyaron para después ayudar a los Qing a suprimirlos (el ejército de Gordon, es un ejemplo). Y no solo eran los Taiping sino también los Nien, los Hui, los Dunganes, los Turbantes Rojos... cuyas revueltas fueron suprimidas ferozmente (con exterminios de los sublevados incluidos)... con armamento occidental. ¿Qué todas estas revueltas causaron el colapso? Pues no, porque aparte de que la dinastía manchú se mantuvo más 60 años más, la dinastía ya no tenía ninguna oposición a su autoridad, se alivió enormemente la presión demográfica como consecuencia de estas guerras internas, y hubo una cierta revitalización (eso sí, sujeta a las potencias occidentales).

PODS
Rusófilo curioso
Rusófilo curioso
Mensajes: 23
Registrado: 07/08/2015 15:34

Re: La otra cara del Imperio Británico

Mensaje por PODS »

Jabellon:

Las décadas 1850-1870 fueron desastrosas para China, se dieron innumerables revueltas siendo la de Taiping la mas importante pero no solo esa también otras de carácter musulman y nacionalista(como ya has citado, excepto la de los turbantes rojos que es mucho mas antigua).

Por supuesto que esas rebeliones hicieron colapsar la dinastía, tras Taiping(y las demás) hubo un descenso demográfico atroz(decenas de millones de muertos), inmensas áreas agrícolas quedaron destruidas o sin nadie que las cultivara y las arcas de los Qing estaban bajo cero.

Desde el punto de vista político también fue desastroso, durante y después de Taiping los manchúes se vieron obligados a recurrir a milicias locales con lo que se formaron poderosos señores de la guerra que dominaron su territorio correspondiente(pérdida de soberanía regional) al estilo feudal y que tras la desaparición de los Qing intentaron tomar el poder(Yuan Shikai por ejemplo). A esto hay que añadir que las potencias occidentales aprovecharon la situación para ampliar sus tratados(legalizando el opio formalmente, abriendo el rio Yangtse...)

La Dinastía quedó moribunda, perfectamente pudieron haber sido derrotados en Taiping si los revolucionarios hubieran avanzado en vez de centrarse tanto en consolidar posiciones o si los occidentales no hubieran intervenido, también estaba la posibilidad tras la rebelión de los boxers de que en China se diera un reparto al estilo africano. Al final fue una sublevación militar(de las muchas que se dieron) la que tumbó definitivamente a los Qing.

Kozhedub
Rusófilo profesional
Rusófilo profesional
Mensajes: 5247
Registrado: 21/10/2007 17:17
Ubicación: Leongrado

Re: La otra cara del Imperio Británico

Mensaje por Kozhedub »

PODS escribió:India: Cuantos disparates

Completamente de acuerdo. Vuelve a explicarnos eso de lo buenos que eran los imperialistas ingleses y lo tontos que eran sus súbditos por querer echarles, que nos tienes epatados... :mrgreen:

La cifra oficial dada en la India es de 1.5-2 millones de muertos, los disparates que postean me los tomaré como cuando dijistes que la estimación de Borisvo era algo alta, a cachondeo.

¿Tienes alguna fuente fiable para dar esa cifra como válida, cuando toma sólo una parte del periodo y de la zona afectada, o recurres a la improvisación, como cuando hablas de los 10 000 congoleños asesinados por Leopoldo, cuando el censo de los años 20 daba por sentado el exterminio del 50% de la población? :D

Amartya Sen lo que dice es que la guerra agravó la hambruna(guerra declarada por Japón) y critica una política británica de caridad, ya está lo de los crímenes no lo dice, pero vamos, que si vas a un tribunal y pretendes que condenen a Inglaterra por vender comida barata se van a descojonar de ti, mas cuando fueron nuevamente los británicos los que "apagaron" la hambruna y salvaron millones de vidas. En la India(y mira que ha habido gobiernos nacionalistas y socialistas) nadie condena la hambruna y mucho menos la considera un crimen mientras que el Holodomor si está oficialmente reconocido como un genocidio,

Sen es sólo uno de los autores que habla sobre este tema, no el único. Por cierto, interviene en el progarama de radio enlazado, y no desmiente a su colega. Todos dejan bien claro que la hambruna fue evitable. Los británicos fueron los que requisaron los depósitos de alimentos, los que hundieron la flota pesquera india para cerrar los puertos a un hipotético desembarco japonés (privando a los indios de otro recurso vital), y los que siguieron exportando trigo a Inglaterra desde la propia India o desde Australia. En su carta a Roosevelt, lo que más preocupaba al racista de Churchill era un alzamiento a gran esclaa en la joya de la corona, los muertos no dejaban de ser "de segunda".

Los nacionalistas indios sí han condenado la politica del hambre y la miseria impuesta por los británicos, incluso en el cine, y de ese hartazgo provino el apoyo masivo a Gandhi, el movimiento independentista, o la deserción de 40 000 soldados indios que optaron por un imperialismo igualmente brutal, por cierto, como el japonés. Inglaterra no vendió comida barata: como ya se ha explicado, la Compañía especulaba con el precio de los alimentos durante las hambrunas, y posteriormente el Imperio robaba esos alimentos para llevarlos a las islas. Porque la colonización es un expolio, no una campaña de caridad.

En cuanto al reconocimiento "oficial" del Holomodor, si te refieres a la resolución del Parlamento Europeo que apoya a la ultraderecha ucraniana (creadora de ese mito, junto con Goebbels) o a la resolución de la ONU que contó con el voto favorable de 63 países (entre ellos, faltaría más, Ucrania, EEUU o el Vaticano) de un total de 190 estados, sí, es tan "oficial" como las armas de destrucción masivas de Irak, la Doctrina Bush o los asentamientos de Israel. El mito incluye payasadas como culpar parcialmente del hambre a las técnicas de cultivo de Lysenko, cuando éste no fue nombrado ministro de agricultura hasta años después de la hambruna. Esto sí es para "descojonarse".
:lol:

Lo de la Compañia nuevamente historia-ficción, como ya te he dicho mil veces las tierras eran de los zamindares a si que en todo caso la especulación la realizaban ellos. La Compañia por el contrario cuando comenzó la sequía tuvo que subir los impuestos para mantener el balance(y aún así estuvo a punto de quebrar) a si que tal afirmación es absurda(de risa diría yo).

Y la imposición por la fuerza, la ocupación militar o la insurrección cipaya fueron actos puramente estéticos sin impacto sobre la política del país. Claro, claro, la culpa la tienen las víctimas... PD: enésima incongruencia, ¿por qué no han vuelto las hambrunas masivas desde la independencia, si el país ahora está gobernado sólo por las autoridades locales que tan mal lo hacían cuando los británicos se limitaban a ejercer de "decoración"?

La influencia del opio es ridícula, en 1830 los ingresos de la Compañia en la India por el opio solo suponía el 15%, en 1770 no llegarían ni al 2%.

Como buen capitalista, tú miras el dinero. Yo miro los muertos. Te lo explico otra vez: si la población crece y no se pueden cultivar alimentos porque parte de la mano de obra agrícola se dedica al cultivo de opio (o algodón, etc) para la exportación, ¿qué pasa? Y por cierto: 1770 va antes que 1830. Y la Guerra del Opio se produce en 1839. Fíjate lo poco que suponía el opio:
El opio no sólo era fundamental para cuadrar las cuentas del comercio entre Inglaterra y China. La venta de la droga financiaba las actividades de la Compañía de las Indias Orientales en la India, donde tenía que haber sido rescatada de la bancarrota por el gobierno británico en 1772, el mismo año en que tuvo lugar el Motín del Té de Boston. En 1822, el opio representaba el 11% de los ingresos del imperio indio.

http://www.elmundo.es/la-aventura-de-la ... b457a.html

PD: El banco fundado para gestionar el dinero del opio sigue siendo uno de los mayores del planeta. nada, cuatro perras que sacaron...

Y si, TODAS las hambrunas que caen sobre el RAJ son provocadas por descomunales sequías provenientes del fenómeno "El Niño", las ridículas teorías que tu expones solo las comparte Davis, tu solo las repites como muestra de ignorancia y desesperación por intentar encontrar alguna implicación británica cuando la realidad es que en la India las hambrunas fueron erradicadas por estos mientras que en China persistieron.
Ignorancia es defender una teoría tan ridícula que implica que las sequías comienzan, ¡oh casualidad!, con la llegada de los británicos a La India, y concluyen justo con su retirada. Que tras una racha ininterrumpida de desastres desde el XVIII, no han tenido ni una sequía... desde 1947. ¡Eso es un gafe! :lol: :lol:

Te lo explicaremos por última vez: si hay una mala cosecha y un comerciante inglés que ha requisado tus depósitos de alimentos se aprovecha de tu situación para sacar tajada con esas reservas, mueren millones de personas. La India sigue teniendo sequías, pero no hambrunas tan desastrosas como las desencadenadas por esa rapiña que tú intentas convertir en caridad, tal cual cualquier imperialista victoriano.

¿Y de dónde sacas la tontería de Davis como "único"? Se han citado varios autores más defendiendo la tesis de la responsabilidad imperialista. Repasa, repasa...

PD: y luego, si es que puedes, nos explicas por qué los indios se rebelaron contra los británicos, ¡si les deben la vida!. Anda que no...

¡Saludos!
"Nadie tiene derecho a disfrutar de la vida a expensas del trabajo ajeno"
(G. Zhukov)

Responder