Tres suicidios (un artículo de Roy Medveyev, historiador)

Discusión sobre política y temas sociales.

Moderador: casarusia

Reglas del Foro
Lee bien las reglas del foro y busca antes de preguntar para no repetir cuestiones ya tratadas. No se permiten mensajes de contactos personales, sobre scammers o relaciones virtuales, ni mensajes publicitarios o comerciales que no hayan sido previamente autorizados por un administrador
Avatar de Usuario
Mayakovski
Rusófilo experto
Rusófilo experto
Mensajes: 2707
Registrado: 01/05/2006 13:55
Contactar:

Tres suicidios (un artículo de Roy Medveyev, historiador)

Mensaje por Mayakovski »

He encontrado en otro foro un artículo que me ha impactado. En mi opinión, la década de los noventa en Rusia ha quedado capitalizada por los oligarcas y la corrupción que se produjo en el país, como si todo lo anterior hubiese desaparecido de la noche a la mañana. Copio el artículo en este hilo (espero que no le importe al Administrador) porque creo que es una buena muestra del drama que supuso para muchos soviéticos la desparición de un mundo que creyeron eterno. Espero que nadie se moleste por ello ni que sea tomado como una apología del comunismo. Simplemente es historia y un homenaje a los que vivieron aquellos momentos duros y a la vez esperanzadores para todos los rusos.


TRES SUICIDIOS
Por Roy Medvedev


Cada Agosto, Rusia recuerda una de las páginas más trágicas de su historia: el golpe que dio el Comité Estatal para la Emergencia del Estado, (GKChP). A o­nce años de distancia se puede tener una visión más imparcial de esos acontecimientos, de sus ejecutores y de sus víctimas. Como máximo, esas muertes hoy nos despiertan un sentimiento de compasión y lamento.

Imagen

"Puse demasiada confianza en el pueblo "

Boris Pugo había sido nombrado Ministro Soviético del Interior en diciembre de 1990, a los 53 años. Poco después, recibía el grado de coronel general. Con esos nombramientos, Mijail Gorbachov hacía saber a todo el mundo que de Pugo le interesaban tanto sus capacidades personales y ejecutivas como su origen letón. Antes de hacerse cargo de la oficina principal del Ministerio del Interior, Pugo había presidido la Comisión Central de Control del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS) por tres años. Previamente, había sido el primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Letonia, y antes aún había sido el director de la KGB letona.

Me encontré con él en el verano de 1989, cuando me habían confiado la presidencia de una comisión investigadora sobre corrupción del Congreso de Diputados del Pueblo de la URSS. Pugo parecía un hombre extremadamente bien organizado y decente, pero algo suspicaz o hipersensible ante los intentos –reales o imaginarios- de disminuir el papel de las organizaciones partidarias que representaba.

En esos tiempos, pocos temían las sanciones del Partido Comunista, y ni siquiera la expulsión del Partido inspiraba temores. Los medios atacaban a los “partidócratas” con más vigor, incluso, que a los “tontos generales”. Pugo era, ante todo, un funcionario de la Liga Juvenil Comunista y del Partido Comunista, y no se distinguió especialmente como Ministro del Interior o como jefe de la KGB.

En 1991, el curso de los acontecimientos llevaba inexorablemente a gente como Pugo a la protesta y la oposición. Entre otras cosas, esto quedaba claro a partir de sus raras presentaciones en el Soviet Supremo. A principios de Agosto, el Ministro del Interior se tomó unas vacaciones en un balneario sanitario de Crimea. El 18 de Agosto por la mañana se lo podía ver en la playa del Mar Negro, pero al anochecer del mismo día volvió a Moscú y se unió al GKChP sin la menor duda, aún cuando no era una de sus figuras principales. El 21 de Agosto por la tarde, ya se había vuelto obvio que el plan del GKChP había fracasado, y la Oficina del Fiscal General de la Federación Rusa anunciaba que acusaría a todos los miembros del GKChP.

Cuando llegó a su casa, esa noche, Pugo descubrió que todos los teléfonos internos del máximo nivel de gobierno estaban cortados. Subió con su mujer Valentina las escaleras que llevaban al departamento de su hijo Vadim, un ingeniero cuya familia vivía en el mismo edificio, en el piso de arriba. Tuvieron una triste conversación: En efecto, Pugo, estaba diciéndole adiós a su hijo y su nuera, pero en ese momento de lo que se hablaba era de su inevitable arresto. Sin embargo, y antes de esto, Valentina le había preguntado a su marido dónde, exactamente, había escondido las armas en el departamento, ya que no podría vivir un minuto después de la muerte de Boris.

Nadie sabe de qué habló la pareja esa noche. Por la mañana del 22 de Agosto, a las 9:00, Boris Pugo llamó a sus reemplazantes en el Ministerio del Interior, para saber cómo les estaba yendo. Ante la pregunta sobre si el ministro se presentaría a la oficina ese día, contestó con otra pregunta: “¿Y para qué?” Al fin de la convesación, les pidió que enviaran sus mejores saludos al Gral. Boris Gromov, su segundo. Poco tiempo después, Pugo recibió una llamada, por la misma línea, de los servicios de inteligencia rusos: “¿Podríamos encontrarnos con usted?" Victor Barannikov y Victor Yerin, generales del círculo íntimo de Boris Yeltsin, lo estaban buscando. “Vengan a casa”, dijo Pugo.

Cuando llegaron, un hombre mayor abrió la puerta; era el suegro de Pugo. “Ha sucedido algo terrible”, dijo. "Pasen." El ministro estaba tendido en la cama, y manaba sangre de su sien. Su esposa estaba sentada en el piso, junto a la otra cama. Tenía también una herida en la cabeza, pero seguía viva y murió en el hospital sin recuperar la conciencia. Ambos habían dejado notas antes de suicidarse. "Puse demasiada confianza en el pueblo," había escrito él. "Viví toda mi vida honestamente." Valentina Pugo fue más lacónica aún: "No quiero vivir más. No nos condenen. Cuiden al abuelo. Madre." La investigación concluyó que había sido un suicidio. El funeral de los Pugo tuvo lugar en Moscú, dos días después, casi desapercibido.


Imagen

La muerte de un mariscal

El sábado 25 de agosto, día del entierro de Pugo y su esposa, el Mariscal Sergei Ajromeev, de 68 años, héroe de la Unión Soviética y consejero militar del presidente del Soviet, se suicidaba en su oficina de la Unidad 1 del Kremlin de Moscú. No tenía armas a mano, pero no podía ni quería esperar. Se colgó con una soga de cortinados, de náilon, uno de cuyos extremos había atado a un enorme abridor, de cobre, en el marco de un ventanal.

Era sábado, por lo cual no había ningún secretario en el cuarto de recepción de la oficina del mariscal, y su cuerpo recién se descubrió bien entrada la noche, cuando un oficial de la oficina del comandante del Kremlin ejecutaba un recorrido de inspección por las instalaciones que tenía a cargo. Se dio inmediata intervención a investigadores de la Oficina del Fiscal Militar, que llegaron con una cámara de video. Se cerraron todas las cajas fuertes.

Había seis notas manuscritas sobre el escritorio del mariscal: dos para su familia, una conteniendo un pedido de que se abonara su deuda con el bar del Kremlin (el dinero estaba al lado). En otra nota explicaba el motivo de sus actos. "No puedo seguir viviendo mientras muere mi Madre Patria, y mientras todo aquello que yo creía el único objetivo de mi existencia es destruído. Mi edad me da tanto derecho a irme como toda mi existencia. Luché hasta el final."

Ajromeev no era miembro del GKChP. No se había enterado de su creación hasta la mañana del 19 de Agosto, cuando estaba de vacaciones, con su mujer y sus hijos, en Sochi (Nota del Traductor: el mismo balneario donde estaba Trotsky, el día del funeral de Lenin, reponiéndose de una enfermedad: su ausencia en Moscú fue luego utilizada por Stalin para iniciar su imparable escalada al poder absoluto en la aún consternada República de los Concejos Obreros y Campesinos). Pero él decidió retornar a Moscú, dejando su familia en el balneario.

El 19 de agosto por la noche, el mariscal estaba en el Kremlin, donde se encontró, a las 10, con el vicepesidente Guennadi Yanayev. Ajromeev ofreció su apoyo al llamamiento del GKChP y su disposición a colaborar. Pasó la noche en su dacha (casa de campo), donde vivían su hija menor y su familia. Trabajó todo el 20 de agosto en el Kremlin y en el Ministerio de Defensa, recogiendo información sobre la situación político-militar del país.

Durmió en una colchoneta en su oficina. Telefoneó a su mujer y sus hijas desde su despacho. El 22 de agosto ya estaba claro que el GKChP había fracasado, pero Ajromeev lo había percibido antes. El 22 de agosto supo del retorno de Gorbachov y del arresto del Ministro de Defensa Dimitri Yazov. Ajromeev no se encontró con Gorbachov. Comenzó a escribirle una carta así como una declaración para la sesión del Soviet Supremo que iba a tener lugar el 26 de agosto.

En la libreta de notas que luego se entregó a su familia había muchas anotaciones referidas a esa declaración. "¿Porqué volví a Moscú desde Sochi? Nadie me lo había ordenado. Estaba seguro de que este plan aventurero fracasaría, y a mi llegada a Moscú confirmé mis prevenciones. Pero a partir de 1990 nuestro país se encamina hacia el desastre. Quiero a Gorbachov, pero más quiero a mi Patria. Que al menos quede una marca en la historia: Hubo una protesta contra la destrucción de tan grandioso estado."

Según Natalia y Tatiana, las hijas del mariscal, su padre no parecía desasosegado el 23 de agosto por la noche. Se encontraron para la cena, para la cual habían comprado un enorme melón, y estaban discutiendo los últimos acontecimientos. El mariscal se dirigió al Kremlin a las 9 de la mañana, prometiendo a sus nietas que por la noche las sacaría a pasear. Desde su despacho en el Kremlin habló con Tatiana para que fuera al encuentro de su madre, que llegaría a las 3 de la tarde. Pero una hora después, Ajromeev había muerto.

Según se desprende de sus notas, ya había estado pensando en el suicidio el 23 de agosto, pero aún no se había decidido. El 24 por la mañana, la radio y la televisión transmitieron una declaración de Gorbachov según la cual renunciaba a su cargo de en el Comité Central y llamaba a la autodisolución del Comité Central del PCUS. Algunos de los amigos del mariscal pensaron que esa fue la gota que colmó el vaso: el método del suicidio era demasiado inusual para un militar.

El mariscal Ajromeev era un buen líder militar, muy respetado en las Fuerzas Armadas y el Partido. Había iniciado su carrera en 1941, durante la Segunda Guerra Mundial, como comandante de un pelotón de infantería de marina, y al fin de la guerra ya dirigía un batallón. En 1979-88, fue, primero, primer jefe suplente y luego jefe del Estado Mayor General, y primer ministro suplente de defensa de la URSS. Supervisó la planifiación de todas las etapas de operaciones militares en Afganistán, incluyendo la retirada.

Ajromeev fue el experto principal en las negociaciones de reducción de armamentos, y Gorbachov reconocía que sin Ajromeev, esas negociaciones hubieran sido menos exitosas. El mariscal estaba muy disgustado por la campaña antimilitar lanzada desde los medios, en 1989 y 1990, sin objeción alguna de Gorbachov. Solía plantear la cuestión en las sesiones del Congreso de Diputados del Pueblo y en el Soviet Supremo de la URSS. En muchas oportunidades, discutó estos asuntos con Ajromeev en su despacho.

La TV no informó sobre el suicidio del mariscal hasta la noche del 25 de agosto, y los periódicos dieron un informe bastante detallado el 26, citando a la Oficina del Fiscal General en el sentido de que había una investigación en marcha. No hubo necrológicas, ni siquiera después del 26 de agosto. Ni el presidente ni su nuevo ministro de defensa expresaron sus públicas condolencias por la muerte de Ajromeev.

Quien expresó la mayor tristeza por la suerte del difunto mariscal fue el almirante norteamericano William J. Crowe, quien presidía la Junta de Comandantes en Jefe del gobierno de Reagan. Crowe había estado con Ajromeev mucho tiempo, negociando diversos asuntos militares, y lo trataba con gran respeto.

El almirante trató de telefonear varias veces a la familia de Ajromeev, pero sin éxito. Finalmente pidió a algunos periodistas norteamericanos de Moscú, que él conocía, que encontraran a la esposa y las hijas del difunto mariscal y les transmitieran sus condolencias. También solicitó que se depositara sobre su tumba una corona en su nombre. El almirante W. Crowe escribió la primera necrológica larga a la memoria del mariscal A.F. Ajromeev, y la hizo publicar en la revista Time. El articulo está acompañado por una foto que presenta al mariscal Ajromeev y al almirante Crowe observando una operación de ataque aéreo durante un ejercicio. En 1991, Ahromeev preparó en forma conjunta con su amigo el diplomático Jorge Korniyenko un librito (“Visto por un mariscal y un diplomático”), que se publicó en 1992, con el nombre del mariscal en la portada, enmarcado por una caja negra.


Imagen

"No soy un traidor, pero tengo miedo"

El cuerpo de Nicolás Kruchina, un miembro y administrador de los asuntos del Comité Central del PCUS muy vinculado con Mijaill Gorbachov, fue descubierto el 26 de agosto de 1991 por la mañana, sobre el asfalto y cerca de la entrada del edificio de Pasaje Plotnikov 13, donde solamente se alojaban los funcionarios de más alto nivel del Comité Central del PCUS y algunos ministros. Su departamento estaba en el quinto piso. Kruchina estaba muerto, y tanto el examen preliminar del cuerpo como el estudio posterior mostraban que se había suicidado.

Su mujer y su hijo menor estaban todavía en sus dormitorios, y todo lo que se les informo a las 6 de la mañana de ese día fue para ellos un choque tremendo. Cuando se habían ido a dormir, el marido y padre seguía en su estudio. Tenía tanto trabajo que durante los últimos días apenas si había dormido. Se encontraron, de inmediato, dos notas escritas antes de morir. Una estaba sobre la mesita ratona de la sala. La otra, más detallada, apareció mientras se examinaba el cuerpo en el hospital. "No soy un traidor, ni un conspirador," había escrito Kruchina, "pero tengo miedo..." Declaraba también su lealtad a Gorbachov. Tenía la conciencia limpia, y pedía que se hiciera saber esto al pueblo.

El suicidio de Kruchina provocó una ola de especulaciones. Había estado a cargo de las cuentas bancarias del PCUS, tanto en el país como en el exterior. A diferencia de los casos de Pugo y Ajromeev, se registraron minuciosamente todas las instalaciones donde Nicolás Kruchina había trabajado.

Su departamento del pasaje Plotnikov fue objeto de un cuidadoso registro, a cargo de un equipo de criminalistas supervisado por tres investigadores jefe de la Oficina del Fiscal General de Rusia, y con la presencia personal del fiscal del distrito Leninsky de Moscú. No se encontraron rastros de presencia de visitantes no autorizados en su departamento. Tampoco había evidencia de destrucción de papeles o de documentación de ningún tipo. Muy por el contrario, quedó en claro que después del 19 de agosto Nicolás Kruchina había llevado mucha documentación que estaba en cajas fuertes en Staraya Ploshchad (sede de la administración central del PCUS, N. Del T.) a su propio departamento. Pero todas las carpetas con documentación estaban en orden, con las inscripciones adecuadas en sus carátulas y con las firmas correctas de los más altos funcionarios. La comisión se incautó de todos esos materiales, y se llevaron todos los registros correspondientes.

La oficina de Nicolás Kruchina en el Comité Central del PCUS no era tan prolija. El 23 de agosto por la noche, un Gorbachov que estaba regresando desde Crimea solicitó de Kruchina que atara los cabos sueltos, en particular los referidos al pago de los sueldos de dos o tres meses del personal del aparato del Partido, y a la entrega de libretas de trabajo a esos trabajadores. Pero Kruchina no pudo cumplir la orden porque el gran edificio de seis pisos de la Administración, en Staraya Ploshchad, estaba cerrado. Después de su suicidio, su oficina y todas las oficinas principales del Comité Central del PCUS fueron precintadas, incluido el famoso Cuarto Número 6 del quinto piso del edificio principal del Comité Central: el despacho del Secretario General del Comité Central del PCUS que había renunciado.

Kruchina tenía vastos activos a su cargo: miles de edificios de oficinas y viviendas, centenares de casas de campo (dachas) suburbanas, docenas de vehículos, y una gran cantidad de estaciones balnearias, hoteles turísticos y hospiales. El Partido controlaba unas 200 editoriales que preparaban libros, periódicos y revistas. Otorgaba una fuerte ayuda financiera a muchos Partidos Comunistas en el exterior, financiando gran cantidad de proyectos diversos. Sus operaciones financieras no se constituían solamente a partir de las cuotas sociales o de los ingresos por venta de publicaciones. Por lo tanto, Kruchina tenía buenos motivos para esperar interrogatorios muy poco agradables, y no sólo en relación al caso del GKChP.

Afortunadamente, hubo pocas víctimas en el golpe del GKChP. Pero fueron simbólicas. Nicolai Kruchina representó al Partido; Sergei Ajromeev a las Fuerzas Armadas, y Boris Pugo, a la KGB y al Ministerio del Interior. Los jóvenes moscovitas que fueron enterrados el 24 de agosto –¡Tres también!- representaron la nueva democracia rusa. Nos ha llegado plena de fallas, defectos y errores, pero no dividió a la sociedad en Rojos y Blancos. En diversas recepciones formales del Kremlin, durante los últimos dos años, hemos podido ver no sólo a Gorbachov y Yeltsin, sino también a gente como V. Varennikov, D. Yazov, y A. Lukyanov. Hoy, todos son más viejos , pero les falta mucho para retirarse de la política. Vasily Starodubtsev y el coronel general Boris Gromov (segundo de Pugov y antes que eso un socio muy cercano de Ajromeev), son gobernadores.
La democracia es una forma de gobierno en la que cada cuatro años se cambia de tirano. Vladimir Lenin

Imagen

Avatar de Usuario
Pepe Visarión Acero
Moderador
Moderador
Mensajes: 2748
Registrado: 11/04/2006 07:59
Ubicación: En un Volga negro

Mensaje por Pepe Visarión Acero »

Sobre el presunto suicidio de Ajromeev hay más luces que sombras. Tengo un reportaje de la tele sobre este suceso y las filmaciones del KGB en el lugar de los hechos presentan al mariscal sentado en el suelo, muerto, con la espalda apoyada en la ventana de su despacho, mientras la soga que "empleó" para su suicidio era del espesor de un cordón de zapatos (prodigiosa resistencia) y curiosamente era elástica, es decir, el cadáver no estaba suspendido por la cuerda, sino que estaba plácidamente sentado en el suelo. Es decir, la presión de la cuerda no era suficiente para garantizarle la muerte por asfixia. Y están las imágenes. La familia del marisacal, por otra parte interesada en defender el honor castrense de su allegado, lógicamente desmiente aún a día de hoy la versión "oficial" de los hechos. Lo mismo sucede con todo estudio de investigación que se ha practicado, si bien no se ha llegado a esclarecer en su totalidad la causa de la muerte del mariscal Ajromeev.
Imagen

Avatar de Usuario
Mayakovski
Rusófilo experto
Rusófilo experto
Mensajes: 2707
Registrado: 01/05/2006 13:55
Contactar:

Mensaje por Mayakovski »

¿Quieres decir que lo asesinaron? ... pero, ¿Quién podía estar interesado en matarlo? A fin de cuentas, el golpe fracasó...
La democracia es una forma de gobierno en la que cada cuatro años se cambia de tirano. Vladimir Lenin

Imagen

Avatar de Usuario
Pepe Visarión Acero
Moderador
Moderador
Mensajes: 2748
Registrado: 11/04/2006 07:59
Ubicación: En un Volga negro

Mensaje por Pepe Visarión Acero »

Por desgracia no está claro, ya hay demasiadas teorías de la conspiración. Su viuda Tamara y sus dos hijas así lo creen. La prensa de investigación dio otra versión que tampoco difiere mucho de la mantenida por la familia. La versión oficial no se la cree nadie.
Imagen

Avatar de Usuario
Mayakovski
Rusófilo experto
Rusófilo experto
Mensajes: 2707
Registrado: 01/05/2006 13:55
Contactar:

Mensaje por Mayakovski »

Siempre me he preguntado qué fue de los máximos dirigentes de la URSS una vez que ésta se disolvió. Gorbachov está claro que no sacó partido de su posición en el poder y ahora, si no me equivoco, tiene una fundación y alguna que otra participación en prensa del país. Pero de los otros miembros de la Nomenklatura no he leído nunca nada acerca de si luego se aprovecharon de sus contactos para pasarse a la empresa privada o si decidieron retirarse discretamente. Por eso me llamó la atención este artículo de Medveyev, almenos hubo unos cuantos que decidieron morir dignamente con el régimen. Cuando Gorbachov llegó a la secretaría general tras la muerte de Chernenko debía tener competidores de su mismo rango burocrático y, sin embargo, nada he leído sobre ellos (también es cierto que en aquella época no busqué demasiado, estaba perplejo por la situación). De los oligarcas, ninguno fue miembro del Politburó ni estuvo en lo más alto de la cúpula (vaya, eso creo). Ha de ser duro pasar de dirigir un imperio a pasear por la calle sin que nadie los reconozca, o jugar al dominó en un bar que hace esquina con el Kremlin (teniendo que pagar un tíquet de turista para visitar el lugar desde donde una vez dirigieron el mundo)...
La democracia es una forma de gobierno en la que cada cuatro años se cambia de tirano. Vladimir Lenin

Imagen

Avatar de Usuario
Pepe Visarión Acero
Moderador
Moderador
Mensajes: 2748
Registrado: 11/04/2006 07:59
Ubicación: En un Volga negro

Mensaje por Pepe Visarión Acero »

Concretamente, a excepción de Pugo que también decidió terminar con su vida, el resto de los miembros del GKChP siguen vivos y coleando, sin cumplir condena, y concediendo entrevistas a diestro y siniestro. Los años ponen la historia en su sitio, y esta gente ya no se corta un pelo. En concreto Dmitri Yazov acaba de presentar un libro sobre sus años al frente del Ministerio de Defensa de la URSS. Han buscado su filón en los documentales de la tele. Resulta hasta "simpático" encontrarte a Yanayev en el salón de su casa explicando cómo hizo el golpe de agosto, o el "tenebroso" Kryuchkov defendiendo su posición durante esos acontecimientos. Es una buena idea la que has tenido, voy a mirarme qué hace ahora mismo cada miembro del último Politburó.
Imagen

cuzmich
Rusófilo avanzado
Rusófilo avanzado
Mensajes: 614
Registrado: 03/12/2006 23:18
Ubicación: Talavera de la Reina (Toledo)
Contactar:

Mensaje por cuzmich »

[quote=" De los oligarcas, ninguno fue miembro del Politburó ni estuvo en lo más alto de la cúpula (vaya, eso creo). ...[/quote]

- ¿Y señor Potanin que, segun dicen los periodistas, controla 47% de la industria de Rusia contemporanea? Era el Presidente de la Union de los Jovenes Comunistas (Komsomol) y luego parece que encabezaba Vneshtorg (el comercio con extranjero).
Mirandonos en el espejo de otros pueblos conocemos mejor a nosotros mismos

Avatar de Usuario
Mayakovski
Rusófilo experto
Rusófilo experto
Mensajes: 2707
Registrado: 01/05/2006 13:55
Contactar:

Mensaje por Mayakovski »

Pues sí que puede ser intereante averiguar "¿qué fue de...?" en el caso de cada miembro destacado de la nomenklatura. Me iré creando un documento a partir de los datos que aportéis. Gracias por el dato, cuzmich. Veremos si realmente había muchos miembros idealistas entre los burócratas o se convirtió en un foco de intereses particulares, incluso antes del final de la Unión Soviética. Yo también buscaré por internet...
La democracia es una forma de gobierno en la que cada cuatro años se cambia de tirano. Vladimir Lenin

Imagen

cuzmich
Rusófilo avanzado
Rusófilo avanzado
Mensajes: 614
Registrado: 03/12/2006 23:18
Ubicación: Talavera de la Reina (Toledo)
Contactar:

Mensaje por cuzmich »

[quote="lazareto"]Concretamente, a excepción de Pugo que también decidió terminar con su vida, el resto de los miembros del GKChP siguen vivos y coleando, sin cumplir condena, y concediendo entrevistas a diestro y siniestro.

- En aquella epoca y en todos los niveles habian como "filigreses" tanto los "practicantes". Y lo mas duro del cambio que hubo fue la idea de que la gente que habia sufrido tanto durante todo el periodo del poder sovietico lo hacia en vano. En un momento determinadp a la gente que sacrifico toda su vida en nombre de la idea comunista les han dicho -"Habeis sacrificado su vida y habeis sufrido en vano". Es la tragedia de la generacion de jubilados en todo el espacio de antigua Union Sovietica. ¿Hay alguno que podria asumir que su vida ha pasado en vano? Creo que entre los verdaderos filigreses habian suicidios por estas razones. Claro que entre sinverguenzas "practicantes" no los hubo... ¿Tal vez Ajromeev era uno de los "filigreses", una persona con ideales y demasiado honrado para sobrevivir toda esa crisis?
Mirandonos en el espejo de otros pueblos conocemos mejor a nosotros mismos

Avatar de Usuario
Pepe Visarión Acero
Moderador
Moderador
Mensajes: 2748
Registrado: 11/04/2006 07:59
Ubicación: En un Volga negro

Mensaje por Pepe Visarión Acero »

Tienes toda la razón cuzmich, ese sentimiento que mencionas es demasiado poderoso. Aquí en occidente no somos capaces ni siquiera de percibir cómo era la mente de un comunista convencido. Tenemos cosas para comparar esas ideas con otras diferentes, más apertura informativa. En cambio en la URSS, una persona que hubiera nacido en los años 20 ó 30 creció en una escuela soviética con el retrato de Lenin y Stalin, la única verdad era la del KPSS, no había (aparentemente) divergencias en el pensamiento. TODO el universo de la persona giraba en torno al bolchevismo, era la única verdad, no la mejor, sino la única, no se podía establecer comparación con otras. Y cuando TODO se derrumba, los verdaderos comunistas es cierto que sufrieron una crisis existencial profundísima, quedaban psicológicamente a la deriva. Y era esta generación nacida en los años 20 y 30, es decir, la que se jugó el tipo en la Gran Guerra Patriótica, la que arriesgó su vida por un ideal sagrado, por una tierra y una familia. Y es comprensible que estas personas al final de los 80, con 60 años tuvieran una tremenda resistencia al cambio, ideológica (vital me atrevería a decir) y la propia de la edad. Y como siempre por desgracia, compañeros suyos de Comité Central, quizás sentados a su lado, fueron los que traicionaron la Idea y se subieron al barco del capitalismo.
Imagen

Avatar de Usuario
Mayakovski
Rusófilo experto
Rusófilo experto
Mensajes: 2707
Registrado: 01/05/2006 13:55
Contactar:

Mensaje por Mayakovski »

lazareto escribió:Y cuando TODO se derrumba, los verdaderos comunistas es cierto que sufrieron una crisis existencial profundísima, quedaban psicológicamente a la deriva
Y me imagino que cuando colocaron el primer anuncio de Coca-Cola y abrieron el primer McDonalds (en la plaza Pushkin, ¿verdad?) debió ser un mazazo peor que la invasión nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Por lo menos en aquella ocasión pudieron unir a todo su pueblo y combatir al invasor con las armas. Pero la invasión de símbolos capitalistas para regocijo de muchos ciudadanos debió ser una bofetada que no podemos ni imaginarnos. Recuerdo la frase de García Márquez: "21 millones de kilómetros cuadrados sin un solo anuncio publicitario!". Y, de repente, todo se acabó. Yo no me creo del todo, lazareto, que hubiese ese aislamiento mental respecto al resto del mundo. En los primeros tiempos sí, pero a partir de los años setenta me cuesta creerlo. Me consta que circulaban clandestinamente obras prohibidas, como el "Archipiélago Gulag" de Alexander Solzhenitsyn, y las pocas personas que podían salir del país debían explicar muchas fantasías cuando volvían a la URSS. Ya se sabe que cuando no tenemos acceso a algo, tendemos a magnificarlo. La hostia debió ser considerable, pero no pudo pillarles tan desprevenidos. Estoy de acuerdo que para los mayores de 60 años debió ser una humillación inconcebible...
La democracia es una forma de gobierno en la que cada cuatro años se cambia de tirano. Vladimir Lenin

Imagen

Avatar de Usuario
Pepe Visarión Acero
Moderador
Moderador
Mensajes: 2748
Registrado: 11/04/2006 07:59
Ubicación: En un Volga negro

Mensaje por Pepe Visarión Acero »

Efectivamente, el aislamiento no era total, circulaban los samizdat como comentas juli, cada año a partir de los años 70 un millón de nomenklaturistas viajaban a otros países, fueran del Pacto de Varsovia u occidentales, en ls televisión de finales de los años 70 daban un programa semanal en el que todas las familias se reunían junto a la tele, creo recordar que se llamaba "Mirovaya Panorama" donde se narraba ya sin tapujos las bondades de occidente y su alto nivel de desarrollo. Estaba Radio Svoboda, a la que trataban de poner coto con contramedidas electrónicas. Programas de rock occidental semanales (se volvían locos con los Zeppelin), mercado enorme de vinilos de Deep Purple, megaconciertos en estadios de Bonnie-M o Abba Pero a cada influjo exterior, el Sistema le daba una explicación con su particular dialéctica: no es lo que parece, en USA matan a los negros, ellos son nuestros agresores, amenazan a la paz mundial. Y ahí comienza el nivel de ideologización de cada uno, los más mayores lógicamente eran menos receptivos a estas "modas" y más desconfiados de la propaganda occidental. había "influjos" pero una sola verdad, sin ningún tipo de relativismo a nivel estatal.
Imagen

Avatar de Usuario
PETERHOFF
Rusófilo iniciado
Rusófilo iniciado
Mensajes: 272
Registrado: 02/08/2006 20:08

Mensaje por PETERHOFF »

La caída del régimen comunista no debió pillar a muchos por sorpresa, recordar que primero fueron los miembros del Pacto de Varsovia, los que fueron cambiando el sistema político.
En el año 1989, la planificación económica entró en una espiral de hundimiento brutal. Las cadenas de producción fallaban por casi todos los motivos, falta o llegada a destiempo de las materias primas, errores como que la ropa que se vendía era casi toda del mismo color y la escasez, la vida diaria cada vez era más difícil y conseguir los alimentos suponía un esfuerzo grandioso de búsqueda en las ciudades.
Todo esto, el ciudadano de a pie lo veía y sabía lo que pasaba, por que la mayoría podía comprobar en sus trabajos que el sistema se estaba paralizando. Durante estos años se hizo famosa la frase de que “nosotros hacemos como que trabajamos y ellos como que nos pagan”, ya que el sistema funcionaba por inercia hasta que se hundió.
Yo creo que la sorpresa fue pasar de un régimen comunista a una economía de mercado salvajemente capitalista. De que el estado proveyera educación, sanidad, trabajo a tener que sacarte las castañas del fuego, cuando la mayoría de ellos estaban educados para decir a todo que si y ser fieles a unos ideales y a un partido. Esto si que fue terrible para la población, ya aparecieron los oligarcas que decidieron cambiarles el pequeño trozo de tarta que les tocaba en la nueva economía de mercado por unos espejitos y unas estampitas ....

Avatar de Usuario
Mayakovski
Rusófilo experto
Rusófilo experto
Mensajes: 2707
Registrado: 01/05/2006 13:55
Contactar:

Re: Tres suicidios (un artículo de Roy Medveyev, historiador

Mensaje por Mayakovski »

Recupero este hilo como homenaje en el vigésimo aniversario de los suicidios de Boris Pugo, Sergey Akhromeyev y Nicolay Kruchina. Equivocados o no, fueron personas que decidieron morir a la vez que moría su Estado y su ideología. Mejor que no hayan visto lo que vino después... :(

Boris Karlovich Pugo en la rueda de prensa celebrada el día del golpe de agosto 1991:

Imagen


Tumba de Boris Pugo y de su mujer Valentina, que se quitó la vida junto a él ese mismo día:

Imagen


El Marsical Sergey Fyodorovich Akhromeyev:

Imagen


Akhroneyev saludando al Almirante Crowe, amigo y admirador suyo pese a las diferencias ideológicas entre la URSS y los USA de Reagan:

Imagen


Nikolay Yefimovich Kruchina, miembro del PCUS cercano a Gorbachov:

Imagen
La democracia es una forma de gobierno en la que cada cuatro años se cambia de tirano. Vladimir Lenin

Imagen

Yuri Gagarin
Rusófilo amateur
Rusófilo amateur
Mensajes: 87
Registrado: 08/11/2015 16:15

Re: Tres suicidios (un artículo de Roy Medveyev, historiador

Mensaje por Yuri Gagarin »

Se cumplen en estos días 26 años del golpe de estado en la Unión Soviética. Para algunos héroes, para otros traidores golpistas.

Sin duda alguna, lo único seguro es que fue un acontecimiento que aceleró y precipitó la caída de la Unión Soviética.

Saludos.

Responder