Buscar temas sin respuesta | Ver temas activos Fecha actual 22 Jun 2018 06:24

Lee bien las reglas del foro y busca antes de preguntar para no repetir cuestiones ya tratadas. No se permiten mensajes de contactos personales, sobre scammers o relaciones virtuales, ni mensajes publicitarios o comerciales que no hayan sido previamente autorizados por un administrador



Responder al tema  [ 33 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3
Autor Mensaje
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Abr 2006 15:07
Mensajes: 5284
Ubicación: Провидения
Adjunto:
IMG_20150411_103600.JPG


El Instituto Cervantes de Moscú inauguró el pasado miércoles 8 de abril la exposición "Los niños de la guerra cuentan su vida, cuentan tu historia".

:arrow: http://mundo.sputniknews.com/espana/201 ... 01701.html

Adjunto:
1036202589.jpg


Adjunto:
1036202429.jpg


No tienes los permisos requeridos para ver los archivos adjuntos a este mensaje.

_________________
    España y Rusia, separadas por la distancia y unidas por el corazón.©
    Vladiвосток

    Imagen


11 Abr 2015 09:37
Perfil
Rusófilo especialista
Rusófilo especialista
Avatar de Usuario

Registrado: 15 Jun 2007 15:59
Mensajes: 1419
Ubicación: Логроньо
Una historia diferente, la de un "niño de la guerra" que alcanzó el éxito profesional en el deporte ruso.

Citar:
De niño de la guerra a catedrático de fútbol en la URSS

16.03.2016 / MARCA


Imagen
Arriba a la derecha: la página de MARCA con su 'fichaje' por el Athletic; Abajo: su ficha con el Spartak


Dimitri Mychkov tiene ahora 36 años. Es un futbolista ruso que salió de los suburbios de Moscú y que en 1998, después de destacar en una famosa academia de fútbol, estuvo cuatro días a pruebas en el Real Madrid. Vio pasar a su lado a Guti, Morientes, Seedorf, Raúl... Una llamada desde Moscú a un despacho del Bernabéu bastó para que a sus 18 años aquel chico moscovita se subiera a un avión con destino a Madrid. El contacto lo hizo Ruperto Sagasti, uno de los niños de la guerra que en 1937 se subió en Santurce al buque Habana el 13 de junio. Eran 4.201. Unos 3.000 se quedarían en Francia y el resto, entre ellos Ruperto, tenía como destino Leningrado.

A sus 13 años ya le había dado tiempo a demostrar que poseía un talento especial con un balón en los pies. Había nacido en Cabredo (Navarra), un pueblecito cerca de Estella que tenía entonces uno 400 habitantes y hoy apenas 100. De su localidad natal no tuvo nunca recuerdos Ruperto. Sus padres se marcharon a Bilbao al poco de nacer él (27-11-1923).

En aquel barco que le dejaría en la ciudad de Lenin, viajó junto a Clara Agirregabiria (la mujer que en 1963 daría a luz al jugador de baloncesto José Biriukov) y Begoña Orive Abad. Esta última fue la madre de Valery Jarmalov, leyenda del hockey hielo ruso, doble oro olímpico (1972-1976), plata en 1980, ocho veces campeón del mundo, once Ligas con el CSKA y miembro desde 2005 del Hall of Fame de Toronto. En 1981 perdió la vida en un accidente de tráfico junto a Irina, su mujer. Su madre murió, cuentan que de pena, días después.

Volviendo a Ruperto, cuando el barco llegó a Leningrado fue de los que tuvo la suerte de ir al sur, a Odessa, donde el clima era más suave. Sin embargo, las bombas alemanas que dejó atrás en Euskadi volvieron a aparecer en su vida y se vio escapando de nuevo, esta vez siguiendo el cauce del Volga con destino a Bakú y Tiflis.

Con el fútbol siempre en la cabeza, comenzó a jugar en el equipo de españoles que se formó en Odesa. Pronto vieron los técnicos que era un delantero con unas dotes especiales. Antes de acabar la guerra, en 1944, su nombre ya estaba en la plantilla del Krylia Sovetov. Allí coincidió con una leyenda del fútbol de la URSS, Nikyta Simonian (hoy, a sus 89 años, primer vicepresidente de la Federación Rusa). Los dos unieron sus caminos a partir de 1949 en el club más popular de Moscú, el Spartak, el equipo del pueblo.

Con la camiseta de los 'espartanos' se proclamó campeón de la Copa de la Unión Soviética al derrotar el 6 de noviembre de 1950 al gran enemigo, el Dinamo de Moscú, por un rotundo 3-0 (goles de Timakov, Terentyev y Dementyev). Sin embargo, su carrera se iba a cortar de raíz a causa de una importante lesión de rodilla cuando tenía sólo 28 años. Intentó jugar el Letonia, en el Daugava Riga, pero fue imposible. A pesar de ello, su pasión por el fútbol era bien conocida por las autoridades soviéticas. El Estado le pagó los cinco años de estudios en el Instituto de la Cultura Física.

En las aulas pronto destacó. Su primer contacto como técnico no fue en la URSS y sí en Argelia. Los responsables del fútbol soviético quisieron que la formación del que ya se conocía como Ruperto Rupertovich Sagasti continuara en Batna, una ciudad al noreste de Argelia a unos 400 kilómetros de la capital. Allí adquirió un profundo conocimiento del fútbol africano, al que añadió con el tiempo una singular pasión por lo que sucedía en Sudamérica.

Su capacidad de comunicar hizo que alcanzara la cátedra de fútbol del Instituto de la Cultura Física de Moscú. Por su aula pasaron los mejores entrenadores de la URSS y su método fue básico para el salto que dio el fútbol soviético a mediados de los años 70. El gran exponente fue el Dinamo de Kiev, que dio a la URSS su primer título europeo a nivel de clubes con la Recopa de 1975. El equipo ucraniano desarrolló un archivo de informes de los rivales de cualquier país desconocido hasta entonces en la URSS y que tenía su base en las clases de Sagasti.

Alejado de España, con la que su contacto se limitaba al círculo de los españoles emigrados a raíz de la Guerra Civil, cuando la democracia estaba a punto de regresar nuestro país se abrió una puerta para volver. Sucedió en julio de 1975. El nombre de Ruperto Sagasti se había hecho popular en el fútbol español porque en cada cruce de un equipo español con uno soviético (entre ellos el del Athletic con el Torpedo de Moscú en octubre de 1973) estaba presente como interprete, enlace, ayuda... Durante varios días su nombre apareció de manera constante en la prensa vinculado al Athletic que presidía José Antonio Eguidazu. El proyecto era que se hiciera cargo de Lezama, pero la burocracia y las malas relaciones entre Madrid y Moscú tumbaron el fichaje. En octubre, un representante del Athletic, José Ignacio Zarza, se reunión con Sagasti en París al no obtener este el visado para entrar en España. Un año después, en abril de 1976, pudo regresar al fin a España para visitar a su familia. El 7 de mayo de 1980, el Athletic anunciaba que resueltas las trabas burocráticas, la incorporación de Ruperto Sagasti al club era inminente. Sin embargo, el sello final de Moscú nunca se estampó.

Sagasti fue tejiendo poco a poco una red de contactos con el fútbol español y él fue quien fue abriendo puertas para que nuestros clubes comenzaran a pensar en un mercado que se iba 'descongelando' muy poco a poco. Así en 1988, Sagasti (65 años) viajó a Sevilla para ser intérprete y lo que hiciera falta de Rinat Dassaev. El 22 de septiembre, después de unas complicadísimas negociaciones, el equipo del Pizjuán cerró con el Spartak, a través de la empresa estatal Sovientsport, la llegada del heredero de Yashin a cambio de algo menos de un millón de euros (162,5 millones de pesetas) y un contrato de tres años.

El 21 de noviembre, casi dos meses después del acuerdo, Dassaev, 'Rafaé' desde entonces para el Pizjuán, llegó a Sevilla. El día 30 debutó el primer soviético en la Liga. Fue un 1-1 ante el Real Madrid en el Pizjuán y Paco Llorente fue el primero en batir al que para muchos era el mejor portero del mundo. El 13 de diciembre, Ruperto Sagasti se subió a un avión que le devolvía a Moscú. "Esta gente de Sevilla parece que se come las letras, entiendo mejor el castellano de mi hija que nació en Moscú", dijo antes de marcharse.

En enero de 1990 fue él quien puso a Osasuna tras la pista de tres jugadores soviéticos. A uno de ellos, el kazajo Edouard Son, lo vieron en directo técnicos rojillos en un amistoso jugado el 16 de enero de 1990 en el Bernabéu entre el Madrid y el Dnirpo. Son abrió el triunfo ucraniano (1-2), pero nunca llegó a Pamplona.

Casado con una moscovita, Lidia, Ruperto Sagasti regresó varias veces a Euskadi para pasar las vacaciones con sus hermanas. El 25 de noviembre de 2008 murió en Moscú, donde está enterrado. No se encuentra rastro alguno en la prensa española de su adiós. Tenía 85 años, de ellos vivió 71 como ciudadano soviético.



16 Mar 2016 21:56
Perfil
Rusófilo curioso
Rusófilo curioso

Registrado: 18 Abr 2016 11:45
Mensajes: 2
Aquí en España, intentamos que nuestros jóvenes no olviden lo que ocurrió en la guerra civil. Uno de los episodios más trites fue el exilio de los niños hacia otros paises. Rusia los trató siempre de forma deferente y anteponiéndolos a sus propios intereses durante la II Guerra Mundial. Irene Santaella ha hecho un pequeño vídeo fotográfico en recuerdo a estos niñs que nunca volvieron. Gracias.


https://youtu.be/QuNxePnYD2A


18 Abr 2016 12:08
Perfil
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 33 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puedes abrir nuevos temas en este Foro
No puedes responder a temas en este Foro
No puedes editar tus mensajes en este Foro
No puedes borrar tus mensajes en este Foro
No puedes enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Group
Designed by ST Software for PTF | Protected by Anti-Spam ACP
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com

Creative Commons License