Buscar temas sin respuesta | Ver temas activos Fecha actual 24 Oct 2018 03:43

Lee bien las reglas del foro y busca antes de preguntar para no repetir cuestiones ya tratadas. No se permiten mensajes de contactos personales, sobre scammers o relaciones virtuales, ni mensajes publicitarios o comerciales que no hayan sido previamente autorizados por un administrador



Responder al tema  [ 34 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3  Siguiente
Autor Mensaje
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Abr 2006 15:07
Mensajes: 5285
Ubicación: Провидения
Citar:
Trotsky, el socialismo y la democracia

www.jornada.unam.mx
Opinión
16 Agosto 2009
Guillermo Almeyra



El 20 de agosto se cumplirán 69 años del asesinato en México de León Trotsky, presidente del soviet de San Petersburgo en 1905 y 1917 y, después, líder de la lucha por la regeneración del partido de Lenin y del Estado nacido de la revolución en la que opuso intransigentemente el combate por la democracia interna y la plena y libre discusión de ideas al totalitarismo burocrático de Stalin, nacido de la fusión entre el partido único monolítico y el Estado, ambos en manos de la burocracia seudosocialista.

Los soviets –o consejos– obreros y campesinos (al igual que los consejos de soldados, que eran campesinos en uniforme) fueron –tanto en Rusia, en sus dos revoluciones, como después de la Primera Guerra Mundial en Alemania, Austria-Hungría o incluso Italia en 1920– una creación directa del sector más decidido, culto y organizado de los trabajadores, no de los partidos. En 1905, en efecto, los bolcheviques, el partido de Lenin, se habían opuesto a los consejos a los que veían como competidores de las organizaciones obreras y campesinas del partido y de los que desconfiaban, creyendo que podrían ser maniobrados por los mencheviques, los anarquistas, los socialrevolucionarios, ya que en los consejos militaban todas las organizaciones socialistas, además de gran cantidad de personas sin partido.

Porque los consejos eran el organismo político de coordinación y discusión pluralista de todas las ideas que circulaban entre los trabajadores. Trotsky, de este modo, presidió en 1905 la organización de la expresión directa de todas las tendencias existentes en el campo de la revolución y, en 1917, volvió a dirigir los soviets o consejos pluralistas y democráticos, en los que los bolcheviques tuvieron que ganar la mayoría y enfrentar sus ideas y propuestas con las otras tendencias obreras, antes mayoritarias. Dicho sea de paso, el gobierno soviético presidido por Lenin no fue el de un partido único ni mucho menos monolítico. En el partido bolchevique había, en efecto, libertad de tendencias y una intensa discusión entre las diversas corrientes en la que Lenin muchas veces quedó en minoría, y en el gobierno, además de los bolcheviques –en cuyo partido confluyeron muchísimos anarquistas– estaban los mencheviques internacionalistas y los socialistas revolucionarios de izquierda.

La concepción de Trotsky fue siempre la de Marx: la liberación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos, no de una minoría, una vanguardia autodesignada. El partido es sólo un instrumento, en el mejor de los casos un maestro y un organizador, nunca el remplazante de quienes declara servir. Y la base de la construcción del socialismo es la autogestión, como la expresada en los consejos que cumplen el papel del Estado sin estar integrados en éste porque legislan, controlan, deciden sobre los recursos, todo sobre la base de las asambleas y de la libre discusión entre las diferentes tendencias, organizadas partidariamente o no.

Ya a comienzos del siglo pasado, cuando acompañado por Rosa Luxemburgo discutía contra la idea del partido ultracentralizado, de "vanguardia", defendida en 1903 por Lenin, Trotsky había advertido sobre el peligro de que ese tipo de organización anulase la vida interna y favoreciese la dictadura de unos pocos y hasta la de un "jefe" en el partido. Sólo en 1923, fracasado su intento de regenerar un partido ya muerto y un sistema "soviético" en el cual habían desaparecido ya los soviets (consejos) de los años de la revolución y el nombre sólo servía para cubrir los concejos municipales de un partido sin vida interna alguna, Trotsky reivindica la concepción del partido de Lenin. Lo hace porque Stalin y sus secuaces lo acusan de advenedizo, de antileninista y antibolchevique, y la dictadura del aparato inventa un marxismo-leninismo que nada tenía que ver con Marx o con Lenin y que, además, convertía en dogma, en ortodoxia, lo que era un método de análisis revolucionario de la sociedad.

Contra esa invención del "trotskismo" por la burocracia en el poder, que lo presentaba en oposición al leninismo, Trotsky asume el nombre de bolchevique leninista, la continuidad política de las posiciones de Lenin y, respecto del partido, lucha contra Stalin en nombre del breve periodo de vida del partido triunfante en octubre bajo la dirección de Lenin. Pero en cuanto a los soviets, sigue luchando por revivirlos y hacerlos independientes del Estado supuestamente "soviético". Y pugna hasta su muerte para que los consejos –órganos de todos los trabajadores de una empresa o región, sindicalizados o no, miembros o no de algún partido obrero– remplacen a los organismos estatales de mediación, como los sindicatos burocratizados, para ayudar a construir así la independencia política y la conciencia de los trabajadores, y para afirmar su autoconfianza y desarrollar sus capacidades de decisión políticas y administrativas.

Frente a quienes piensan que el socialismo caerá a los trabajadores como un nuevo maná, dispensado desde el partido-Estado, Trotsky aboga en cambio por el socialismo de los consejos, de la autogestión. No sin contradicciones, no sin desvíos momentáneos y excesos administrativos, no sin concesiones incluso a la burocracia que él aborrecía y que le odiaba, pero sí como hilo rojo que marca toda su vida política, que se identifica con toda su vida consciente. Por eso la burocracia mandó asesinarlo: porque era inasimilable e incorruptible. Por eso también le rendimos homenaje en un momento en que muchos pretenden construir el socialismo fundamentalmente desde arriba, con el aparato estatal, desde el aparato estatal, con los trabajadores actuando apenas como coro.

_________________
    España y Rusia, separadas por la distancia y unidas por el corazón.©
    Vladiвосток

    Imagen


17 Ago 2009 19:02
Perfil
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Abr 2006 15:07
Mensajes: 5285
Ubicación: Провидения
El Centro de Estudios, Investigaciones y Publicaciones (CEIP) "León Trotsky", en Buenos Aires, en colaboración con el Partido de los Trabajadores Socialistas, de Argentina, han realizado una serie de documentales en vídeo bajo el nombre "Trotsky en nuestro tiempo".

Los vídeos los he colocado en el orden que he creido más oportuno.

    Presentación y entrevistas al politólogo Atilio Borón y al escritor Martín Kohan:



    Entrevista al Historiador y biógrafo de Trotsky, Gabriel García Higueras. Al final se presenta el libro Trotsky, revolucionario sin fronteras de Jean-Jacques Marie, editado recientemente por la Editorial Fondo de Cultura Económica.



    Primer vídeo sobre la vida de Trotsky:



    Segundo vídeo sobre la vida de Trotsky:



    En el siguiente vídeo, entrevistas a Nestor Cohan, docente e investigador, a Susana Fiorito, historiadora, y a Victoria Boch, encargada de la biblioteca del CEIP "León Trotsky"




    Finalmente, entrevista a Esteban Volkov, nieto de Trotsky, realizada en la Casa-Museo de León Trotsky, en México:




_________________
    España y Rusia, separadas por la distancia y unidas por el corazón.©
    Vladiвосток

    Imagen


06 Sep 2009 18:37
Perfil
Rusófilo especialista
Rusófilo especialista
Avatar de Usuario

Registrado: 15 Jun 2007 15:59
Mensajes: 1419
Ubicación: Логроньо
Vladibostok escribió:
El Centro de Estudios, Investigaciones y Publicaciones (CEIP) "León Trotsky", en Buenos Aires, en colaboración con el Partido de los Trabajadores Socialistas, de Argentina, han realizado una serie de documentales en vídeo bajo el nombre "Trotsky en nuestro tiempo".

Gracias por los vídeos, Vladibostok y por hablarnos del CEIP. Hace poco he visitado su web y he quedado encantado por toda la información que contiene.

Sobre el CEIP:
Citar:
El marxismo, siendo una de las corrientes de pensamiento más influyentes de la historia contemporánea, tuvo en Trotsky uno de su más destacados teóricos. Su vasta obra se ha extendido no sólo a la teoría política sino que también se vislumbra en destacados trabajos sobre el arte y la cultura. Hace sólo 20 años se abrió al público la "sección cerrada" de los archivos de Trotsky que se encuentran en Harvard. A su vez, nuevos materiales altamente valiosos para la investigación histórica están saliendo a la luz con la apertura de archivos que se encontraban bajo la celosa guarda de la ex KGB. Sobre todo en Europa, centros de investigación sobre el trotskismo vienen desde hace varias décadas concentrando esfuerzos en la tarea de restitución histórica de su obra y la historia de su corriente. En Latinoamérica gran parte de ésta es desconocida y en general es difícil el acceso a la obra escrita de los grandes revolucionarios. Es entonces que frente a la ausencia de una iniciativa de este tipo en nuestro continente, surge el Centro de Estudios, Investigaciones y Publicaciones "León Trotsky" en mayo de 1998 dedicando su labor a la investigación y difusión de la obra del gran revolucionario ruso y sus seguidores. En estos años nos hemos concentrado en difundir aspectos de la obra de León Trotsky, compilaciones temáticas de trabajos pocos conocidos o inéditos en lengua española junto a trabajos de otros dirigentes de su corriente.
Contamos para esta tarea fundamentalmente con el importante apoyo de los centros de investigación sobre el trotskismo en Europa y cuyos valiosos trabajos fueron fundamentales para ella. Realizamos distintas investigaciones que publicamos en la revista Cuadernos y boletines electrónicos. Y hemos digitalizado gran cantidad de materiales para su libre acceso.
El CEIP "Leòn Trotsky" posee una biblioteca de libros marxistas que reúne unos 3000 títulos y una hemeroteca que reúne más de 20 años de investigación por parte de prestigiosos historiadores trotskistas y las revistas teóricas de los principales corrientes que se reivindican del mismo legado, abiertas al público.

Desde su página web se puede acceder a la lectura de la mayoría de las obras de Trotsky (pinchad por ejemplo en “Clásicos de Leon Trotsky” o en “Escritos de Trotsky 1929-1940”).

Como muestra y para que probéis cómo funciona, me ha resultado bastante interesante la lectura de este fragmento perteneciente a los “Escritos” titulado “La economía soviética en peligro”. Fechado el 22 de octubre de 1932, en este texto se desgranan las esperanzas y temores de la sociedad soviética al reflexionar sobre la evolución de su sistema económico:

Citar:
Los éxitos de los dos primeros años del plan quinquenal demostraron a la burguesía de todo el mundo que la revolución proletaria era un asunto mucho más serio de lo que parecía al principio. Al mismo tiempo aumentó el interés en el “experimento” soviético. Grupos destacados de eminentes publicaciones burguesas comenzaron a editar informes económicos relativamente objetivos.
Mientras tanto, la prensa comunista internacional superó las previsiones más optimistas de la prensa soviética, exagerándolas burdamente, se supone que con un interés propagandístico, y convirtiéndolas en una leyenda económica.

[…]

El Segundo Plan Quinquenal se elaboró a escala “gigantesca”. (*)

(*) Nota de L.T: En los círculos soviéticos crece rápidamente la hostilidad, o más bien el odio, hacia el “gigantismo”, reacción natural e inevitable contra el aventurerismo del último período. No obstante, no hace falta explicar hasta qué punto esta reacción, que tanto halaga la tacañería del espíritu pequenoburgués, puede, en el futuro, volverse peligrosa para la construcción socialista.

Aquí os dejo el texto completo de “La economía soviética en peligro”:

La economía soviética en peligro

Y aquí el enlace para acceder a gran parte de la obra de Trotsky en la web del CEIP:

C.E.I.P. León Trotsky


02 Nov 2009 20:41
Perfil
Rusófilo iniciado
Rusófilo iniciado
Avatar de Usuario

Registrado: 04 Feb 2009 23:46
Mensajes: 176
Ubicación: Barcelona
En la filmoteca de Catalunya en Barcelona (Entrada aproximadamente 2€) dan mañana "El Asesinato de Trotsky" en VOSC para quién le interese. Yo quizá voy!

Saludos!

_________________
nosotros nos vengamos por Alexis en las barricadas


02 Nov 2009 20:46
Perfil
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Abr 2006 15:07
Mensajes: 5285
Ubicación: Провидения
Citar:
Lenin por Trotsky, dos en un “fuera de serie”

www.pagina12.com.ar
20-3-2010

Noé Jitrik

Imagen

No es condición necesaria ser seguidor político de Trotsky, literal o disidente, para admirar lo que podríamos considerar su “personalidad”, los múltiples registros que describen su paso por las principales transformaciones que alteraron el rostro del siglo XX. En cierto sentido, en tanto tipo, y vaya si lo es, tan siglo XX –y quizás eso sea lo que ha hecho que no haya desaparecido de la memoria política y cultural en más de siete décadas–, tiene por un lado algo de héroe individual, en ese sentido un heredero del Romanticismo, con un fuerte ingrediente reflexivo y melancólico y, por otro, es un raro ejemplar de filósofo de la acción, un poco siglo XVIII. Ambas direcciones, lo individual y la razón instrumental, llegaron, una a finales del siglo XVIII y la otra a mediados del XV, y se quedaron para siempre, a veces antagonizándose, otras encontrando zonas de intersección o de acuerdo, psicoanálisis y marxismo por ejemplo. Pero lo esencial es que es difícil sacárselas de encima o ignorarlas, podemos encontrar su impronta en los mayores actores de la historia, hasta nuestros días inclusive. Trotsky da muy bien cuenta de ello.

Y, tal vez por la conjugación de ambos aspectos, ha sido “seguible” durante generaciones, sin importar si lograba o no imponer sus ideas estrictamente políticas, revolucionarias o críticas; más bien, si en ese sentido sus comienzos fueron deslumbrantes, y aun cuando siempre conservó una visionaria lucidez, a partir de cierto momento el éxito lo abandona, del mismo modo en que lo abandonan quienes debían haber seguido siendo sus soportes; pero la fuerza no lo abandona. Además, y para completar la descripción, fue alguien para quien la palabra escrita era al mismo tiempo un arma y un objeto de perfección, no sólo eficaz en sus objetivos sino contundente en la posesión de sus medios; en otras palabras lo que podía significar íntimamente la literatura, en sí misma y para el comunismo –así lo proclamó en artículos escritos en 1924 en los que atacaba a la sedicente “literatura proletaria”, más política que literaria–; ese arrojo teórico era tan poco habitual como escasamente comprendido, aun por aquellos que se fascinaron con su lección de vida y de posibilidades revolucionarias y que incluso fueron inmolados en la hoguera estaliniana por seguirlo o porque se les imputaba seguirlo.

Y, más allá de esta radical diferencia respecto no sólo de sus contemporáneos y cofrades sino también de quienes se presumen sus herederos, habría que ser muy ciego para considerar que, por ejemplo, su autobiografía (Mi vida), o los capítulos que trazan la biografía de Lenin que ha llegado a mis manos (Lenin, Buenos Aires, Ediciones IPS, 2009) son solamente documentos emitidos por un principal protagonista de lo que refiere, primera figura en el escenario de un mundo entre dramático, trágico e iluminado; por el contrario, además, alcanzan los puntos propios de la gran literatura y, en consecuencia, pueden ser leídos en esa dimensión, de la misma manera que en el siglo XX se puede leer el libro de Primo Levi, el diario de Gombrowicz o las memorias de Vasconcelos y en el XIX la autobiografía de Sarmiento, por mencionar textos cuyo autor es sujeto de lo que llega a parecer ficción gracias a su riqueza verbal e interpretativa a partir de la fidelidad a la experiencia personal, la observación sobre sí mismo o la reivindicación personal.

Era, en suma, un escritor que no se desprendió –así, en cambio, intentó hacerlo y hasta cierto punto avanzó en esa dirección la llamada “revolución cultural china”— de la herencia de la gran literatura, sobre todo de la novela burguesa del siglo XIX, de la que rescató no la defensa explícita de valores, que así podría verse y así lo vio en la obra de Tolstoi, sino el sistema narrativo, como concepción estructural, un modo de imaginar que va de Stendhal a Thomas Mann y que en ese camino encuentra a Dostoievski, Dickens y sobre todo Zola. A saber, una base documental rigurosa, una capacidad digresiva de alcance interpretante y una mirada comprensiva y benevolente sobre lo que se describe, en un gesto que cubre la descripción de un ámbito marco de conductas y acciones de sus personajes, pero con el cuidado de no hacer de ello, pecado que se puede endilgar al naturalismo, determinismos o relaciones de causa-efecto que parecían ser el summum del cientificismo de fin de siglo.

Se trata de la perduración de un instrumento que ha dado mucho en materia literaria y del que Trotsky no renegó ni tergiversó, como lo hizo el llamado “realismo socialista”, que no por azar se implantó en la Unión Soviética un tiempo después de que debiera abandonarla, denostado, denigrado y perseguido hasta el asesinato. Tal vez esta referencia permita establecer una ecuación: si el testamento de Lenin no hubiera sido traicionado y este modo de situarse frente a la cultura de Trotsky hubiera seguido su curso, ni el estalinismo ni esa literatura sin porvenir que el estalinismo impuso se habrían producido. La literatura, sin duda, no es ajena a los avatares de la vida y la lucha social pero tiene su historia propia, sus cambios se guían más por la fatiga y el entusiasmo, son fuerzas contradictorias y su dinamismo funda un ritmo evolutivo si no autónomo seguramente diferente del que caracteriza la sucesión de cambios sociales. La vanguardia intentó, en los comienzos soviéticos, de homologarse, quiso ser en lo simbólico tan revolucionaria como lo era la realidad pero eso duró poco, tan poco que muy pronto algunos voceros de la vanguardia fueron a parar a Siberia o se suicidaron o fueron reducidos al silencio. No extraña, en consecuencia, que Trotsky haya escuchado, años después, a André Breton y a Diego Rivera; en el diálogo que estableció con ellos, lleno de diferencias, había una aceptación, tal vez no de una programática del arte y la cultura, pero sí de la existencia del instrumento. Eso que se puede registrar en los capítulos de una biografía de Lenin que se lee como la mejor de las novelas, obra de un gran escritor.

La escritura de una biografía, se sabe, descansa sobre una valoración, negativa o positiva, sin la cual no se comprende por qué se lleva a cabo; en este caso no hay duda, Trotsky, en tanto autor, considera de entrada que la existencia de Lenin no sólo es significativa en lo histórico, por lo que llegó a hacer, sino paradigmática en lo individual, un hombre que se construyó a sí mismo fuera de toda idea de destino.

Intenta mostrarlo construyendo un relato que da cuenta de una sociedad en la que el que va a ser Lenin va tomando forma pero fundamentalmente de un medio respecto del cual ese mismo sujeto reactúa. Pero no hay determinismo en esa doble perspectiva sino conciencia y voluntad. Y si ésta es la hipótesis central, la columna vertebral de su relato, el cuerpo que sostiene es un mundo de informaciones presentadas con una desconcertante soltura, el narrador como un experto nadador en un río de corrientes violentas y turbias; de este modo, traza retratos, de familia, de padre, madre y hermanos al mismo tiempo que de intentos revolucionarios y procedimientos propios de una sociedad represiva y anquilosada, sin que omita agudos juicios e interpretaciones sobre personas y acontecimientos vinculados a los momentos que describe, siempre con una extraordinaria serenidad, escribe como si no estuviera siendo objeto de persecución, amenaza y problemas de toda índole, exiliado, traicionado muchas veces, en precarias condiciones materiales de escritura.

Vamos, por lo tanto, navegando con él a propósito de Lenin en un mundo complejo y fascinante que prepara la emergencia de un hombre, un ser humano complejo, conflictivo, saturado de deseos y de ideas, descubridor de alternativas, intelectual y místico hasta cierto punto, no un fetiche, que así lo armó el estalinismo, monumento inexpugnable, frente al cual hay que rendirse y apagar la escasas luces que uno pudiera tener.

El que biografía se biografía a sí mismo al mismo tiempo de modo tal que conocemos y comprendemos dos entidades, igualmente significativas; queremos saber, o logramos saber, sobre Lenin a partir de lo que nos cuenta Trotsky, pero sobre Trotsky contando a Lenin. En cuanto a Lenin, sabemos que no es un sepulcro de mármol en la Plaza Roja, y de Trotsky su densidad filosófica y su profundidad literaria, artística se diría, con todos los alcances que tiene esta expresión, a saber, creo, que bien podría ser una riqueza literaria un modelo de una sociedad posible, más sólido que tantas convocatorias a acciones que se disipan y no llegan nunca a nada.

http://www.pagina12.com.ar/diario/contr ... 03-20.html

_________________
    España y Rusia, separadas por la distancia y unidas por el corazón.©
    Vladiвосток

    Imagen


21 Mar 2010 12:07
Perfil
Rusófilo experto
Rusófilo experto
Avatar de Usuario

Registrado: 01 May 2006 12:55
Mensajes: 2707
Para los que entiendan el catalán, el programa de historia de Catalunya Ràdio "En Guàrdia" emitió en enero un programa dedicado a Trotsky y su ejecutor, el cubanocatalán Ramon Mercader:

Ramon Mercader i Trotski ("En Guàrdia")

Incluye una entrevista a Eduard Puigventós, autor de una tesis doctoral sobre Ramon Mercader.

Saludos.

_________________
La democracia es una forma de gobierno en la que cada cuatro años se cambia de tirano. Vladimir Lenin

Imagen


26 Mar 2010 23:34
Perfil WWW
Rusófilo curioso
Rusófilo curioso

Registrado: 17 Jun 2010 17:54
Mensajes: 1
Entre Stalin y Trotsky no hay ninguna diferencia, los dos eran igual de tiranos...


17 Jun 2010 17:56
Perfil
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Abr 2006 15:07
Mensajes: 5285
Ubicación: Провидения
Artículo de opinión:

Citar:
León Trotsky profetizó los errores de sus adversarios pero fue incapaz de reconocer los suyos

RIA Novosti
24 agosto 2010


Dmitri Bábich


Hace 70 años, el 20 de agosto de 1940, fue asesinado León Davidovich Trotsky en su casa de Coyoacán, en México.
Trotsky hizo realidad una de las profecías de Dostoievsky: amaba tanto a la Humanidad que, por ella, estuvo dispuesto a acabar con la vida de millones de personas. Entre los muertos (estando todavía en vida) figuran dos hijos suyos, su primera mujer, sus hermanos, sus nietos…

Y no es que Trotsky les hubiera matado con sus propias manos; y no obstante, se le puede considerar responsable directo de sus muertes. Creó un sistema cuya subsistencia estaba ligada a la necesidad de matar. Creía en una especie de secta -con un dios- que justificaba el asesinato.

Y a esta cuasi-religión se mantuvo fiel hasta el final de sus días; hasta el mismo momento en que un asesino enviado por Stalin -su antiguo colega en el Politburó- le golpeó con un piolet en la cabeza y acabó con su vida.

A diferencia del mítico Rey Edipo, Trotsky no recuperó la lucidez moral antes de morir, lo que si pudo Edipo, que reconoció sus abyectos pecados y se arrepintió de haberlos cometido.

Tampoco parece que los millones de personas que todavía siguen los postulados de Trotsky han recapacitado, incluso en Rusia, donde existe un pequeño movimiento trotskista de izquierdas llamado “Adelante”.

Y no creo que sea necesario proscribirlo o perseguir a este grupo: basta quizá recomendar a sus miembros hacer una mirada más atenta de su ídolo.

¿Por qué la figura de Trotsky sigue siendo atractiva? Seguramente porque, en el mundo actual, la historia de su vida parece que fue muy romántica: hoy en día es raro encontrar personas dispuestas a sacrificar a su familia por el bien de la Humanidad; más bien lo contrario: hay muchos dispuestos a hacer caer ciudades y países enteros para conservar el bienestar de la propia familia.

Si miramos a las cosas más de cerca, Trotsky sí que lamentó la pérdida de sus familiares a manos de Stalin; pero siempre se negó a aceptar la verdadera causa de sus muertes.
Es como si este hombre, dotado de una intuición y una inteligencia excepcionales, tuviera una especie un velo en los ojos y quedara completamente ciego para todo lo que contradijera la gran pasión de su vida: la revolución proletaria mundial.

Recientemente, los seguidores rusos de Trotsky editaron el libro Antología de la obra tardía de Trotsky, en la editorial Algoritm, especializada en autores controvertidos.
Precisamente en esos artículos que Trotsky escribió sobre el famoso Pacto Molotov-Ribbentrop se puede ver perfectamente ese “velo revolucionario” del que hablábamos. Pero antes merece la pena examinar la extraordinaria clarividencia de Trotsky al analizar todo lo que no tenía ninguna relación con la revolución misma.

He aquí lo que escribe Trotsky en el Boletín de la Oposición sobre el acuerdo entre la URSS y la Alemania nazi apenas una semana después de su firma, el 23 de agosto de 1939.
En un momento de evidente inspiración, el político escribe con la exactitud de un profeta:

“Los beneficios inmediatos que obtiene el Gobierno del Kremlin de esta alianza con Hitler tienen un carácter muy concreto. La URSS permanece al margen de la guerra… Al mismo tiempo, ese alejamiento temporal de la amenaza militar en la frontera occidental hace pensar en que ocurrirá lo mismo en la oriental, sin descartar un acuerdo con Japón. Es muy probable que, a cambio de Polonia, Hitler dé libertad de acción a Moscú en los países bálticos.

¡Qué clarividencia! Ya en septiembre de 1939 todas sus predicciones se cumplieron al pie de la letra: el acuerdo de la URSS con Japón y todas las repúblicas bálticas cayeron en manos de Stalin.
Se ve a las claras que el autor trabajó hombro a hombro con Stalin. Y las palabras proféticas de Trotsky continúan: cosas que 70 años más tarde algunos historiadores tratarán de hacer pasar como grandes descubrimientos.

“Las causas de la guerra están escritas en las insalvables contradicciones internas del imperialismo mundial. Sin embargo, la causa inmediata del comienzo de las operaciones militares ha sido la conclusión del pacto germano-soviético… Recordemos que, inmediatamente después de los acuerdos de Munich, el Secretario de la Internacional Comunista (Komintern), Dimítrov, hizo público -sin duda alguna por indicación de Stalin- el calendario de las operaciones de conquista de Hitler. Según este plan, la ocupación de Polonia, está prevista para el otoño de 1939. Después vendrán: Yugoslavia, Rumania, Bulgaria, Francia, Bélgica… Por último, en el otoño de 1941, Alemania debe empezar la ofensiva contra la Unión Soviética”.

¡Asombrosa exactitud! ¡Se equivocó en sólo dos meses, cuando escribía en 1939! Después sigue el análisis de las conversaciones de los colaboradores de Stalin con las delegaciones de Inglaterra y Francia en el verano de 1939 y que han sido objeto de estudios recientes por historiadores occidentales:

“Es evidente que los dirigentes soviéticos se han persuadido de que los aliados están mal preparados para una guerra a gran escala. Una Alemania completamente militarizada es un enemigo temible. Comprar su condescendencia sólo es posible tomando parte en sus planes. Es esto último lo que ha determinado la decisión de Stalin”. No había sitio, pues, para ningún tipo de coalición anti-alemana en la estrategia de Moscú en 1939.

Vemos así que Trotsky es extraordinariamente preciso e intuitivo al identificar el mal -esto es, los planes de Hitler y de Stalin. Sin embargo, se vuelve completamente ciego cuando ofrece alternativas a ese mal. Y es que su única alternativa a ese mal era la revolución. Ese velo de la revolución le hace ver una revolución inminente ahí donde no la había ni la habrá.

“El derrocamiento de Hitler es impensable sin una revolución. El triunfo de la revolución en Alemania, además, provocaría la exaltación revolucionaria entre las masas populares en la URSS y haría imposible la subsistencia de la tiranía moscovita”, escribía Trotsky en el mismo número del Boletín de la Oposición el 2 de septiembre de 1939.

Se puede decir que Trotsky tuvo la suerte de no vivir hasta 1945, de modo que se ahorró la contemplación de su venerado “obrero revolucionario alemán” luchando hasta su último aliento para defender a Hitler (o hundiendo desde sus submarinos buques cargados de otros obreros, incluso después de firmada la capitulación).

Trotsky creía que, en el siglo de la radio y de la alfabetización universal, las dictaduras caerían por el acceso general a la información. Pero aquí también el “velo de la revolución” le impedía ver la realidad: de hecho, él mismo había creado en los años 1917-1924 un sistema que amenazaba con la cárcel la utilización no autorizada de receptores de onda corta.

Y la era de Internet ha demostrado otra verdad: que lo importante no es la posibilidad de acceder a la información; lo importante es cómo la puede interpretar el que la lee. Si el individuo tiene mentalidad de esclavo, será capaz de convertir cualquier libertad en todo lo contrario.

:arrow: http://sp.rian.ru/analysis/20100824/127557593.html

_________________
    España y Rusia, separadas por la distancia y unidas por el corazón.©
    Vladiвосток

    Imagen


27 Ago 2010 08:45
Perfil
Rusófilo iniciado
Rusófilo iniciado

Registrado: 14 Sep 2010 22:00
Mensajes: 290
En mi opinión era un hombre que, a diferencia de Stalin(a quien solo le interesaba el poder, como ya avisaba Lenin en su testamento), era un hombre que creía firmemente el la revolución y sus ideales. yo soy de los que piensan que la historia de la URSS con él sería mejor, con más libertades y una colectivización que hubiera empezado antes y hubiera sido más gradual. Sobre el libro que nos recomienda el camarada Kozhedub("La revolución rusa: de Lenin a Stalin", de Edward H. Carr) ya he hablado en la sección de libros. Os dejo un documental sobre Trotski(no es un documental objetivo pero, ¿acaso hay alguno que lo sea?) que nos puede aportar bastantes datos de su vida y tiene declaraciones de su nieto.
Os pongo vínculos a las seis partes porque no sé como hacer para que se vean los vídeos al pulsar.
1) http://www.youtube.com/watch?v=KhZyaXiCPew
2) http://www.youtube.com/watch?v=JsqAhbmK ... re=related
3) http://www.youtube.com/watch?v=IDfDnO0w ... re=related
4) http://www.youtube.com/watch?v=dtWjjL5Y ... re=related
5) http://www.youtube.com/watch?v=sTd3-j-x ... re=related
6) http://www.youtube.com/watch?v=PZCwGYsJ ... re=related


15 Sep 2010 19:09
Perfil
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Abr 2006 15:07
Mensajes: 5285
Ubicación: Провидения
La casa de Trotsky en Turquia: :arrow: El misterio de la casa Trotsky

_________________
    España y Rusia, separadas por la distancia y unidas por el corazón.©
    Vladiвосток

    Imagen


07 Mar 2011 23:25
Perfil
Rusófilo amateur
Rusófilo amateur

Registrado: 31 Mar 2011 17:07
Mensajes: 25
Ubicación: Barcelona, Palencia, A Coruña
Le he dado una ojeada al tema... y creo que se ha adelantado bastante respecto de la época en que Trotski estaba prohibido, sus imágenes eran anatema, y sus seguidores un caso típico de psiquiátrico.
En mi modesta opinión Trotski no era ningún blando (si por ello se entiende a alguien democrático, dispuesto a tolerar otros partidos políticos, aunque más no sean los afines). Su desempeño durante la revolución bolchevique ( o quizá debería decir "golpe de estado" si quisiera ser más preciso), y luego dirigiendo el ejército rojo no deja lugar a dudas sobre lo duro que puedo llegar a ser (o la rebelión de los marineros de Kronstadt). Pero luego, claro, al ser perseguido hasta el exterminio, igual que su familia y seguidores, se cubrió de una aureola quizá merecida pero en parte equívoca. Por otro lado Stalin representaba en 1924-25 una posición mucho más sensata, y él mismo aparecía como representante de los moderados. Gente práctica que resolvía los problemas y que creía posible que el socialismo bolchevique sobreviviera en un sólo país (claro, un país de las dimensiones de la URSS, no de Andorra).
No olvidemos, so pecado de anacronismo como aparecía Stalin a sus camaradas en esos años: hombre poco amigo de las palabras altisonantes y los discursos teóricos que sobrevolaban la dificil realidad. Amistoso, componedor, siempre con una solución a mano, y poco amigo de lucirse como un pavo real; algo que otros grandes dirigentes del politburo sí hacían porque, quizá, todo parecía aún un cuento de hadas.
Alguien dijo, en alguna parte, que si Hitler hubiera muerto de un síncope en 1938 habría quedado como un gran lider en la historia. Lo mismo se podría decir, creo, de Stalin si hubiese muerto por igual suerte, pongamos por caso en 1927. La historia es probable que dijera que había muerto una gran esperanza democratizadora que hubiera salvado a la URSS de purgas posteriores. No quiero hacer historia contrafáctica, pero no me negareis que hay un montón de gente que no se murió a tiempo... quizá hasta nuestro Presidente actual, Zapatero, careció de esta suerte :-) sin por eso compararlo ni mucho menos con los citados prohombres.


10 Abr 2011 13:13
Perfil WWW
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 19 Abr 2006 15:07
Mensajes: 5285
Ubicación: Провидения
Citar:
Caluroso agosto para un asesinato: LeónTrotski y Ramón Mercader

Rusia Hoy
07/08/2012
Carmen Marín

El sol en Coyoacán aquel 20 de agosto de 1940, derretía todo lo que se ponía por su paso. Ese día se cometió uno de los asesinatos políticos más sonados de la historia. León Trotski, el revolucionario ruso, muere a manos de un español. Su nombre: Ramón Mercader. El arma del crimen: un piolet.


Hay varias incógnitas que envuelven en un halo de misterio la historia de este asesinato. Una de ellas es la elección de la incómoda y exótica arma del crimen, ¿por qué un piolet?, otras, ¿por qué precisamente en agosto de 1940? Y... ¿actuó por su cuenta el asesino o había alguien detrás?

Al joven asesino lo conocía Trotski como Frank Jackson. Ya había estado de visita en la casa unas cuantas veces, los guardas de seguridad lo dejaron entrar sin mayor problema en la residencia de Trotski, el cual, estaba ocupado alimentando a sus conejos en el patio. Jackson traía un artículo para que lo leyera y revisara Trotski.

Vestía, anormalmente para la temperatura que hacía, una gabardina, lo que no pareció extrañar al revolucionario ruso. Una primera versión cuenta que entraron en el despacho de Trotski y este se dispuso a leer el escrito cuando Mercader se colocó tras él, dio un paso atrás y con un rápido movimiento sacó de su gabardina un piolet que con fuerza levantó y dirigió a la nuca de su víctima que no murió en el acto, profirió un alarido, se dio la vuelta hacia su agresor y le propinó un mordisco.

Aparte del piolet, Mercader escondía en su gabardina un cuchillo y una pistola. ¿Qué le impidió utilizarlos? Un piolet era más aparatoso y difícil de esconder. Otra de las incógnitas es: ¿cómo pudo la víctima sobrevivir al golpe provocado por el siniestro instrumento que llegó a penetrar hasta siete centímetros en la nuca?, ¿por qué el piolet no le provocó una herida de muerte?

Según informes forenses, la herida provocada no dañó el tallo cerebral, por lo que Trotski aún permanecería convaleciente un día más en un hospital hasta su definitiva muerte el 21 de agosto de 1940. Pero... ¿quién era su asesino?

Frank Jackson no era la única identidad falsa del asesino. Solo después de pasar en la cárcel seis de los 20 años de condena, lo reconocieron casualmente por una fotografía y supieron que no era ni Frank Jackson, un hombre de negocios canadiense, ni el belga Jacques Monard, por el que se haría pasar también, sino Ramón Mercader. Mercader, bajo el seudónimo de Frank Jackson simulaba estar enamorado de Silvia Aguélova, persona cercana y de confianza del líder comunista. En poco tiempo, el supuesto novio de Silvia, empezó a entrar sin supervisión especial en la casa de Trotski.

Ramón Mercader del Río había nacido en Barcelona el 7 de febrero de 1913, era hijo de Caridad Mercader. A mediados los años veinte, Caridad, activista comunista, se separó de su marido y pasó a Francia con sus hijos. Allí entabló contacto con importantes sectores estalinistas y es probable que colaborara ya con el GPU, la entonces policía secreta soviética. Fue su propia madre la que le reclutó y en la Unión Soviética, recibió una minuciosa instrucción antes de ser enviado a México con el nombre de Jacques Monard.

Mercader siempre sostuvo que era Jacques Mornard Vanderdresch, belga nacido en Teherán el 17 de febrero de 1904 cuando su padre estuvo destinado en ese país. Que había comprado en París, en el mercado negro, un pasaporte canadiense a nombre de Frank Jackson para poder viajar a Estados Unidos, y que había matado a Trotski sólo porque había defraudado las expectativas que había generado en él su ideología.

Si nos remontamos un poco al pasado, recordaremos que muerto Lenin, José Stalin se convierte el dictador absoluto de 200 millones de personas y soberano de un imperio que abarca dos continentes. A pesar de lo cual, está obsesionado por el miedo a un hombre: León Trotski. El que una vez estuvo destinado a dirigir el destino de Rusia. Lev Davídovich Bronshtein-Trotski, aventajado estudiante ucraniano de origen judío, escritor de talento, alborotador y lector de Lenin frente a Iósif Vissariónovich Dzhugashvili- Stalin, militante marxista-leninista de origen georgiano, que nace del oscuro funcionariado.

El error de Trotski, este intelectual erudito o teórico soñador, consistió en enemistarse con miembros del Partido. En el Kremlin empiezan a correr rumores sobre un hombre peligroso, rumores estimulados por un ´tranquilo´ oficial del Partido, Iósif Stalin.

Cuando Lenin se da cuenta de la amenaza que puede suponer Stalin, al conocer su desmedida ambición, ya es demasiado tarde. Lenin muere de forma repentina y misteriosa. En el testamento que deja Lenin, exige la destitución de Stalin y nombra a Trotski como único heredero.

A partir de ahí empieza la persecución que sufriría Trotski hasta el final de sus días: no se reveló el contenido del testamento de Lenin, Trotski fue expulsado del Kremlin acusado de cometer serias violaciones a la disciplina del Partido, despojado de su ciudadanía, su poder y de su patrimonio y enviado al exilio. Stalin hace desaparecer a Trotski de los archivos, los libros y las fotos de la Unión Soviética. La persecución se extendió hasta su familia: su hijo fue fusilado y su hija apareció misteriosamente muerta “por suicidio”. Y para que quedara todo claro, se exporta una propaganda a Europa que muestra a Trotski como un revolucionario peligroso. Ahora Lenin es Stalin.

¿Y cómo llegó Trotski a México? Después de 4 años, Trotski logra escapar de su exilio y tras muchas desventuras por países europeos que le deniegan su apoyo, el Gobierno noruego, lo deporta en un barco rumbo a México. Allí, Diego Rivera, que junto a su esposa Frida Kahlo, pareja estrella del mundo del arte mexicano, convencerán al gobierno de ofrecerle asilo a Trotski. Allí se instala en una finca convertida en una fortaleza, rodeada de altos muros infranqueables y vigilada por guardas armados. En la mesa de Trotski siempre había un revólver y un botón de alarma para llamar a los guardaespaldas en cualquier momento.

Trotski sabía bien que su vida corría peligro, y a pesar de vivir en una finca-fortaleza con todo tipo de precauciones, ya antes había habido un intento de acabar con él. El 20 de mayo de 1940 apenas un año después de iniciada la Segunda Guerra Mundial y tras el pacto de Stalin con Hitler, Trotski sufría un primer atentado: el pintor comunista David Alfaro Siqueiros y agentes estalinistas tomaron por asalto la casa de Trotski, pero nadie resultó herido.

Al llegar la Segunda Guerra Mundial, empiezan a surgir rumores de un posible complot entre Inglaterra y Francia contra la Unión Soviética. Trotski junto con los ingleses, debería volver a Rusia para organizar un golpe contra Stalin. Por esa razón resultaba mucho más peligroso en ese momento que en los diez años que había estado fuera del país.

Hubo que esperar hasta 1950 para establecer documentalmente lo que era un secreto a voces en los círculos comunistas: El descubrimiento puso en evidencia el complot de Stalin para acabar con Trotski. La madre de Mercader, Caridad Mercader sostuvo un romance con el jefe del Servicio de Inteligencia soviético en España, Naum Eitingon. Fue a él precisamente al que le encargaron eliminar al ´demonio de la Revolución´.

Ahora volvamos al momento del crimen. Una segunda versión dice que al entrar en el despacho de Trotski, Mercader dejó que Lev Davídovich avanzará unos pasos, y cerró la puerta con llave. Trotski entendió todo y se avalanzó hacia su escritorio donde guardaba un arma y disponía de una alarma para avisar a los guardas. Mercader rápidamente sacó el piolet de la gabardina y lo levantó con fuerza para dirigirlo hacia su víctima, al cual le dio tiempo reaccionar y se apartó hacia un lado, por lo cual la herida no resultó mortal en el acto. Por otro lado, se confirmó que la herida había sido provocada por el asesino, encontrándose de frente a su víctima, posiblemente premeditadamente, para que supiera quién le mataba. Con la pistola solo pretendía asustar a los guardas. No pretendía matar a nadie más y además, su madre y Eitingon le esperaban en un coche fuera de la casa, lo que quiere decir que Mercader pretendía salir huyendo de la fortaleza, pero no lo consiguió, lo detuvieron los guardas. Su madre y Eitingon, al comprender que no tenía sentido esperar más y que la situación empezaba a ser demasiado arriesgada, decidieron abandonar el país inmediatamente.

Ramón Mercader fue liberado el 6 de mayo de 1960, fecha en la que abandonó México hacia Moscú. En 1974 logró el permiso para abandonar el país, instalándose con su mujer y sus hijos adoptivos en Cuba, donde había nacido Caridad Mercader. En enero de 1977, fue condecorado Héroe de la Unión Soviética al concederle la Estrella de Oro y murió un año más tarde de cáncer óseo en La Habana.

Pero... ¿cómo pensaba Mercader salir de una fortaleza rodeada de una muralla infranqueable de piedra?

Con un piolet...

:arrow: http://rusiahoy.com/articles/2012/08/05 ... 18591.html



Y a continuación un interesante vídeo de Alexandr Ratsimor ofrecido por Ria Novosti, en castellano:

:arrow: Vida y muerte de León Trotski, novela política en "Crónicas de Alexandr Ratsimor"

_________________
    España y Rusia, separadas por la distancia y unidas por el corazón.©
    Vladiвосток

    Imagen


19 Sep 2012 10:28
Perfil
Baneado
Baneado
Avatar de Usuario

Registrado: 01 Dic 2006 22:50
Mensajes: 1366
Pepe Visarión Acero escribió:
Está pero que muy bien apioletado el anormal ese. Hilo patrocinado por Decathlon.


Y por que tiene que ser el de Decathlon? Aqui tienes uno Made in URSS, en venta, por tan solo 50 grivnas (5 euros). Ademas, para una mayor comodidad esta dotado de una correa:

http://forum.violity.kiev.ua/viewtopic. ... 18b7d60e02

Imagen

_________________
www.rkka.es


12 Oct 2012 20:23
Perfil
Rusófilo amateur
Rusófilo amateur

Registrado: 31 Mar 2011 17:07
Mensajes: 25
Ubicación: Barcelona, Palencia, A Coruña
Trotsky se mereció el final que tuvo (el que ha hierro mata, a hierro muere)... y los bolcheviques también ;-) No deja de ser gracioso (por no decir "ejemplar") que el que exterminó más bolcheviques (de la primera hora) fué Stalin, y no los nazis... incluso éstos le pasaron al Zar Rojo unos cuantos que tenían presos para que se diera el gusto de liquidarlos en la URSS. Justicia poética... que le dicen.


12 Oct 2012 20:33
Perfil WWW
Moderador
Moderador
Avatar de Usuario

Registrado: 11 Abr 2006 06:59
Mensajes: 2748
Ubicación: En un Volga negro
En los últimos años se han reeditado o publicado más de una docena de obras sobre este individuo, sin ser una fecha redonda (lo único redondo fue el agujero del piolet en su cráneo). Creo que queda claro que hay una mano detrás que orquesta odas estas actividades y ofensivas editoriales, tanto volumen no puede ser espontáneo.

Como diría Rafaella Carrá: apiola, apiola, apió, apiola apiola al troskón.

_________________
Imagen


12 Oct 2012 22:56
Perfil
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Responder al tema   [ 34 mensajes ]  Ir a página Anterior  1, 2, 3  Siguiente

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puedes abrir nuevos temas en este Foro
No puedes responder a temas en este Foro
No puedes editar tus mensajes en este Foro
No puedes borrar tus mensajes en este Foro
No puedes enviar adjuntos en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
Desarrollado por phpBB® Forum Software © phpBB Group
Designed by ST Software for PTF | Protected by Anti-Spam ACP
Traducción al español por Huan Manwë para phpbb-es.com

Creative Commons License